Capitulo Primero.
LA CONCEPCIÓN DE LOS SERES

E1 Anciano ( ) primero os saluda y os trae la bendición del Grande y único Eloí.

La importancia de la concepción de los seres es nada menos que la conservación de la creación, renovándose en cada instante y siempre en ascensión a la belleza del progreso.

La sabiduría que encierra es tal, que se requiere el concurso de todas las leyes que mantienen el Universo; y a cada concepción de un cuerpo toma nota el Creador, para ya no dejar de ser aquel ser.

Yo sé que aún muy pocos en este momento pueden profundizar éste abismo de sabiduría; pero luego, muy luego, muchos llegarán-al fondo y presentirán su grandeza; y luego todos llegarán a la raíz de esa sabiduría.

Pero para comprender de momento un algo es preciso que diga la esencia de lo que al respecto encontraréis atomizado en eh "Conócete a ti mismo“, y así, sabrán los hombres que son algo y que tienen parte, aunque sea infinitesimal, con el Creador su Padre; y por ese conocimiento, entenderá lo grande que es la concepción de un ser en las entrañas de su madre.

Para aparecer el hombre por primera vez en la tierra, ésta sacrificó todos sus tres reinos, que ya vivían 63 millones de siglos en su plena libertad y desarrollo y obró un parto en el que, en su estremecimiento, envolvió en sus entrañas todo lo que existía y un pedazo de la misma tierra, fue desprendido y la ley lo condujo al punto de su equilibrio, para reflejarles luz a los hombres que iban a nace, de las esencias de los tres reinos.

Envueltos todos los seres en el seno de la madre tierra y bañados por las aguas que salieron de los mares, para cooperar con todas las fuerzas que ellas encerraban a formar los cuerpos y, las almas de los hombres, la ley de afinidad atrajo, por la atracción, las esencias de todos los reinos y las almacenó en los puntos adecuados, teniendo el movimiento material que, químicamente, hoy podemos demostrar en la unión de varias esencias: porque de esa unión de afines heterogéneos, se origina el movimiento por dinamismo y esto es vida demostrada.

Extraída esa esencia de toda la masa, quedaban las escorias de cada especie, pero también amalgamadas la fiereza y la mansedumbre; lo más rústico, y lo más bello; el orgullo y la humildad., y cada semilla empezó su nuevo desarrollo metamorfoseada, y la tierra se vio otra vez cubierta de vegetación menos abrupta que habla sido pero con más belleza y pureza (finura) más exquisitos frutos, porque recibían luz de noche, del hijo de la tierra, la luna, que antes no habían tenido; y por ella, al nacer de nuevo las especias animales, también metamorfoseadas, la misma luna los amansó para cuando vendría el hombre a dominarlos y utilizarlos, para crear la belleza.

En la masa de esencias extraídas de todos los seres, quedaban los instintos de cada especie, en número exacto a los cuerpos y almas que se habían de formar, y es puesta una parte en cada punto adecuado y allí empezaron a nacer árboles que antes no habían existido, y aparece el quino, cuyo nombre no es casual, pues significa quinta esencia, y el espíritu inspiró el nombre, como lo inspira todo en ley.

En sus troncos empezaron a formarse de sus salivas, huevecillos, en los que el maestro espíritu, dirigiendo los trabajos de los espíritus que habían de encarnar en cada uno de aquellos huevecillos, depositaron el micro-hombre y cada espíritu cuidó del suyo en su desarrollo y se formó los miembros de su constitución: por que si él no se los hace, nadie se los hará.

El desarrollo lo adquiere el feto del hombre, lo mismo que las semillas, debido a los grados de calor necesarios; y lo comprobaréis siempre que queráis en toda gestación vegetal, animal o humana y así cuando el hombre estuvo formado en su sexo y tenía, el embrión del hombre todo su organismo completo, cayeron los quinos y dejaron al descubierto en las bases de sus troncos, unas bolsitas de bienza verde-azul y se movían al contacto del beso calorífico sol.

El maestro espíritu, ordenador de la tierra desde su iniciación, infunde en el gorrión el instinto de rasgar con su fuerte pico aquellas bolsitas, que cada una ocultaba un hombre; y el gorrión desgarró los huevos y el hombrecillo de cuatro centímetros estira sus miembros y levantó sus bracitos en sus desperezos, hacía el sol, su padre material y éste le mostró al Creador al nuevo huésped y señor de toda la tierra y el Padre gritó: ¡Hijo mío, te espero!. Y si muchos llegaron ya en ley, muchos están rezagados y hay que sacarlos de éste colegio y colocarlos en sus a propósitos.

Cuando cayeron los quinos y el hombre nació, habían pasado 10 millones de siglos desde el parto aquel en que quedó engendrado el hombre en su cuerpo y alma y lo presenciaba el Universo entero; y el secretario del Creador el Espíritu de Verdad, que esta al tanto de sus decretos, tomaba nota de la familia que instalaba en la tierra, para la expiación de sus hechos en humanidades anteriores é inferiores, de donde ascendían aquellos dos billones de espíritus, con sus almas enriquecidas de la esencia de tres mundos, Embrionario de Prueba y Primitivo, donde nada habían dominado, sino que habían hecho conciencia de tres cosas, que son: Saber que viven. Saber que la ley los domina y Saber que han hecho una deuda muy grande.

Con esos tres sabiendos y visto que no pueden dejar de ser, en su dolor en e1 mundo primitivo, hubieron de pedir al que presenciaba, que los salvara del agobio, y la ley había preparado ésta tierra, para expiación de esa terrible deuda, y en el momento de aquel pedido, el maestro espíritu de la tierra, recibe órdenes y con la ley obró al parto de la tierra y fueron sacados del mundo primitivo todos aquellos seres, a un descanso, para que se prepararan a la gran expiación y aprendieran el trabajo del progreso, fueron transportados al hijo de la tierra, a la luna, donde reposaran y según despertaban de aquel larguísimo letargo recibían instrucciones de maestros señalados, hasta que ya pudieron tomar la tierra y encarnarse los más adelantados en los troncos de los quinos, para formarse sus primeros cuerpos y agregar el alma que traían de mundos anteriores, al alma que la tierra les había preparado con todas las almas del reino animal, que para la creación del hombre, la ley les había exigido.

Y llegó el momento de romper el silencio en la tierra la voz del hombre, para llegar por las luchas y el trabajo al progreso del séptimo día, pagadas sus deudas por los más y reconocidas por los más de la minoría, y son sacados los discordantes que, ciegos en el disfrute de la materia, han hecho de ella dioses y prevaricado de la ley convirtiéndose ellos en Dioses y el todo, llevando la guerra de odio a los que luchan con los principios de la ley madre de amor, que son justicia,libertad y comunidad. Día en el cual, la ley obra las promesas del Padre, a pedido de la mayoría que quiere estudiar la naturaleza, la vida en su realidad y comprender a su Padre, hasta dónde el grado de la tierra puede, que es saber que, el ser que una vez fue, ya no puede ser que no sea; y que es algo de valor, por que es consubstancial y coeterno con su Padre Eloí

Estudio que le queda para el séptimo día en la paz de la Comuna bajo la ley única de Amor.

Ha empleado la humanidad desde su aparición, hasta que pudo ser juzgada y separado los malversores, que fueron puestos en mundos primitivos algunos muy pocos que se enceguecieron por su hollín, haciéndose supremáticos, renegando del trabajo, única ley de progreso.

Estos fueron puestos en mundos de expiación, que se encuentran como la tierra, en el tiempo de Adán y Eva. Allí han de trabajar y ser maestros de aquellos hombres fieros, y los han de elevar al progreso que la tierra tiene; cuando ha merecido su juicio definitivo; para lo que empleó, repito, esta humanidad desde su aparición, 44.999.200 millones de siglos, incluyendo 57 siglos, que la misión adámica ha empleado para regenerarla; cuya misión eran sólo 28 seres que en voluntad y amor acompañaron al investigador, que fue Shet, el que, sólo o acompañado, tenia que venir, mandado por los consejos del Padre. -

Por que la cosmogonía reclamaba en la solidaridad de los mundos de progreso y luz, a la mínima tierra, que había gastado en el disfrute de la materia, en las luchas fraticidas sin conciencia; más del 995 del tiempo de vida que la tierra tenia señalada en él índice de los mundos.

En aquella fecha un mundo hermano sufría su juicio definitivo de mayoría... y... Neptuno regala a la tierra 3.500 millones de seres espirituales, con sus almas repletas, de conocimiento de progreso material, pero supremáticos; y caen en esta cama de espinas y abrojos, donde encontraron otros más fuertes que ellos en sus concupiscencias, por causa de la nula civilización.

Ya podéis suponer lo terrible del encuentro, que, como es natural, les había de doler lo que perdieron, pronto llamaron al Juez que no habían querido reconocer; y el Padre, que solo espera el pedido de sus hijos en voluntad, mandó al investigador, con vara de hierro.

Ha sido terrible la batida, por que no habla tiempo que perder y la ley no puede ser vencida; y en 57 siglos fue elevada la tierra al progreso que hoy disfrutáis y es la lucha de éste periodo único en la historia del universo, por su calidad y cantidad de sufrimientos del investigador y de los 28 que lo acompañaron, y hoy todos ellos están cada uno en su puesto y hablan y aconsejan, lo mismo que hasta el juicio lo hicieron; los tres que formaron tribunal permanente en espíritu, que conocéis en Gabriel, Rafael y Miguel, que lo hacían por los medios de su potencia, comunicándose en posesión de los 28 sus afines, pero que utilizaron generalmente en todas sus existencias desde Eva, a la que conocéis y amáis bajo el nombre de Maria.

Ya tenéis en esos cortos puntos, la gran potencia y sabiduría empleada y necesaria en la creación y nacimiento del hombre y la titánica lucha para llevarlo al progreso; y todo ello se realiza en cada instante en la concepción de cada ser, en la matriz de su madre.

Espanta saber que se tuvo la ley de la unión de los cuerpos de los dos sexos necesaria para la multiplicación y para el progreso de toda esa magna obra de la aparición del hombre y haya sido dogmatizada de inmoral en su práctica y haya sido prohibido hasta con las más terribles excomuniones su estudio; y sobre todo que haya habido una religión (bien que sea mal nacida y así muere la católica) que haya querido oponerse a la continuación de la creación por el irracional celibato consagrado en sacramento, que ha originado la verdadera inmoralidad, los infanticidios; las malas artes y los prostíbulos, para oponerse al nacimiento de los hombres, única causa de la conservación de la creación, que solo se ha hecho para que el espíritu, haciéndose hombre, purifique la materia y la lleve hasta la luz, espiritualizada.

¿Comprendéis lo terrible de sus sufrimientos al hacer conciencia de su obstinación? La ley, en su rigor, es el extremo mas alto del amor; y no cabiendo más el escándalo en la tierra, los saca y los lleva a los mundos donde su tendencia aún no es escándalo y allí han de resarcir a la ley toda su terrible deuda de vidas que debieron dar y las que cortaron por causa de los hechos que el celibato originó directa e indirectamente; que bien examinado como habéis de encontrar en el Código y en el Conócete a ti mismo, con todos los desconciertos que hoy tiene la tierra a cargo solo del celibato.

Soy el Anciano primero o el génesis bíblico y lo afirmo.

 

II

Vamos ahora a describir la concepción del hombre en la matriz de la mujer, ya que conocéis que su matriz, primera fue el corazón del quino; y la máxima potencia y sabiduría que debió emplear el espíritu para producirlo la primera vez, desde cuya aparición, la tierra no tenía otro germen, y por lo tanto, no podía producirlos otra vez, como no puede producir los animales, que en la misma forma produjo, cada uno de un árbol o planta; y ya, cada especie ha de perpetuarse por sí misma y por la unión de cuerpos Macho y Hembra.

Mas hay que tener presente que, el hombre es la realidad del arca de Noé ideada por Moisés para ser explicada hoy, que la razón humana puede comprenderlo, o al menos concebirlo, y que en cada concepción por lo tanto, se mueve todo el mecanismo universal. Esto no puede ser inmoral, desde que son utilizadas y obran en justicia todas las leyes del universo, y cada ser puede anotarlo como valor único en el gran libro de la vida, del que copio éstas verdades, autorizado por el autor de la vida, que a enseñarlo a mis hermanos y a mis hijos, me mandó.

El libro de la vida es todos los seres del universo; y su historia, una página de ese libro, cuyo índice lo tiene el Creador, y se puede leer en cada instante, hasta poder llegar a él y allí se penetra en cada cosa hasta donde es capaz el viajero y todo lo tiene libre para examinarlo como espíritu.

Mas como al encerrarse en la materia otra vez el espíritu, está apagada la vista y la inspiración, el progreso del espíritu ha conquistado las facultades medianímicas; por las que puede ver, oír y desdoblarse, comunicarse y ser comunicado, y es de los medios que ha usado el Investigador y sus misioneros; con lo que, han podido hacer con muchos siglos anticipados las prevenciones o profilaxis de los hechos finales que hoy entristecen a los hombres.

Cuando ya es hombre experimentado y su espíritu descorrió a su materia el velo que en ley llevaba, para que, pasara por todas las fases de la vida de los hombres, empezaran a revelarse las verdades que presenta y cayo en el ateísmo, porque en nada encontraba lo que presentía.

Debo confirmarte, ¡Oh sabio anciano! yo me encontré en ese caso y empecé a buscar a Dios que en mi mente concebía y en aquél libro veréis mi situación sin precedentes; y aunque oía voces, las temía por que todo me había engañado; y sólo cuando mi razón encontró el Dios de Amor, y su asiento, supe que estaba en el camino de la verdad y descubrí ya la ley que buscaba que se me mostró límpida y llegué hasta ella oyendo verdades, que luego confirmé en los hechos.

"Ni una sola gota de sangre se pierde; y antes de caer al suelo un espíritu la recoge y ya os sigue" se me dijo, y no a solas, sino ante 10 ó 12 hombres y mujeres, y aclaré para saber qsangre se trataba, y es de la sangre blanca, que es la esencia de los seres, de valor mas grande por su pureza, que todas aquellas esencias que la ley recogió extraídas de los animales para la formación de los cuerpos y las almas de los nacidos en los quinos.

Esas sencillas palabras ya me pusieron en lo más profundo de la metafísica de la creación y desde aquel feliz momento, la historia del hombre podía hacerse, conociendo por el estudio de la razón, ayudado por la revelación y visión real de los hechos, y luego confirmado por el prometido Espíritu de Verdad, que, después de estar escrita toda la verdad el mismo dice:

"Aun no hemos escrito nada de la verdadera educación del niño"; y hoy cumplo su pedido. Siga el anciano maestro.

Nacidos los hombrecillos de los quinos, ya debía perpetuarse de su propio sacrificio. La ley juntó en el hombre de ambos sexos, todos los instintos de la procreación de todos los seres los que, por sus periodos anuales cuatrimestrales, semestrales y algunos pocos mensuales, habían de llevar el celo de la reproducción; y como la afinidad es inexorable y en el hombre está el instinto animal de cada especie, al ponerse en celo cualquier ser animal, repercute en ley en el hombre y siente el celo.

Por eso es que en todo instante lo lleve la ley a buscar su compañera y ella se muestra en sentido igual: y es que, sólo en ellos están todos los celos de la naturaleza, por lo que, muestra en su sangre esa ley, una vez más que los meses del año; en tanto que la generalidad de los animales, sólo muestran facultad procreativa una vez al año.

Es a ese celo de ley a lo que los falsos profetas o teólogos católicos y cristianos, han llamado pecado original; y el único pecado que hay es, el cometido en la declaración del celibato y en la concepción de Jesús en las entrañas de Maria, por obra y gracia del Espíritu Santo; eso si que es pecado por su gran inmoralidad, pues hace creer que las leyes de la creación son leyes de embudo, como las hechas en la tierra por los parásitos para los trabajadores, por que no saben ellos lo amargo del trabajo.

¿Qué saben esos “negros de Hollín” de las leyes del Creador, al que solo puede admirar el espíritu en luz, con potencia más que grande para resistir la auscultación de su ojo escrutador? ¡Pobres teólogos y sus virtudes, dogmas y sacramentos! Es su malicia que sostienen, por que saben que las leyes todas del Universo son inquebrantables y que si una pudiera quebrantarse, también se quebrantaría su autor.

No, no ha parido mujer alguna, ni parirá sin la semilla del varón en la tierra ni en ningún otro mundo, porque esa sola es la ley.

Y por añadidura la ley ha puesto en esa función que han llamado inmoral y pecado original, todo el goce de que la materia es capaz, para que no se escarmienten ni el padre con sus obligaciones del patriarcado, ni la madre con sus sacrificios; y por añadidura, incita el infante por sus sonrisas de amor, por sus miradas profundas, pero inocentes; y quién no sabe mirar en e1 fondo de los ojillos de un niño, no puede mirar el Universo que por ellos se ve y esta muerto el sentimiento, del que no se extasía y se siente atraído por un infante.

III

Mas digamos ya el acto supremo de la concepción y sépanlo los hombres en su desnudez y no se les oculte a las juventudes, enseñándoles desde infantes, y será el mejor medio para evitar miles de hechos delictuosos por vicios creados por las religiones, y sobretodo por el celibato; de cuyos vicios y consecuencias os enteraréis en el Código, para agregarlo a esta lección, que ha de darse en toda su desnudez de verdad; porque, lejos de ser inmoral es precisamente el eje de la vida, y esto no puede ser inmoral más que en los vividores de la muerte.

Sin que la ley de afinidad haya puesto todas las cosas que corresponden en su punto, como causa del efecto que deben producir, nada puede producirse: ni aún el mismo Creador podría si fuese capaz de querer lo contrario de la ley que estableció, con lo cuál tendría que anular todo el universo y concentrarse en sí mismo sin vida y sin luz y por lo tanto sin movimiento, cometiendo una injusticia; y es esto a lo que conducen las religiones al creer en la muerte, el juicio final y demás embrollos de sus credos, sobre todo con el que "con solo su poder hace todo cuanto quiere".

Pues bien, todo espíritu, siempre (menos en una excepción que explicaré luego) obedeciendo a su conciencia (cuando se hace conciencia de sus deudas), trata de estar encarnado todo lo más posible, hasta que paga todas sus deudas a sus acreedores y ofendidos; y cuando nada debe, quiere venir en misión a adelantar el progreso, para que adelanten los retrasados, y esto le sirve para graduarse de maestro (que todo espíritu tendrá que serlo), sin cuyo título no puede volver a su padre, que siempre lo espera.

En esa seguridad que el espíritu tiene, porque la ve infalible en la ley, trata, repito, de estar encarnado lo más posible para agrandar su afinidad y preparar su solicitud, que eleva al consejo del Padre, en donde expone su plan para una prueba de lo que hará, los padres que eligió, el país donde nacerá, la posición que ocupará, los hijos a quienes dará vida, la compañera o compañeras en quienes procreará y las deudas que pagará, o las que viene a( ) cobrar.

Ha de alegar conocimientos de las costumbres del país y si las viene a modificar; el tiempo que empleará en la prueba, las enfermedades o salud que ha de disfrutar y( ) en fin, todo, hasta los movimientos que hará y la belleza que tendrá en su cuerpo y el sexo en que ha de luchar; cuya solicitud, íntegra o modificada conforme a la armonía y a la justicia, es despachada; y entonces aquel espíritu, ya es seguido por los que izan de ser sus hijos; que agregan su juicio al de aquel que ha de ser su padre y le ayudarán en preparar las cosas, en tanto que la ley de afinidad reúne todas las causas para que indefectiblemente se originen los efectos; y cuando ya las cosas están en su punto, recoge en el Éter el "microhombre" que será el germen de su física figura y lo deposita en el cerebelo de aquel que ha de ser su padre.

Entonces pide la ayuda de guías y protectores y atiende al deseo del padre y enciende el anhelo de la madre, en cuya matriz obra y hasta elige el óvulo que ha de encerrar al microhombre que depositó en el centro vital de su padre.

Estando todo a punto y en el momento preciso y marcado por él mismo, une a los cuerpos de sus padres, en los que obra la gran maravilla el postulante, y están presentes una asamblea de los guías y protectores de los padres y un delegado de los consejos del Padre, que ha de tomar nota de aquella concepción, que asienta como una vida numérica en el gran libro, y es seguro que no faltan a ese acto sublime que hace vibrar todo el universo, los afines de los causantes.

Pero en todos los casos, hay una asamblea mínima de 10( ) que dan fe de la concepción: ya veis si esto es grande.

La concepción no es, como se cree, a causa del humor del hombre, ni de la mujer; la concepción es por el microhombre que está en el cerebelo del padre, depositado por su mismo hijo; y en el instante preciso, el espíritu que va a encarnar lo hace descender con la velocidad del pensamiento por la médula del varón y en el propio instante de la cópula que llena la uretra, para servirle de vehículo y entrar en, la matriz de la madre; de cuyos líquidos (que es la esencia más pura de su ser) toma la parte de alma que sus padres le dan, en pago de deudas l o por amor y afinidad.

Juicio tan divino, preciso y grave, ¿podría ser inmoral? La inmoralidad está en no comprenderlo, en no saberlo; y es un crimen oponerse por cualquier medio a la concepción, porque se frustra todo ese terrible trabajo de todo el universo y jamás se habría opuesto ningún ser, sino habría sido por la maldad de las religiones, que al declararlo inmoral y pecado, no querer nadie pasar por escandaloso y pecador, y no pudiendo resistir el pedido de la naturaleza, los hombres recurrieron a todos los medios ilícitos para no caer en las "iras divinas” ni en las penas señaladas, por la comisión de un acto de ley divina.

La semilla, ha de depositarse en el recipiente que la ley manda; porque aunque es cierto que no en todos los contactos ha de efectuarse una concepción (por que éstas están marcadas en la ley), también es cierto que no sabemos que momento ha de ocurrir y por lo tanto, no es lícito ningún obstáculo.

Y además, porque estas existencias están destinadas a la gran metamorfosis del amor y el sentimiento del goce de los bienes de la naturaleza, con el cual paga a los cuerpos y las almas, los sacrificios, belleza y progreso que le damos.

Esta es la verdad que traigo, y la doy a los hombres por nuestro Padre Creador.

IV

Ya se efectuó la concepción: entremos ahora en las entrañas de la madre y observemos al espíritu que ha de tomar aquel cuerpo al salir a la luz que sólo encarnará entonces.

Aquel espíritu conduce el óvulo en el que encerró su microhombre al claustro materno y empieza a formarse su centro de vida: sus huesos, sus músculos, sus sistemas, y tiene tiempo 150 días para recibir la ultima confirmación del sexo que tomará, porque pueden ocurrir anormalidades muchas, como no haber, podido encarnar el espíritu que había elegido por compañera si él había de ser varón., o un hecho de los hombres de la tierra hubiera quebrado las disposiciones de la ley de afinidad, o visto el mismo interesado que le conviene otro sexo, por causas ajenas al que se operaron en el matrimonio de sus progenitores; y entonces, a los 150 días completará y labrará el sexo y sigue el crecimiento de todo el feto y la fortificación de los músculos y sistemas.

Si el encarnado ha de ser varón, no es muy grande el trabajo que tiene en su formación del sexo por su sencillez y atiende más preferentemente a la musculatura y a las aptitudes que trae por oficio o carrera; en fin; a darse lo necesario para tener en su cuerpo una herramienta lo más perfecta que sepa hacerse para el trabajo de hombre, propendiendo a la mayor belleza.

Mas si el encarnado es mujer, ¡oh qué gran trabajo se le presenta a aquella abejita de luz blanco- azul! (así se representa y lo ven los videntes), tiene que formarse en sus formas y belleza todo lo que su progreso alcance, porque en la mujer ha de representarse la madre naturaleza, que ha de halagar al hombre encargado del trabajo y progreso y ha de encerrar en ella todos los sentimientos más tiernos y el amor más puro., ha de reunir (sí puede y sabe) todos los encantos del universo; pero esto, todo le es fácil.

Donde está la obra maestra es en sus órganos de la generación y las fuentes de la vida, sus pechos, que no ha de faltarles ni una molécula y una filigrana, de tantas y tan delicadas como ellos encierran, a la par que la hermosura de formas es el atractivo del hombre y el paño de lágrimas del hijo cuando adulto en sus travesuras, cuitas o desgracias.

¡Cuánto misterio encierra los pechos de una mujer cuando doncella, y qué dulzuras( )cuando esposa y madre! Nada hay que iguale al influjo de los senos de la mujer para el hombre.

Pero en la matriz ¡qué delicadeza y precisión en sus funciones, ligamentos y ovarios! En 1a mujer, para su vida, no es menos importante la matriz, que el corazón: pues ella es el regulador del líquido de vida, y esta sola función menstrual, demuestra la sabiduría del espíritu al crearse sus órganos y organismos.

Por fin y salvo una anormalidad, a los 275 días (más o menos) de la concepción es llegado el momento decisivo de salir a la luz; y es el mismo espíritu el que hace las funciones necesarias; pero aquí hay muchas cosas que observar y son de otra cátedra, porque pertenecen a la profilaxis material.

Más el momento del nacimiento, es la hora más tremenda del espíritu; y no son pocos lo que se amedrentan y caen en terrible letargo, que en miles de casos cuestan la vida del feto y aun de la madre; pero muchas veces también es culpa de la parturienta, que tiene imperfectos sus órganos, y eso es una ignorancia, o también malicia., pero en la generalidad de los casos desgraciados, es falta de profilaxis en el tiempo de la gestación, y sobretodo del momento del parto.

Pero suponemos todo normal y cuando ha llegado el gran momento del alumbramiento, el espíritu a encarnar, remueve todos los obstáculos y él mismo rompe la placenta, ayudado por el de la( )madre, y al salir del claustro materno, el espíritu se echa en brazos de sus guías y de sus padres; por que él pierde entonces la libertad y entra en el cuerpo del infante, clavándose sus fluídos en el pecho y cerebelo, y es el momento de dar el enigmático vagido que rompe el silencio de aquél trajín, y ya queda aquel espíritu preso y sin acción propia durante la infancia y librado a los cuidados de la madre.

Será su infancia más triste o más alegre, según la capacidad de los padres; y él sólo por el llanto puede pedir sus necesidades o protección en sus persecuciones.

Sí; es perseguido cruel y obstinadamente aquel espíritu, por enemigos propios o detractores, si es un espíritu de misión; y es de la más grande necesidad, que las madres sean instruidas en todo lo concerniente a las asechanzas de los espíritus "Negros de hollín" que siempre se oponen y luchan contra los nacimientos y vida de los niños que traen misión regeneradora, porque en ellos ve el triunfo o la derrota de sus errores y libertinaje.

El espiritismo, como ciencia, tiene todos los medios de defensa; como doctrina, contiene todos los conocimientos de la creación; y como credo, es la omnipotencia por la solidaridad, que nos lleva a la ley de amor por la naturaleza del espíritu, que es la ley del Creador nuestro Padre, por el que somos hermanos todos; hasta esos negros de hollín que señala el testamento de Abrahán, el que los denominó demonios, porque hacen el mal, que no está en ley son hermanos.

Mas hoy, hay en el espiritismo muy grandes peligros en su práctica, por que los negros de hollín lo han amalgamado hasta no conocerlo; pero tenéis en toda nuestra larga obra leyes y hechos para descubrir la verdad espiritista y sobre todo en el libro el "Espiritismo en su asiento“ (1) y hoy en el Espiritismo estudiado) aprenderéis a evocarlo en la forma que merece, esa única sociedad universal.

Advierto también que los negros de hollín se acaban en el paso de tres generaciones que se les dio de tregua y todo el mal habrá acabado; pero entre tanto, guíense las madres y los maestros de las juventudes, por lo que se contiene en el libro anotado, y especialmente en el "Código y "Conócete a ti mismo", donde encontrareis anatomizado lo que aquí solo doy en síntesis (para que lo podáis retener mejor en la memoria) de esas grandes funciones del espíritu en su concepción y nacimiento y sigue su trabajo en el desarrollo de sus miembros y en el embellecimiento de sus formas y esa es la causa de que, día a día, veréis cambiar los niños de facciones é inclinaciones, y es que ensaya lo( ) que mejor le agrada y encuadra a su progresos que es su peso fiel.

Las religiones todas han sabido los medios de combatir las persecuciones espirituales; pero como en general, no hay más negros que los sostenedores de las religiones y os basta saber que, todos los profetas y mesías, incluso Juan y Jesús, los más, fueron sacrificados y todos atacaron a las religiones, a los dioses de palo, de piedra y oro y con más coraje a los sacerdotes; porque esos hombres profetas y mesas y todos los libres de pensamiento, saben que sólo en las religiones está el error y la inmoralidad, y por lo tanto, ellos son los “Negros de hollín" que persiguen las concepciones y los nacimientos, y hasta lo ha confesado la religión católica, con la consagración del celibato.

Esta religión s (que las otras) atrasaría usado los exorcismos y esto es el colmo del cinismo., porque ¿cómo han de obedecer y dejar de perseguir por la convicción que debe llevar el razonamiento del exorcismo, si generalmente es el perseguidor del espíritu el del cura o fraile que hace el exorcismo?

Hasta ese colmo han llevado su cínica hipocresía, conociéndolo y colocándole al niño un amuleto que es el arma terrible de los negros" Los evangelios", que son una gran quimera, una bofetada a la verdad de la (creación)", y ese exorcismo es la nota cómica de los comerciantes de cosas santas, que además de reírse del perseguido llamándole muchas veces endemoniado, le sacan los pesos, libras y pesetas, y se refrotan las manos de gusto y satisfacción, ¡Basta de comedia burla, señores negros! porque ya queda descubierta vuestra trampa, y hoy es la voz de la que temíais, del "Monstruo"; o como queráis llamarlo, pero que es el juez que el Padre manda.

En su voz de espíritu, la que os arroja por la fuerza omnipotente de la justicia, y no solo de los cuerpos de los niños, sino también de la tierra, en la que no cabéis más.

¡Madres! invocad para vuestros hijos, y mientras su gestación en vuestras entrañas, al juez del padre; y tened seguro, que recibiréis ayuda y os lo previno Jesús cuando dijo: "Llamad y se os contestará, pedid y recibiréis; pero entended bien: que si pedís para vosotros, sin perjuicio de un segundo, recibiréis justicia; es decir, que vuestra dañina intención, pesa contra vosotros; "porque juicio será hecho sin misericordia al que no usó de misericordia" dejó sentenciado Santiago, que era entonces (ya ) el anticristo; y cuándo se cumplieron los 36 siglos marcados en el testamento de Abrahán, es el juez de vivos y muertos, y a él obedecen, de grado o por fuerza, los "Negros de hollín" llamados demonios.

Meditad mucho, amadas madres, los puntos anteriores, y pensad en las grandes maravillas que se operan en vuestras entrañas, desde el instante que concebís, y considerad, que todo aquel cataclismo que operó la tierra para engendrar y crear al hombre ( )se ha recopilado en vosotras por los progresos y sabiduría de nuestros propios espíritus.

Cuidad con gran amor ese embrión que se encarna en vuestra matriz, por que no sabéis si es el gran misionero que el padre manda; pero en todo caso, aunque sea un "negro de hollín", es un hijo del Creador universal nuestro Padre, y esa encarnación obedece a la Justicia.

Hablo a las madres porque es de ley, como depositarias de aquel ser: pero el padre es la defensa y debe saber tanto y más que la madre y es aun más responsable, porque él es el depositante por orden, es decir, que se le encomendó a su custodia aquel valor sin precio calculable, y tienen que rendir cuentas muy estrictas; y bastará esta advertencia para que cada uno cumpla su deber, y hoy no hay excusas, porque se le entregan bien claros todos los conocimientos que ha de saber de la creación, de la vida del hombre, del espíritu y del Creador. ( )Y para cumplir, solo se necesita amor en verdad de verdad.

Entended que el amor es sacrificio; pero la creación, la ley, ha premiado esos sacrificios con el máximo goce en la unión de cuerpos., y recordad en cada instante, que bebéis el néctar dulce del goce con vuestra compañera, el que no debe ser una pasión, sino el cumplimiento de una ley de la creación, por el que se perpetúa.

Y es al hombre al que se le da ese poder de la conservación de las generaciones y son talentos que devengan grandes intereses, que el Padre exige, porque entregó al espíritu su hijo la orden de la creación de las formas demostrativas de la vida, y El no tiene, ni hace gracia, ni perdón, porque es injusticia.

Hasta hoy que se descubren estos secretos (porque ya es hora) y la mayoría tiene conciencia, había muchas atenuantes en la ley para los hombres; pero hoy se han abolido todas las atenuantes y se imponen las responsabilidades; mas en cambio, se dan claros los medios de cumplir. Y pedid luz, y luz recibiréis.

Una última advertencia, no menos importante que cuantas se han hecho tengo que hacer, de un caso insólito que la justicia hace una sola vez, y es la encarnación por justicia: es decir, que fuerza a tomar cuerpo a los morosos.

Esto sucedía por mediados del siglo XIX, porque llegaba la hora del juicio definitivo: la liquidación de cuentas al cumplirse los 36 siglos señalados, y la justicia obligó a todos los que tenían cuentas pendientes y tenían raíz, es decir afines y acreedores en la tierra, y por esto nunca haya habido más disensiones, ni más infanticidios y homicidios en la tierra, que desde el año 1850 hasta( )el presente cerrándose la etapa de los equívocos con esta conflagración mundial, última guerra, que mata la guerra. ( 1 )

Y entre tanto, la ley va renovando la faz de la tierra, como se renuevan las generaciones, encarnando espíritus de luz, que vienen después de haber acatado la ley de amor y haber recibido la promesa de disfrutar de la comuna.

Se refiere el maestro, a la guerra mundial de 1914 y, hoy mayo de 1953, después de otra guerra más terrible aún (o sea un recrudecimiento de la primera que aun no ha terminado.

Hasta el día 5 de Abril de 1912, pudieron encarnar los "Negros de hollín" desde aquel día que se firmó la sentencia del juicio de vivos y muertos, como encontraréis en la "Filosofía Enciclopédica Universal", no pueden ésos tomar cuerpo, porque los que en espíritu fueron juzgados, fueron retirados a los mundos correspondientes; y los encarnados, según van desencarnando, no habiendo acatado la ley, o no habiendo echado raíz, son igualmente llevados donde de encuentran sus afines, y desde hoy, las familias se compondrán de espíritus de amor, luz, trabajo y progreso, para trabajar en la paz y pronto será desconocido el crimen.

Aquí, os queda expuesta la importancia y sabiduría de la concepción; y con la ayuda del "Conócete a ti mismo“, el "Código" y los demás libros de la nueva obra, enseñad sus deberes a las juventudes y adelantaréis el día de la, Comuna universal, y el disfrute de la paz, sin temores, porque el amor estará en su reinado, y la justicia no será palabra vana.

Así os lo desea el anciano primero.