EL MAGNETISMO EN LAS ENFERMEDADES

Dos son las condiciones necesarias para curar una enfermedad por el Magnetismo. La primera, que el operador este en las condiciones de la sección (7°); y la segunda, que el enfermo sea accesible; porque si no lo es, entonces se intentará por la influencia espiritual únicamente: es decir, que no basta una rama del árbol, se necesita de todo el árbol espiritismo. (1).

Es justamente por aquí, por donde debían haber empezado todos los métodos y enseñanzas del Magnetismo.

Las causas de que un individuo no sea accesible son muchas, pero aquí sólo enumeraré algunas, aunque en general, estaría dicho todo, con decir que no están en equilibrio las fuerzas; pero quedaría este punto oscuro y no debe quedar nada oscuro en este Método de Luz.

(1) Lea 'El Espiritismo Estudiado' y la Psicología espiritual' en la 'Filosofía Austera Racional'.

Un individuo, puede no ser accesible, por ser un espíritu joven encarnado en materia muy rústica y gruesa, aunque aparezca bella en formas.

Otro individuo, puede no ser accesible, por una perturbación y no conseguiréis fijarlo por solo la fuerza magnética, que, en general, sólo conocen y acatan los iniciados en sólo el Magnetismo animal.

Un tercero, puede no ser accesible a un operador, por ser mayor que él; y como la ley es la ley, no se rinde, aunque se amen el menor y el mayor; pero éste se conocerá pronto, porque el operador saldrá bien influenciado y aún, con alguna sabia lección.

Puede haber un cuarto inaccesible por justicia, porque trajo la enfermedad o sufrimiento como expiación; pero a todos se les puede saber la causa, por posesión sonambúlica o medianímica; pero con un médium realmente pasivo, se pueden operar muchas cosas, porque al hacerle tomar al inaccesible posesión en la materia del médium, en ese estado, no vive la realidad de su cuerpo, sino la del médium, del ambiente que os rodea y de las virtudes del médium. En este caso ( si está en la justicia y el maestro hace honor a su título) conseguirá saber las causas de la enfermedad y sabrá aconsejar y disipar errores, o le dará consuelo y fortaleza para sufrir esa dura prueba a que está sometido.

En todas formas, todos reciben daño o beneficio en la operación, sean o no accesibles; digo daño o beneficio porque las corrientes Magnéticas que reciben, pueden ser para el operado benéficas, si el operador reúne las condiciones morales requeridas en este método y por los tanto, recibirá daño, si no es más virtuoso y sano el operador, que el operado; lo que debe de tener muy presente todo operador Psíquico-Magnético, para querer en voluntad verdadera, sin engañarse en el deseo del bien en el operado: y este querer, en muchos casos, suplirá su pequeñez o poquedad, porque su voluntad se pone en relación con las fuerzas de la Cosmogonía, a la que ya la tierra está solidarizada, por lo que, siempre, todo enfermo recibirá beneficio, si la curación no cabe por ser una enfermedad de expiación.