Como todo cuanto nos pueda referir la Ciencia sobre estos elementos: Moléculas, Átomos, Electrones, Corpúsculos, etc., por coordinada suspensión unos de otros, tienen la misma explicación y la misma ley, requerimos algunos puntos sobre la ENERGÍA que esos elementos acumulan, por los que se mueven.

El principio científico dice: "Ninguna energía se pierde". "Suponed un martilleo mecánico, o del brazo del hombre descargando su energía con un martillo sobre el hierro. Cuanto más fuerte y apresurado es el martilleo, más y antes se calienta el hierro. Ya se comprende por este efecto, que sólo ha habido un cambio de forma de la energía. El carbón tiene un gran depósito de energía estática, hasta que el calor lo provoca y proviene el fuego, que lo mismo son legiones de electrones en movimiento que los veremos transformados en las funciones mecánicas del rodar de un tren, por ejemplo; y el resto, tampoco se ha perdido; pues en el humo y el vapor, se une a la atmósfera, donde ya no podemos seguirlo. Sólo podemos hacer constar, que han ido a sumirse en el gran depósito de energía, en el éter."

"Las principales formas de la energía que ya podemos llamar científica, son:

"Energía Cinética, a ejemplo de un proyectil en movimiento.

"Energía Potencial, a ejemplo de una pesa de reloj levantada.

"Energía de la tensión elástica, a ejemplo de un muelle de reloj comprimido.

"Energía Química, a ejemplo de la pólvora.

"Energía Luminosa, a ejemplo de la fotografía.

"Energía Calórica, a ejemplo del sol.

"Energía Eléctrica, a ejemplo de la corriente eléctrica.

"Energía Magnética, a ejemplo de la atracción de un imán."

Por nuestra parte, los espiritistas de la Escuela M. E. de la C. Universal, no podemos conformamos con la pobreza de esos conceptos de energía, pues no puede haber más que una energía. Que haya millones de formas de la demostración de la energía, no destruirá que "Todo es Magnetismo Espiritual" única forma de Energía tangible y comunicable a todas las innúmeras formas de energía que la Ciencia, de hoy catalogará. ¿Cómo denominaría la Ciencia, a la energía espiritual y a la vez psíquica,desarrollada ayer para nuestra visita a tantos diferentes y tan distantes puntos del planeta? En nuestro libro "El Espiritismo Estudiado" en el capítulo "Los grandes fenómenos", hemos expuesto cómo se operan esos desdoblamientos y a la Ciencia toca medir la energía necesaria para producirlos. Pero será necesario, primero, enriquecerse los científicos, con la aceptación y catalogación de "Energía de la Voluntad", "Energía Psíquica" "Energía del Espíritu" y aceptar los axiomas: "Todo es magnetismo espiritual" y "El más domina al menos", entendiendo que el más será siempre, el más sabio; y que sólo podrá ser el más sabio, el que más ama. Por esto pudimos sentar: "¿Sabio y sin amor?... No lo creas." Por esto, también, hay tan pocos sabios. Y, sin embargo, todos estamos conminados por nuestro Padre Creador, a ser sabios. Maestros de la Creación. Sólo entonces, podremos llegar a su residencia nuestra cuna o casa natal, como espíritus individualizados.