LOS EXTREMOS SE TOCAN

CAPITULO TREINTA Y UNO
SOLO ELOÍ ES PROPIETARIO DEL UNIVERSO

783.—Tras de tantas tendencias descabelladas; credos múltiples; y 666 religiones grandes, el mundo cayó en un espantoso escepticismo, porque en todo vió, error, egoísmo y supremacía.

784.—Y es que, como le presentaron tantos dioses reñidos con la lógica razón, por la razón de que ninguno llenaba el vacío del corazón humano, éste, que sentía el calor de su amor a la familia, presentía por ese primer amor, un amor más grande; y logró el hombre con máximo esfuerzo, pasar del amor del hogar al de la tribu y de ésta a la ciudad; y de la ciudad a la nación, y no ha sido bastante;(26) no puede encerrarse en esa estrechez de la frontera y para hacerlas más anchas, fundía dialectos y más dialectos en un idioma y éste no le hacía extraño en donde su idioma natal existía.

785.—Pero también llegó a ser estrecho e ideó el intercambio, la inmigración y el derecho internacional y hasta borró las fronteras por un credo socialista, pervertido por las religiones y las supremacías feudatarias de ellas, por sistema, por su apego a la vagancia y porque en la unidad del pueblo, está el peligro del malversor. Por esto ha desprestigiado la religión todo principio de libertad y de derecho civil; para sostenerse todo el tiempo que más pudiera y sembraba en esas sociedades democráticas y liberales, los egoísmos, de los que nacieron divisiones que retardarían el triunfo de la causa de la unidad.

786.—Cuando, a pesar de las divisiones sembradas en los hombres y los partidos, no pudo anularlos como principio y vió la religión y la supremacía que aun nacían entidades más irresistibles como el anarquismo y el sindicalismo, enemigos irresistibles del militarismo y la autocracia y por lo tanto y más directamente de las religiones, éstas los llamaron enemigos de la sociedad, e hicieron ellos mismos actos punibles por sus hombres degenerados que se vendían; y en su defecto, obraron los mismos clérigos para llevar al terror a los ciudadanos y predisponerles con la nueva idea demoledora de todo lo que no fuese trabajo y justicia, cuyas son las doctrinas socialistas y sobre ellas los anarquistas, que al igual que los dioses no pueden triunfar sino sólo dominar un momento por el terror, lo que no es triunfar.

787.—Mas todas esas doctrinas, redentoras por cierto; pero sólo para el final del día sexto, sólo tenían el mandato de recordar a los hombres, que el régimen sagrado de la comuna llegaba, porque estaba la humanidad en los albores del séptimo día en el que, la comuna será el régimen único en toda la tierra, como lo es en todo el universo, de mundos regenerados arriba.

788.—La comuna, proclamada en ley por los valientes comuneros de Castilla, en el reinado de Carlos V y sellada con la sangre de Padilla y sus compañeros, quedaba ya escrita en el índice de los hechos del universo; y desde entonces, (cuatro siglos poco más o menos) han surgido todas las sociedades liberales, llegando ya al límite de la tregua para su implantación, después de todos los horrores sufridos por los hombres desde la proclamación del régimen comunal, por el gran Padilla y los suyos.

789.—Hay que anotar y notar los hechos análogos de Abraham y los comuneros y es, que, desde Abraham que anuncia la ley escrita, hasta que Moisés la escribe, han pasado (poco más o menos) los mismos días que desde que Padilla proclama la comuna, hasta que se va a implantar por la fuerza de la ley, como por la fuerza de la ley libertó al pueblo que estuvo esclavo de los Faraones y sus dioses. Y desde Padilla hasta el presente, sólo guerras , sólo hogueras, sólo calumnias y toda clase de horrores ha sufrido el pueblo trabajador; y, estas cosas, estas fatalidades, no pueden ser más que de los malversores, de los mistificadores, de los verdugos de la humanidad, de los que han inventado el celibato, para acabar con la procreación si ser pudiese, antes de que los hombres los acorralaran amenazadores, como a lo que son, como a fieras, como a reptiles, en cuanto eran defensores de la bestia 666, resumen de todas las bestias religión.

790.—De modo, que ven los hombres, que las cosas y los hechos, son anunciados con siglos de anticipación y se producen, poco más o menos en la misma forma y con las mismas armas; prueba evidente de que el enemigo de la ley, siempre los empleó y siempre hizo luchar al pueblo despojado: pero también siempre, la ley hizo los hechos y esto dice claro, que esa ley es del omnipotente, que tolera pero no consiente. Y siendo esto innegable, es prueba de que el universo es de ese omnipotente, al que en realidad quieren oponerse los que en su falacia idearon, al padre eterno, con barbas...

791.—Como sobre este punto de que sólo Eloí es el propietario del universo, no puede haber disparidad, sólo digo que Eloí es el nombre del Creador, que se les descubre y se les da en el día de su justicia, a los mundos regenerados; al tiempo de entrar en la solidaridad de los mundos de luz, porque ese es el nombre con que en el Infinito reconocen y adoran al supremo ser; y es nombre común para los solidarizados, como común es la Ley de Amor, y común su credo y nombre social espiritismo, el que es, todo ese universo del que son obreros y herederos todos los espíritus, (ángeles o demonios) porque todos son sus hijos.

Nota al pie 26: Lea con interés nuestro libro “Los Cinco Amores”.