LECCION QUINTA
I
¿PARA QUE SE USA EL MAGNETISMO?

El Magnetismo, en ley, no puede usarse más que para el bien. Usarlo para el mal es contra la ley; y, desgraciadamente, para el mal, se ha usado más que para el bien. A enderezar ese entuerto, viene este "Método Supremo" y lo enderezará.

Es cierto que todos tenemos el mandato de Vencer; pero lo mismo es cierto que tenemos el mandato de, "Ama a tu hermano"; por lo que no nos es permitido hacer daño a nadie, aunque, la misma ley nos enseña que, la defensa propia es justa, y en el Magnetismo, estamos autorizados a emplear esta arma divina en nuestra propia defensa y a cubrir con ella a los menores que nos piden protección contra los inconscientes o malos, que la esgrimen sólo para herir contra la ley, y en esto, tienen los discípulos del "Método Supremo", ancho campo de triunfos de justicia, que serán siempre coronados por el más franco éxito.

Mas tener presente, que el enemigo, si no conseguís darle luz, es un enemigo que habéis quitado a vuestro hermano y os lo habéis sumado a vuestra larga lista que tendréis, por el sólo hecho de que ya sois un misionero; basta que enseñéis vuestra luz, para que os rodee una nube de moscones e insectos molestos, que podéis comparar con esas mangas que véis revolotear alrededor de los focos de luz eléctrica.

Es cierto, que si estáis preservados por la red de la Ley de Justicia y el globo del Amor, no os herirán; pero os molestarán y tendréis que dejar escapar de tanto en tanto, un rayo de esta luz, para quemarles las alas a los más atrevidos: y ese rayo de luz, es un consejo de Amor, única medicina que los cura.

En todas formas, el hombre que tiene en fruición la Ley de Amor, al usar el Magnetismo, triunfa siempre, porque siempre lo usa para el bien, aunque haya ocasionado derrotas y hasta caídas mortales a los aberrados y perseguidores de los menores, o indefensos, por mil circunstancias de la vida, que agobian a los hombres y en el agobio, el hombre, necesita ayuda, lo mismo que en las enfermedades contraídas; y en esto es en lo que se ha de usar en buena ley del Magnetismo.