PARTE TERCERA. INSTRUCCIONES GENERALES PARA EL PROVECHO PROPIO Y EL ADELANTO EN EL DESARROLLO

PRIMERA

Se puede operar con varios sonámbulos o médiums, a una misma vez.

Esto es muy importante, desde que podéis tener muchos instrumentos y recomendarles a cada uno, una función distinta en el mismo instante y en diferentes partes del mundo; pero, además, puedes dejar uno que sirva de vigía y te advierta de todo lo que suceda, como ficciones, peligros, supercherías, etc.

En estos cuadros, podéis atraer por la evocación, a tantos hombres, desdoblados, como instrumentos tengáis, para que se posesionen; y si se trata (por ejemplo) de un adelanto nacional, o de una conveniencia internacional, los podéis poner de acuerdo a los traídos en sus espíritus y mucho se adelanta, porque inspirarán a sus materias; y no creáis que ésto no se ha hecho, pero obedeciendo órdenes de la Justicia Divina.

Otro caso fué con varios médiums (cinco) y fueron en justicia forzados a comunicarse, a la vez, cinco jefes de naciones diversas.

Otro de los muchos casos, fueron varios miembros de una familia que vivían vida de infierno y se justificaron unos y otros, viendo su error.

Pero, hay que confesar que para estos trabajos, es necesario un aplomo muy grande y ser verdaderamente sabio y sobre todo, tener una serenidad inalterable y estar bien cierto de una eficaz protección, capaz de contrarrestar toda influencia contraria.

Para estos casos, tratándose de sonámbulos, basta que el magnetizador ordene al magnetizado (cuando ya está bien educado en el grado cuarto a lo menos, antes no) lo siguiente: "Cuando te reúna en cadena con otro u otros hermanos, dormíos con la misma precisión y luz que si estuvieras solo y te pondrás a la orden y obediencia del maestro que presida."

El despertar, no puede ser todos a la vez, porque unos habrán acabado su encargo antes que los otros y entonces debe de bastar la orden: "Despierta y acuérdate, o no te acuerdes, de tal, o cual cosa", según convenga a los secretos que se persigan; pero siempre debe dejárseles recordar lo halagüeño.

Tratándose de médiums de posesión, se acuerdan, en general, de las visiones que en el amor les regalan para demostrarles el amor, los comunicantes elevados: y las miserias humanas, si son espíritus de poca luz o encarnados que piden ayuda y protección.