ESCUELA MAGNETICO-ESPIRITUAL DE LA COMUNA UNIVERSAL

“DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS”

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS Y ACLARACIÓN JURADA UNA VEZ POR TODAS, PARA LAS AUTORIDADES Y HOMBRES TODOS

La Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, por su doctrina contenida en sus libros; por sus hechos según esa doctrina, por su obra práctica y por la prédica de su órgano oficial La Balanza, sólo y exclusivamente persigue la fraternidad humana.

Cualquiera y quien quiera que sea que otra cosa achaque a nuestra Escuela, nuestra obra y nuestros hechos, calumnia por ignorancia, por odio de ideas retrógradas y arcaicas, o por aberración amoral, de lo que protestamos.

Cualquiera y quien quiera que sea que juzgue a nuestra Escuela sin estudiar sus principios en sus obras donde, filosóficamente y por tanto dentro de la más austera razón sin prejuicios ni aún de Dios se asientan y proclaman los axiomas incontrovertibles de la vida, de la creación y el Creador, es arbitrario y parcial por esclavitud a la religión cualquiera que sea la de su profesión y no le concedemos el derecho de juzgar lo que no comprende ni puede comprender, ya que no le es permitido por esa misma religión, sino la fe ciega de sus dogmas, lo que mata la razón.

Rechazamos esos juicios irracionales sean quienes fueren los que tal hagan y con más fuerza los juicios basados en la falsedad canónica, teológica, dogmática o sectaria, porque siempre es juicio falso bajo su sostenido condenatorio “fuera de mí no hay salvación”, que además, es una declaración de odio y de guerra a quienes no comulgan en sus falacias.

Nuestra Escuela conoce como hermanos a todos los hombres, como hombres, sin distinción de razas, colores, clases, castas ni posiciones; y por ello y para ello, declara que no tiene tendencia ni color político ni religioso. Vive en el derecho civil de los hombres y hombres es lo que encuentra y reconoce bajo los harapos del mendigo, del honrado traje del trabajador en todos los ramos del progreso, lo mismo que debajo de la seria levita o el elegante frac y aún bajo el hábito y sotana del clérigo secular o el fraile, como hombres; mas no como sectarios de cualquier dogma religioso.

Para todos nuestra Escuela tiene el mismo amor fraterno y lo prueba, en que expone los errores y las verdades, sin imponer, para que en libertad quiten los errores y se apropien de las verdades, reconociéndose todos hermanos como hijos del Creador único, que no es, que no puede se el Creador siendo padre de todos, el Dios de ninguna religión; y ellas son enemigas, todas entre sí y todas enemigas de la libertad, del progreso, de la justicia y causa de todas las guerras sufridas por la humanidad.

Queremos y estamos obligados a no dejar sombra de duda en lo que decimos de que “el Creador no es el Dios de ninguna religión”. En catorce libros publicados que contienen la doctrina que compone nuestra Escuela, está probada hasta la evidencia esa verdad, por todos los medios, modos y sofismas que todas las religiones y escuelas han sostenido por sus Dioses, que ninguno de ellos es ni puede ser el Creador único y padre de todos los espíritus del universo y cada hombre tiene su espíritu hijo consubstancial y ab y coeterno con el Creador su Padre, cuya unión es el Espiritismo de nuestra escuela. Toda religión, pues y como todas la Cristiana-católica, que a sangre y fuego, con excomuniones y persecuciones, sostiene la declaración de guerra a todos los que no comulguen en sus falacias con su amenaza, tonta pero inícua, del “fuera de mí no hay salvación”, hace que sea injusto, parcial y abominable el Padre de todos, si el Dios que invoca pudiera ser el Creador del Universo.

Nuestra Escuela vino para declarar esta suprema verdad. El padre Creador, no es el dios de ninguna religión. El padre no tiene parcialidad por nadie y menos la podrá tener por los que aberrados a la supremacía que se apoya en las falsedades religiosas que a sangre y fuego quieren detener el progreso del espíritu, obedeciendo al mandato que siempre la religión impuso bajo el terror y que se confirma con la recomendación del autor del Syllabus, con el que hasta pretende prohibir el pensamiento, y el cerrar sus ojos, dijo para sus sucesores: “Defender y sostener la iglesia, aunque sea a costa de la sangre de toda la humanidad”. Mas ¿quién es el fuerte, el atrevido, el poderoso, el ...insolente, que sin mostrarse ignorante de las leyes invariables de la vida y mal hijo del universal Padre, se atreva a imponer la prohibición de pensar y evocar en ese pensamiento a su padre?...¿Quién detendrá el pensamiento?...¿Quién le pondrá barreras al espíritu?...El pensamiento vuela y es el espíritu mismo, cuya comunidad fraternal, repito, es el tan temido ESPIRITISMO. Temido, solamente de los que obran al margen de la fraternidad, porque no han dominado sus pasiones y no pueden formar entre los espíritus sus hermanos progresados y se hace el pedante insolente de querer prohibir pensar que es evocar.

Pero no hay más causa que su propia impotencia y su aberración al mal, porque le molesta que le puedan decir las verdades y teme que le descubran su perversidad. De ahí su insolencia, pero que solo sirve para agravar más su triste situación, que se acrecienta si obra como autoridad, pues esclaviza a su propios connacionales, que es lo que demuestra la insolencia pedantesca y una crasa ignorancia de aquello mismo que quiere prohibir, que a la vez, es cobardía y esclavitud a la falacia religiosa, o a su libertinaje.

Nadie puede ponerle vallas al pensamiento, ni al espíritu moverse, manifestarse y obrar el mandato supremo de acrecentar la creación y hacerse maestro de la creación. Quien lo intente, él mismo se acusa de prevaricato y el Espiritismo Luz y Verdad será su juez riguroso separándolo de los progresados y sin romper la fraternidad, los separa y lleva a mundos donde aún no se ha legislado, para que allí, entre iguales, sacie sus pasiones, pero que habrá de disputárselas entre otros tan fieros y desalmados. “La casa del Padre tiene muchas habitaciones, unas bajas y oscuras y otras altas e iluminadas”, declaró Jesús. Pero el testamento de Abraham habla más claro: “Los mundos son infinitos y el hombre ha de vivir en todos los que existen, pero la creación sigue y no se acaba”.

Nuestra escuela, pues, se basa en la vida eterna y continuada y ese es su eterno programa de estudio para acrecentar siempre el progreso y asentar la fraternidad.

Sabe nuestra Escuela que todos los espíritus son hijos del único Padre Creador y al efecto, sentó Shet: “Los hombres todos, de la tierra toda, hermanos son”; y nuestra Escuela por esa comprensión sólo persigue y proclama la fraternidad común de todos” y ...¿Quién es que quiere borrarse ese parentesco, imposible de conseguirlo sin destruir la familia universal?...¿Puede haber pedantería e insolencia mayor?...

Nadie tampoco puede, prohibir la circulación del pensamiento materializado en las ideas escritas, por que lo uno es resultado de lo otro; y cuando esas ideas escritas son de progreso y fraternidad, son por lo tanto de paz y bienestar y los buenos jefes de estado si aman a sus pueblos, están obligados, no solo a darles libre paso, sino hasta el apoyo de libre porte y aun ayudarlas materialmente, para anular las ideas inmorales que son todo lo que sea religioso, dogmático y supremático y las otras, anarquizadas, que por libertinaje quieren vivir sin ley. Pero éstas tienen la gran atenuante, en que son el resultado de la división de clases y castas creadas y sostenidas a sangre y fuego por sólo la religión, para lo que hizo suya también la espada, a la que ha denigrado y ya no representa ni la defensa de la patria ni la justicia, y por ello, el pueblo se declara en rebeldía contra la cruz y la espada, que en otrora se decía el altar y el trono. ¿Cómo se entiende, que los pueblos que abominaron del trono conserven el altar, siendo su gemelo en la tiranía y su fundador en lo despótico?...

Nuestra Escuela sabe, que el progreso y el estado es civil y común a todos los hombres y eso es lo que pretende, defiende y sostiene, ajena a la politiquería y religión, que no puede tener ningún estado dentro de sí mismo, otro estado parásito y desequilibrador de la economía común del estado civil, único verdadero de la civilización en el sentimiento fraternal, que es bastante y eficiente motivo de seguridad para la buena moral; pues, el Estado o nación, no es más que un hogar, agrandado tantas veces como hogares de familia lo componen, con todos sus emolumentos.

Nuestra Escuela sabe, defiende y sostiene que, el Estado-nación, por su vida común es una comuna y quiere que ella sea regimentada en justicia fraternal y por ello la denomina “Comuna de Amor y Ley”¿Quién no quiere esto?...¿No viven en comunidad, pero extra ley de fraternidad y parasitariamente y por tanto con usurpación al estado y la familia, esas congregaciones, bajo una irracional evocación de dioses fetiches?...”La ociosidad es la madre de todos los vicios” dice una máxima moral, y la vida comunal del Estado-nación, para su progreso, requiere la moral del trabajo y la moral administrativa de las autoridades que el pueblo elige y cuando se le deja plena libertad para elegir el pueblo sus representantes mandatarios, estos serán, según la moral y progreso de la mayoría del pueblo, que siempre es el trabajador, que detesta y se subleva contra los parásitos.

Son éstos, algunos, pero los esenciales principios que componen la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal que condensados en una palabra son: la fraternidad humana universal.

Si esto es lo que asusta a algún hombre, haga por salirse de la familia humana; porque la fraternidad comunal con obligaciones y derechos iguales de trabajo y consumo, produciendo cada uno todo lo que puede y consumiendo lo que necesita, es designio del supremo y único Padre de todos y llega a pesar de las risibles insolencias de algunos que quieren prohibir la acción del pensamiento y la evocación al espíritu, por miedo o por esclavo de la falacia religiosa, causa única de todo el mal mundial; de lo que nadie puede apelar, porque la historia lo confirma.

Nuestra Escuela, obra a la luz del día y como la luz, se infiltra en las almas y los espíritus que aman la justicia y, no quiere que se la confunda con la amalgama del espiritualismo, ni con el mal entendido comunismo, bolcheviquismo ni con nada anárquico creados por los enemigos de la verdad espiritismo y comuna universal que es lo mismo, puesto que Espiritismo dice, Unión de los espíritus fraternalmente como hijos del mismo y único Padre común.

La diferencia está en que, unos son retrógrados, libertinos, vagos, viciosos e inmorales, y los otros progresados, trabajadores, virtuosos, sabios de la creación, fraternales. Estos son los que pertenecen a nuestra Escuela, a los que les está ordenado, “cumplir las constituciones en todo lo que no se oponga a la libertad del pensamiento” y “exponer siempre, sin imponer nunca”. Nadie pues, sin acusarse de arbitrariedad y abuso de fuerza y autoridad, puede coartar su marcha y propagación de sus principios fraternales, y sí, están obligados gobiernos y autoridades a prestarle la ayuda y respeto que todo hombre de derecho civil que cumple la Ley tiene derecho en la sociedad; y nuestra Escuela, saben todos los gobiernos y autoridades donde tenemos Cátedras , que es persona civil, por la confederación hecha de todos los adherentes, cuyo expediente es el Nº 25 de La Balanza su órgano oficial que les ha sido entregado por nuestras Cátedras, dándoles conocimiento de la “Personería Civil Confederada”; y como en este documento se consagra nuestro respeto debido como a cada ciudadano responsable ante la justicia, sin coartar nuestra marcha y enseñanza de las verdades austeras que hacen al hombre moral y digno miembro de la sociedad, moral también, a la que le enseña la fraternidad.

Nuestra Escuela, por su fundador y Director General, expone y jura a todas las autoridades:

A.- Que sólo persigue la fraternidad de los hombres, por pueblos primero y universalmente después, con lo que ha de anular las revoluciones y las guerras. B.-Que no se mezcla en luchas partidistas; pero en cada pueblo, sus adherentes, vuelcan sus votos por el mejor que comprenden que puede hacer la paz., tranquilidad y bienestar. C.- Que no lucha contra ningún hombre individualmente, ni aún contra el retrogradado que viste hábitos, porque debajo de ellos hay un hombre, aunque equivocado. Pero sí lucha, con principios, contra la causa religión sea la que fuere que crea los efectos que desequilibran los pueblos, porque anestesian las conciencias y crean los odios personales que llevan a los hombres hasta el crimen de lesa patria y lesa humanidad, sin importarnos que esto digan que es ilusión; pero no es un cuento. D.- Que el trabajo y el estudio de la verdad de la vida fraternal, es la práctica en que nuestras Cátedras se ocupan, empezando, en cuanto pueden, por sus propios medios estableciendo colonias productoras de medios de vida y riqueza de sus pueblos y nación, por lo que se hacen aún más dignos de atención. F.- Que nuestras Cátedras sesionan a puerta abierta y con enseñanza propia de Filosofía Austera Racional, siempre sobre la fraternidad, por lo cual, nada se hace a ocultas de las autoridades y por eso mismo, sin delito contra la libertad, nadie puede prohibirles las sesiones y enseñanzas, desde que puede presenciarlas la autoridad; y todo el pueblo, en los días señalados para entráticos. G.- Que independientemente, pero con los mismos fines de fraternidad, nuestra Escuela, creó la institución protocolizada que también las autoridades conocen de la “Unión Hispano-Américo-Oceánica”, de cuyo conocimiento tenemos en archivo oficios de todos los gobiernos de Hispano-América y pueblos afines, la que es representada en subcomisión, por el Consejo Directivo de cada Cátedra de nuestra Escuela; lo que es otro grande motivo de respeto y atención de las autoridades y del pueblo. H.- Que nuestra Escuela ni la U.H.A.O. no explota ni siquiera tiene cuotas asignadas obligatorias, cubriendo todos sus gastos del capital que su Fundador le dedicó desde su fundación y del producto de sus libros y las Subscripciones de su órgano oficial La Balanza, por lo cual cualquiera que retenga, confisque o se adueñe sin pagar los libros y La Balanza, luego de haber sido despachados y franqueados por el correo de origen que bien a fondo conoce nuestra obra, ha cometido delito de hurto y usurpación del derecho civil y la Escuela reclama para siempre, ante la justicia correspondiente. I .- Que las faltas o delitos de un hombre, miembro del Consejo de una Cátedra, o simplemente adherente, no es delito o falta de la Escuela, sino del hombre que faltó y delinquió. La Escuela no puede faltar ni delinquir y declaramos arbitrariedad responsable y penada como corresponda en el derecho internacional de gentes, a todo el que coarte, confisque o usurpe a la Escuela, por faltas o delitos que pueda cometer un miembro adherente, porque la Escuela no lo autoriza ni le consiente faltar ni delinquir. Todo esto promete y jura el Fundador y Director General de la “Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal” a todas las autoridades que son sus fines y los cumple; por lo cual requiere en entero derecho y justicia, el respeto y garantías que el derecho civil reconoce a cada ciudadano.-

“Es Justicia”

MAESTRO JOAQUÍN TRINCADO

FUNDADOR Y DIRECTOR GENERAL