GRADO SEXTO DESDOBLAMIENTO SONAMBÚLlCO

Este grado ya entra de lleno en el Espiritismo puro y bien desarrollado, por el que el Magnetismo, se eleva a su grado supremo en la práctica.

Se llama desdoblamiento sonambúlico, porque debe estar a la vez, presenciando los hechos y las cosas y dejándose ver materializado (si conviene y hay facultad en el que se ausculta) mientras nos está hablando a nosotros o dictando un documento, una conversación que tenga allá (aunque sea en el otro extremo de la tierra): pero esta operación, debe hacerse a solas maestro y discípulo, por mil razones que es obvio decir.

Esto es muy grande dentro de la tierra, pero debe aspirar a más, debe el maestro desdoblarse y guiar al discípulo a mundos hermanos, hasta donde su progreso alcance y aquí viene lo realmente bello y trascendental.

Os sorprenderá la gran acogida que os harán, si os remontáis por ejemplo a Marte o Venus, cuyos habitantes son poco más o menos progresados que en la tierra y sus industrias y progreso general, se diferencia poco del nuestro, excepción hecha de su régimen de Amor, en perfecta comuna; y que disfrutan de las fuerzas y luz del Éter, lo que también ya dejo a estas horas preparado en la tierra y llega luego la hora bendita pero fatal y la tierra se bañará en Éter más puro, cayendo por esto todo lo que no sea homogéneo a su pureza (no puedo ni debo decir más sobre esto).

Lo que sí os digo sin ambajes, es que conozco esos mundos mejor que la misma tierra y muchos otros, donde los telescopios no alcanzan ni alcanzarán y a éstos, mucho habéis aún de tardar en llegar la generalidad de los discípulos; pero tenéis camino abierto y jalonado ya. En uno de estos mundos, a la vista de la belleza imponderable de los cuerpos humanos, y dudando mi materia de la realidad que le llegaba de aquel hecho por el periespíritu, se me presentó con grandísimo contento, a que la auscultase y anatomizase, la mujer primera que ví en aquel mundo llamado allí, Heufi-fi, que esta casi a igual distancia de Sión (Sirio) como la tierra, en línea recta, o sea 45 años de luz.

Pero bajemos más abajo para probar que toda la vida en los mundos es similar. He presenciado en Marte, la unión de cuerpos y el parto de una mujer y dar el pecho al infante; he presenciado las faenas agrícolas, recorrido en sus ferrocarriles, asistido a fiestas y registrado el archivo de la tierra; pero esto, es claro que no se les muestra a otros viajeros más que como prueba de esa verdad, porque uno es el autorizado en cada mundo; y Churel, mundo que tiene el régimen comunal y el disfrute de la luz del Éter, un siglo más que los 123 millones de siglos que la tierra cuenta de vida individual, es un mundo muy perfecto pero siempre perfectible; pero repito que, en esos secretos de los decretos de las leyes inflexibles de la creación, sólo un maestro para cada mundo penetra; Churel, es el historiador de la tierra y su padrino de nacimiento.

En esas exploraciones, os sorprenderéis, encontrando en vuestro camino otros seres, hermanos nuestros de la tierra, que en misión, estudian y copian sus adelantos que luego inspiran a sus respectivos cuerpos para convertirlos en artes, industrias y ciencias: y para asegurarlo, os digo, que es tan verdad, como la vida, y como lo escribo. Pero esto, ya es ESCIENCIA. Pero nos pertenece y tenemos que alcanzarlo.

Adelante pues, discípulos queridos y de este grado, entrar de lleno en el Puro Espiritismo, del cual, el magnetismo, es solo una rama pequeña, con ser tan grande; pero es la alcayata que nuestro mismo espíritu tomó, para apoyarse en la subida de esa gran pendiente. De este grado, ya entráis en el de Psíquicos maestros, respetados sabios; pero es necesario para llegar, muchas condiciones que debéis de conquistar a fuerza de trabajo, con constancia y valor, teniendo siempre por mira, para vuestra animación, la esperanza, el deseo y el propósito de llegar a ser huéspedes de esos mundos hermanos, que exteriorizarán su alegría al recibiros.