CAPÍTULO III
Clases de percepción

PÁRRAFO 1º
PERCEPCIÓN SINCRÉTICA

Hemos visto en el capítulo anterior funcionar el sincronismo que llevan consigo las asociaciones concurrentes al mismo tiempo a formar la percepción, y de ese sincronismo ha podido nacer el Sistema Sincrético que, vulgarizado este vocablo, dice conciliador. Es decir, que el Sincretismo trata de conciliar las diferentes doctrinas a una unidad o principio. Pero aquí sólo hemos de hacer poner los puntos más importantes, necesarios para considerar las diferentes clases de percepciones.

Las imágenes mentales son originariamente individualidades; quiere decir, que representan Unidades enteras: todos completos.

Pero que notamos de seguida que las tales percepciones individuales son compuestas por:

Elementos representativos, procedentes de los distintos sentidos, primando el de la vista, para constituir la percepción total; así por ejemplo en una flor; apreciamos el conjunto de unidad con color, forma y olor; en una fruta, el color, forma, dureza, olor y gusto; en un pájaro, el color, forma, suavidad, canto y movimiento; vemos que son imágenes completas, únicas, pero complejas.

Partes enteras: Las unidades se componen de partes enteras, cada una de las cuales impide con su ausencia el reconocimiento de la percepción entera, no siéndonos posible identificarla en faltándole cualquiera de las unidades que concurren a formarla, como ocurriría si vemos a la rosa deshojada y el pájaro desplumado o la fruta despellejada.

Semejanzas y diferencias: Con otras imágenes, que reconocemos precisamente merced a los distintivos habidos en sus elementos: como por ejemplo, entre dos animales de la misma especie y familia: dos gatos, dos caballos o dos perros, el uno blanco y el otro negro vemos la forma común, pero en ellos el color es elemento individual.

Si estos dos elementos de la percepción, los referimos a los objetos, con el nombre de calidades, vemos por fuerza que, en los dos gatos, perros, caballos etc., hay una calidad común (la especie), y otra calidad (color), correspondiente a cada uno como distintivo.

Por estas dos calidades (y muchas otras), diferenciamos a la generalidad de los hombres.

Así, pues, entendemos una calidad universal en virtud de la cual los gatos, los caballos, etc., etc., y los hombres se asocian por semejanza, y comprendemos calidad particular la de cada individuo, la que no es óbice, para que se asocien por esa diferencia que nos sirve para reconocer a cada individuo distinguiéndolo de otro semejante.

Entonces es evidente que la llamada percepción sincrética (primera faz de la evocación intelectual) está necesariamente constituida por la imagen mental, que es un compuesto de todos los elementos, el universal y el particular.

PÁRRAFO 2º
PERCEPCIÓN ANALÍTICA

Las dos calidades de los dos elementos del párrafo anterior no nos es dado separarlas efectivamente; porque no podemos separar el color del caballo, del gato o la rosa; y tampoco sin forma, en lo que se basa efectivamente la concepción y percepción sincrética.

Pero en la percepción Analítica subjetivamente los separamos, porque podemos analizar el caballo, sin que para nada intervenga en pro ni en contra el color e igualmente analizamos el color del caballo, sin que éste nos dé ni nos quite nada tampoco; pero esta separación es inteligente, mas no efectiva, porque aunque analizamos el caballo y su color por separado, mientras es el caballo son un mismo objeto.

Es cierto también que esta nueva percepción emanada de la sincrética carece de imagen mental porque no podemos concebir los colores sino adheridos a las formas, ni encontramos formas sin color.

Pero de los colores primarios, derivados, idénticos o diversos, no tendríamos otras sensaciones que las de semejanza o diferencia, si no tuviéramos el lenguaje con el cual podemos representar cada uno de los elementos, colores y semicolores, pero cualitativos de la percepción sincrética.

Así nos entendemos y decimos el caballo como objeto universal, y añadimos blanco o negro, para señalar la calidad posterior.

Entonces la palabra universal es caballo; y el color, el adjetivo particular de cada individualidad, con que reconocemos las diferencias individuales y ayudan la altura, la anchura, el peso, etc., etc. En el hombre la calidad particular fija es los apellidos y apodos, además de sus señas Antropométricas.

Hay más: el elemento universal de un grupo de percepciones sincréticas es muchas veces particular de otro grupo de imágenes, como vemos entre un caballo y un loro. Porque ambos tienen como nombre universal Animal y sin embargo la diferencia es muy compleja aunque la forma constituye el elemento particular de ambas percepciones, con sus diferenciales bípedo y cuadrúpedo.

Como se ve por los puntos precedentes, las percepciones sincréticas, están compuestas de elementos separables mentalmente, en lo que se funda la percepción analítica.

Resultando al fin de todo que los elementos universales y los particulares sólo son relativos porque las palabras representativas (sustantivos y adjetivos) que sirven para expresar una imagen, establecen únicamente su carácter común y su carácter diferencial con la imagen más próxima o calidad común.

De modo que la percepción analítica es derivada de la sincrética, y comprendemos analítica a la percepción mental que ve.

1º Calidades: color y forma.

2º Apariencias: diversas de lo idéntico, y

3º Relatividad: forzosa del análisis de las cosas.

PÁRRAFO 3º
PERCEPCIÓN SINTÉTICA

Sentemos ante todo que:

1º La síntesis es el progreso del conocimiento.

2º Apariencias: diversas de lo idéntico, y

3º Por la síntesis se reúnen en una, muchas percepciones que forman varias percepciones.

Cuando asociamos las palabras del lenguaje a las percepciones analíticas, diciendo: caballo blanco, gato negro, animal cuadrúpedo o bípedo, etc., no hemos hecho más que reconstruir la percepción sincrética, aclarándola por la adición de sus calidades indicadas por el análisis que es la percepción sintética.

Entonces la síntesis realiza también un trabajo mental, contrario al del análisis, bien sea consciente e inconsciente.

El análisis descompone la percepción sincrética en sus elementos universales y particulares; y la síntesis reconstituye mentalmente con dichos elementos la imagen estimulante.

Pero la imagen sintética, es un grado del conocimiento del estímulo o percepción sincrética que es sólo una noción, en tanto que la percepción sintética es la idea concreta.

De modo que la percepción sintética, es la forma más elevada de la concepción: podría borrarse la imagen mental originaria de la percepción sincrética; pero si subsisten las percepciones analíticas componentes, con facilidad podemos mentalmente reconstruir la percepción del estímulo con más perfección sintéticamente.

No se necesita mayor explicación, porque, por un natural deseo de simplificar, analizamos para obtener un mínimo de leyes, reglas y nombres; por medio de la síntesis, nos esforzamos aun inconscientemente por llegar y llegamos a decir, La especie humana para recordar a todos los seres racionales. La especie caballar para abarcar de una ojeada, de un solo presentimiento todos los caballos, y, finalmente, reasumimos todo un gran libro a un titulo adecuado, como toda una doctrina a una máxima o Versículo. Es la síntesis.