"Átomos". "Su semejanza con el sistema solar"

"El Átomo, tal como se le considera actualmente, es, en realidad, un sistema solar en miniatura. No debemos representárnoslo necesariamente como un torbellino de electrones todos en un mismo plano. Nos bastará imaginarnos el átomo como una gran congregación de Electrones, moviéndose según sus órbitas regulares, una dentro de otra y girando todos a una velocidad considerable. Pero recordemos que toda esta energía está encerrada dentro del Átomo". "Todo es Magnetismo Espiritual" hemos sentado, y esa es la energía encerrada dentro del Átomo.

En otro punto, dice la ciencia: "Todo Átomo de materia (sea cual fuese el nombre bajo el cual se presente), está compuesto de electrones que se mueven según sus órbitas constantes. Encontraremos también en esas substancias, efectos Magnéticos. El modo como se mueven estos electrones, se escapa a la observación del hombre; únicamente sabemos, que se mueven constantemente".

"Lo que sí sabemos es (y ya no es poco saber, decimos nosotros) que cada electrón es como un satélite del átomo. Además de las fuerzas de atracción y repulsión dentro del átomo, hay otras fuerzas que actúan sobre el electrón; tales fuerzas son debidas a la influencia de los átomos vecinos, que en realidad determinan la posición de la órbita natural o periódica de cada electrón; pero son sumamente complejas". (¿?)

"En todos los casos, la verdadera distancia de estas órbitas se miden por millonésimas de milímetro, que espanta su diferencia comparada por ejemplo con el planeta Mercurio que gira alrededor del Sol, a una distancia de cincuenta y ocho millones de kilómetros y Neptuno a unos cuatro mil ochocientos millones de kilómetros del Sol, ¿Pero qué importa que un electrón describa una mayor o menor órbita alrededor del átomo? La diferencia es del tamaño arreglado a su diferencia. Pero el sistema es el mismo."

¡Bravo! ¡Loor a la ciencia! "La Ley es una y la Substancia Una". "Uno es el principio y uno es el fin, ha sentado el "Espiritismo Luz y Verdad" desde su "Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal" y lo habéis confirmado.

Pero esos dos interrogantes (¿?) que pusimos a esas fuerzas complejas se contesta con: "Todo es Magnetismo Espiritual" y os incitamos a que también lo confirméis con la ciencia; y estamos seguros que los que me ensordecísteis ayer con vuestro aplauso cuando vísteis romper el séptimo sello del libro de la sabiduría (según lo dijisteis vosotros) lo confirmárais.

No quiero pasar de este punto sin castigar a muchos de los que hemos observado ayer en nuestra gira espiritual pero en perfecto desdoblamiento consciente, a los que oí decir que: "La ciencia es aún demasiado imperfecta". Todos son sincréticos; religiosos con hábitos, unos; frailes (fraude) de levita, otros; anticatólicos (pero no antirreligiosos) los más, militando en burdo materialismo (no racionalista quiero decir) y todos los demás, Espiritualistas, Teósofos y aún algunos Masones. Estas tres "especies" como diría Juan Meslier, no tienen atenuantes en su culpabilidad, desde que dicen (hasta en desafío a la verdad misma) que ellos tienen y defienden la verdad, desmintiéndose en que "la Ciencia es imperfecta" y aun sosteniendo que "puede hermanarse la ciencia y la Religión"; lo que es tan imposible, como marchar y estarse quedo y mantener la obscuridad donde el sol penetra. No podemos repetir aquí todo nuestro "El Primer Rayo de Luz" y "El Espiritismo Estudiado" especialmente, donde está sentenciada esta cuestión. Pero sí repetimos:

"Las ciencias son hijas predilectas del Espiritismo y son perfectas en sí mismas". La imperfección está en sus cultivadores sincréticos, o escépticos, o aberrados al retroceso, que vinieron (con juramento de degenerados) a aparentar que estudian ciencia, para denigrar a la ciencia. Lo mismo que los Espiritualistas (como enemigos del Espiritismo) dicen ser espiritistas para denigrar al espiritismo y a los Espiritistas, que no somos sólo los que abiertamente al descubierto militamos porque sonó para nosotros nuestro momento, sino que lo son también, todos los racionalistas y esos hombres sincrónicos que confirman que, "los átomos son como sistemas solares" con lo que confiesan que "La Leyes una: la substancia Una". No me culpéis a mí del apóstrofe, ni a la ciencia. Culparos a vosotros mismos y ver que la ciencia misma os cierra el sagrario de sus voluptuosas satisfacciones, mientras se descubre en toda su arrebatadora belleza, a los que con dignidad de hombres llaman al estudio a sus dispuestas facultades. Ella, la ciencia, les entrega el secreto que en buena ley le piden y la ciencia se queda como lo que era; "perfecta en sí misma"; pero enriqueció al científico; al amante de la ciencia.

"El espiritismo Luz y Verdad" desde su "Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal", pero recopilado en el "LIBRILLO" "Método Supremo" expuso y mantiene todas las ciencias, elevándose a la Esciencia. ¿Quién se atreve a blasfemar, que "El Espiritismo es patrimonio de locos ilusos e ignorantes"? A quienes quiera que sean, les decimos como sentencia inapelable: "Nadie piensa de otro, sino lo que él es".