LECCIÓN SÉPTIMA. GRADO SÉPTIMO Y SUPREMO. DESDOBLAMIENTO Y ATRACCIÓN

En esta escala, tendrán que ver quiera o no quieran las ciencias y sus hombres, lo imposible de separar el Magnetismo, de su tronco Espiritismo, porque desde su primer grado, es espiritismo; pero desde el grado 5° o telepatía, ya está de lleno manifestado el Espiritismo y se habría ahorrado con su admisión, un inmenso trabajo perdido en hipótesis e investigaciones en campos obscuros, nada más que, porque les asustaba la palabra Espiritismo y no puede nadie dejar de ser espiritista porque, como hombres, sólo por el Espíritu lo somos. Negar el Espiritismo, es la quimera más ignorante, o la más maliciosa, porque es negar la vida, lo que es una locura cómica porque, ¿cómo puede decir el hombre, "yo, no soy yo"?

No es posible negar, pero menos matar el espiritismo: y es tan ridículo eso, como no reconocerle al Espiritismo, toda la acción del movimiento Universal, porque, el Espíritu es la voluntad ejecutora del Creador del Éter, el cual es el pensamiento eterno de la creación y de cuyo pensamiento, realiza el Espíritu todo lo que en formas vemos, de Mundos con sus tres reinos y todo vive en el cuerpo del hombre; cuyos cuerpos, si no fueran hechos por el mismo espíritu, no existiría jamás: "En El, estaba la vida y la vida es la luz de los hombres.

Y bien, amado discípulo, navegabas en el océano infinito y creías ver playas, pero es que mirabas sólo desde el puente de tu pobre barquilla; ahora subiste a la punta del palo trinquete y ya no ves vallas; se rompió la gran barrera de la fantasía y paso a paso, entraste en sabiduría y al encontrarte en potencia y luz, ya no quieres descender; estás satisfecho y no lo está menos el maestro Trincado, que te empujó y te trincó: Si encuentras mejor ser pequeño, vuélvete atrás; pero ten en cuenta que se han cortado (es decir) ya no te sirven las jarcias de los grados menores, porque están empotradas como piedras en el cimiento y si las quisieras utilizar, habrías de hacer como aquél que sacó la comporta y caerías con estrépito.

Examínate y encontrarás, que esos grados menores, los tienes en tí hechos, lo que eran, pero purificados y dando luz, cuyo fuego, te alimenta en tu marcha.

Usarlos para ti que ya eres hombre de amor, te expondrías a que te quemaras las alas que te has creado; y sin esos remos, hasta las hormigas tendrían banquete en tu cuerpo al caer con estrépito y destrozado.

Valor pues y vuela, que eres águila; remóntate y vístete de tu propia luz, para llegar a luz mayor y atraerte a tí las otras luces, a las que iluminas; pide a los mayores en su propia casa, la ayuda que te pertenece por tu esfuerzo y te la darán, porque así es ley.

En ese grado, eres respetable maestro; y ahora, con tu instrumento educado, puedes telepatar en desdoblamiento; y encontrando afinidad en el telepatado, haz que el sonámbulo, tome materia de él y se materialice y lo verás cómo lo tienes en tu presencia; y si quieres coronar la obra, ordénale venir a tí por el sonámbulo y te hablará por el mismo, en desdoblamiento.

Aquí, el sonámbulo, también pasó al grado de médium (o intermediario) y te conviene educarlo, para que en llegando a mundos hermanos, os atraigáis por la afinidad, la mirada de aquellos hermanos y con vosotros vendrán y os hablarán de sus mundos, instruyéndoos de su ser, de su vida y costumbres y aún seréis regalados saboreando vuestros frutos, como los ha gustado y con testigos, vuestro Hermano.