LECCIÓN SEGUNDA

Sin perder instante, tomas las manos por la palma, suavemente. (fig. 2°) ordenándole mirarte fijamente a los ojos, mientras que tú, miras al arranque de la nariz, llamando en ese momento (con la mente) las fuerzas de la cosmogonía, las que transmites por los ojos, manos, rodillas y algunos soplos suaves y tenues de calor magnético, a la frente y alrededor del operado para retirar las influencias extrañas, hasta que notaras la saturación del discípulo por el calor de las corrientes de las manos; no es extraño que éste se produzca, en 4 ó 5 minutos, o menos en la mayoría de los casos.

Establecida así la corriente magnética, ha llegado el momento del trance.

Sin dejar la fascinación de la vista, junta las manos del discípulo, que las retienes con la mano derecha, poniendo la izquierda en la cabeza, con el pulgar en la frente, sobre el mentón de la nariz, según ves en la figura 3°, ha llegado el momento del mandato, con voz muy suave y dulce pero llena de autoridad y pronuncia sílaba por sílaba; Duer...me. Na... da... temas. Duerme, y repetido como mejor convenga al operador.

Debes saber, que por tu mano izquierda, trasmites el polo positivo y fuerzas cosmogónicas; por tus rodillas el polo negativo y con tu mano derecha, regulas la resistencia, mientras que tu vista, aliento y palabras, impone la razón de dominación y será caso raro, que en otros 4 ó 5 minutos, no haya entrado en el sopor y aún en trance franco y profundo; pero no siendo así, el operador debe de saber las causas y sabrá si ha de alargar la sesión o cortarla para otro día en que esté el instrumento mejor dispuesto y en equilibrio la dínamo.

El trance, se verifica por este Método, muy suave y con inefable sonrisa o con serenidad de semblante (como veis en la figura 4°). Pronto echaréis de ver lo cómico de los aspavientos usados hasta ahora, causa de la resistencia de muchos y más de muchas niñas, que toman a risa o se asustan al tirarles manotadas de fluídos; y sobre todo, veréis que despierta sonriente, con más fuerzas que empezó y si le instáis, se os presta otra vez muy gustosa, sin levantarse y eso lo dice todo.

Otra de las ventajas inapreciables de este método y sistema de operar es, que el operado, puede ser que en vez de sonámbulo simple, esté en el grado inmediato superior de médium y en vez de sonambulizarse, os sorprenda posesionado; entonces serás director, pero discípulo de tu discípulo, porque por él recibirás sabias lecciones de la entidad espíritu que habrá tomado posesión en justicia de la ley. De estas felices sorpresas tendréis muchas.

Esos instrumentos preciosos, llevarlos como un buen laurel a adornar las cátedras de la "Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal" porque es la educadora única, (en sus nuevas doctrinas) de esas plantas preciosas del Jardín del Padre.