CAPÍTULO IV
Las sensaciones

PÁRRAFO 1º
FUNCIONES DE LOS CENTROS NERVIOSOS MÉDULA ESPINAL

Para que las sensaciones tengan lugar, se precisa que todos los órganos correspondientes estén vivos y enteros.

El experimento siempre repetido de una rana a la que se corta la médula espinal por la mitad en vivo y colocada sobre un plano cualquiera, se ha demostrado siempre pinchándole en las patas al batracio:

1º Que después de seccionar la médula, la rana ha perdido la facultad de mover sus miembros inferiores.

2º Que después de la sección de la médula la rana ha perdido la facultad de sentir las excitaciones producidas en sus miembros posteriores donde pinchamos.

3º Que después de la sección de la médula, los miembros posteriores conservan la propiedad de contraerse involuntariamente al ser excitados por cualquier causa.

En el hombre ocurre lo mismo; si por lesiones de cualquier índole la médula espinal no funciona en una sección, deja incomunicados los miembros inferiores con el encéfalo y queda insensibles y paralizados, y sin embargo conservan la propiedad de contraerse, sin que intervenga su voluntad.

Entonces puede considerarse la médula como el gran nervio mixto, Motor y sensitivo, al propio tiempo que Conductor de la voluntad desde el centro al exterior, llevando a la vez las excitaciones periféricas a los grandes centros nerviosos contenidos en la caja craneana.

Este experimento nos demuestra a la vez que la médula espinal desempeña el papel de un centro nervioso autónomo desde que reacciona sola, provocando movimientos en los miembros posteriores estimulados.

Los fisiólogos han dado el nombre de movimientos reflejos, a esos en que la voluntad no interviene y que hacemos sin conocimiento y sin que intervenga nuestra voluntad y se explican así:

"La excitación producida, va por los nervios sensitivos a las celdas grises de la médula: estos últimos focos de inervación (1) trasmiten, reflejan sobre los nervios motores las sacudidas recibidas, mediante un vaivén, comparable a una reflexión de un rayo de luz descargado sobre una superficie pulimentada" vea la fig. 5

(1) Inervación (energía) desarrollada en los nervios, por su irritabilidad: (trabajo) nervioso determinado por su excitación.

PÁRRAFO 2º
CEREBRO

Entre los muchos y grandes estudios hechos en el cerebro, los más concordantes entre sí son los de Hintzig, Munk, Ferrier, Fritisch, Pasedva y Exner, que parecen demostrar que existen centros Psicomotores y Psicosensorios, más o menos determinados y extensos, en la substancia gris o cortical del cerebro.

Lo han deducido en sus largas experiencias de operaciones y visto que las partes del cerebro anteriores a la figura de Silvio, corresponden principalmente a los centros motores, y los posteriores a los sensorios; de manera que la destrucción o extirpación de ciertas partes del cerebro, situadas delante de la figura de Silvio, produce perturbaciones de movimientos determinados, mientras que la extirpación de la parte de atrás de la indicada figura hace desaparecer ciertas funciones sensorias.

Se notan dos centros bien caracterizados en la esfera sensoria, y la extirpación del lóbulo occipital, cerca de su punta postero-superior, produce la llamada ceguera Psíquica o pérdida de la memoria de la vista; en tanto que la extirpación del lóbulo temporal, cerca de su parte inferior, da por resultado la sordera Psíquica o pérdida de la memoria del oído.

Si esas partes lesionadas se regeneran, vuelve a nacer en el individuo la facultad de oír y de ver, pero sin recuerdo de anteriores experiencias del oído y de la vista.

Los animales domésticos han sido los servidores de la ciencia y tanto en el perro como en el caballo, cuando se les ha cegado Psíquicamente seccionándoles la médula o los lóbulos correspondientes a este órgano y al del oído, no han conocido a su dueño por la voz ni por la vista; pero lo han reconocido por el olfato.

Además, cuando se han destruido en animales recién nacidos los nervios correspondientes a un órgano, este no ha tenido su desarrollo, como por ejemplo en la castración; pero a pesar de todo, no se ha perdido el instinto, lo que nos indica que si fuese posible reconstruirle los nervios o vísceras extirpadas, recobrarían sus cualidades naturales.

De todos modos, la patología, de acuerdo con la fisiología y la anatomía, corrobora la estrecha relación que existe entre el cerebro y las funciones más conexas a nuestros estados de conciencia o fenómenos psíquicos.

En la historia médica hay millones de ejemplos que demuestran que la parálisis en general es efecto de trastornos o perversión en los sentimientos morales, a causa de la degeneración por cualquier causa del cerebro y médula espinal.

Briere de Beismont y Mandaley, en los tratados sobre estas materias, estudian las mayores causas, afirmándose que los vicios y aberraciones génito-uterinas de las juventudes, y el uso del opio y el alcohol traen la generalidad de esas fatales consecuencias sobre el cerebro, que se desgasta rápidamente y ocasiona desgracias y vergüenzas para la sociedad, siendo lo menor la pérdida del individuo causante; cuyo espíritu deja a la materia consumirse para terminar cuanto antes esa existencia desgraciada que le crea solo, sufrimientos y deudas que tendrá que pagar a la Creación.

Como ya hemos dicho atrás, que estas situaciones críticas del espíritu "Ocasiona las perturbaciones mentales" primero y viene luego la parálisis y las epilepsias, y en algunos casos el erotismo vergonzoso, y siempre sin excepción la Neurastenia para cuyas curaciones la medicina es impotente porque la causa del mal es superior a la naturaleza; radica en el espíritu y por esa existencia, dificilísimo es el remedio, porque cuando podrá vencer el espíritu, es cuando la materia es completamente inservible a todo.

Nuestra escuela, que no puede ignorar nada que sea de algún valor a la humanidad, ha prevenido esas fatalísimas consecuencias que presenciamos y las que la historia nos trasmite en páginas de rojo y negro y las evitará absolutamente en el régimen comunal, porque en nuestro libro "Profilaxis de la vida", se educa al hombre, aun antes de su nacimiento y aun antes de su concepción, y se le entrega un "Código de Moral, de Amor Universal", en concordancia precisamente con todas las ciencias y leyes naturales, con las inflexibles y divinas de la creación, y de su valor os formaréis una idea por estos cursos de filosofía austera, que os sirven de preparación para aquella sabiduría.

En fin, amados discípulos: corresponde el honor a la fisiología, que ha comprobado que la actividad del espíritu se presenta siempre acompañada de fenómenos similares a los determinados por el ejercicio de las energías funcionales y musculares del organismo, lo que en conocimiento ahora de que la Psicología es sólo del espíritu, os prueba eficientemente que el espíritu se forma esa maravilla que llamamos cuerpo, con todo su infinito de moléculas cada una heterogénea, pero que por la más alta ley Físico-Química, las combina para la demostración de los fenómenos de la vida demostrada.

En el punto trascendental que tratamos dichos fenómenos son de los ya hechos ley por la ciencia y son entre muchos otros los que siguen:

1º Afluencia de la sangre al cerebro, demostrada por muchos Físico-Histólogos, entre ellos Mosso, Sequard y Cajal.

2º La elevación de temperatura en los centros nerviosos bien experimentados, y

3º Un gran aumento de sales, experimentadas en la oxidación de los tejidos, lo que demostró con feliz éxito Biasson.

Hay un punto de proporción entre las funciones del cerebro y su peso y tamaño, pero éste no puede ser ley y a lo más es un punto de estudio honrado, como lo es el transformismo de Darwin.

En este punto también se encuentran los estudios de las razas humanas y no son unas superiores y otras inferiores. Es su ambiente, su clima y la educación; pero el espiritismo prueba que un esquimal, por ejemplo, que hoy lo contemplamos en una singular estupidez, su espíritu es luminoso y tomó aquella posición, por una misión que debe cumplir; pero vamos a transcribir el estudio de los hombres sobre este particular, a título de conocimiento.

En Europa el peso medio del cerebro es de 1.350 gramos en los varones, y 1.175 en las mujeres; contra 1.000 gramos en los varones, en los australianos y 900 en los bosquimanos.

No han descuidado tampoco los anatomistas del alma, adoptando como base para el caso, la longitud y el ancho del cráneo, de lo que surgió la clasificación de cráneos que llamaron Braquicéfalos (cráneo corto) y Dolicocéfalos (cráneo oval) conocidos así. Si las medidas son de 8 x 7 son Braquicéfalos, y si de 9 x 7 Dolicocéfalos.

También ha dividido los cráneos en Ortognatos, según que la protuberancia mandibular forme con la frontal un ángulo facialmente menor de 80º (1.)

Sobre las funciones del cerebelo la ciencia ha penetrado muy poco; lo único que ha comprobado es que sin él, un animal hace toda clase de movimientos irregulares, a destiempo y sin objeto, pero anatómicamente se ve que del cerebelo, nace el nervio vestibular, pero ya hemos dicho que el espíritu deposita en el cerebelo su Microhombre hasta el momento propicio de operar su concepción, lo que no puede ver la anatomía, ni la fisiología, pero sí lo deduce la Psiquiatría, más lo confirma el espíritu.

La médula oblongada representa el centro de locomoción en los peces y los anfibios.

En los demás vertebrados, contiene este órgano, el centro impulsivo para los nervios vasomotores y el punto de partida químico para la formación del azúcar del hígado; y por lesión de ciertas partes, da lugar al desarrollo de la Diabetes (o enfermedad del azúcar.)

El asiento del centro respiratorio de la médula oblongada, que se suponía en el nudo vital de Flourens, por cuya lesión muere el animal repentinamente, ha quedado en cuestión, después de estudios muy recientes que han demostrado la existencia de centros de inspiración y de expiración en la médula espinal. Pero aunque se compruebe que se pueden obtener movimientos, cortada la médula por la base del cerebelo, la muerte es inevitable e instantánea. Todos los demás estudios son para el conocimiento de nuestra composición anatómica lo que es muy justo saberlo.

(1) Proporciones anatómicas: Los cráneos braquicéfalos que mayor expresan la razón 8/7 y que concuerdan con las proporciones armónicas del cuerpo humano, son las que tienen las siguientes dimensiones. Hombre: long. 189 mm., lat. 162 mm., perím. 53 cm. Mu. jer: long. 176 mm. , lat. 155 mm. , perím. 51 cm. Tales medidas representan con relación a la unidad anatómica de cada sexo, las siguientes cantidades: long. 0,84; lat. 0,74; perím. 2,36.

Ahora es sabido que la "unidad" anatómica es igual a la altura media del rostro, siendo de 225 mm. en el hombre y 210 mm. en la mujer. Tomando por unidad dichas alturas, las proporciones encontradas por los artistas son aproximadamente las siguientes:

Hombre.- Estatura, 7,7; mano, 0,8; pie, 1,2; perímetros del tronco, 1,8 4,5; perímetros de la pierna, 1,1 1,8 1,7 2,4; perímetros del brazo, 0,9 1,4 1,6 1,8,

Mujer. - Estatura 7,7; mano, 0,8; pie, 1,1; perímetros del tronco, 1,8 1,6 4,8 6,2; perímetros de la pierna, 1 2,2 1,9 3; perímetros del brazo, 0,8 1,2 16,2.

Los perímetros indicados se refieren a las secciones conocidas de cada parte del cuerpo; así, en el tronco son el cuello, el pecho, la cintura, caderas, etc., etc.