FILOSOFÍA AUSTERA RACIONAL
SEGUNDA PARTE PSICOLOGÍA Y FISIOLOGÍA

CAPITULO I
El organismo humano

LA PSICOLOGÍA - FENÓMENOS PSÍQUICOS

Al conjunto de conocimientos relativos a la determinación de la naturaleza y leyes humanas, incluso el alma, por medio del estudio de las conexiones entre los estados conscientes y los fenómenos que los originan o modifican, o que le son dependientes, se les ha dado el nombre de Psicología.

Pero según los eclécticos, la Psicología es "el estudio del alma revelada por los estados conscientes" y según los escolásticos "la conciencia es la característica de los fenómenos Psicológicos". Nosotros sentamos que, la conciencia y el alma, no son la causa Psicológica, sino los sensores y reflectores del Psicólogo Espíritu, único (repetimos) Ser consciente; y añadimos aquí para siempre, que todo estudio en el que se prescinda del espíritu, hasta en lo más material, será un estudio vació y denunciará falta de razón, no pudiendo haber solución razonable ni admisible.

Ténganlo, pues, presente nuestros discípulos y no podrán ser vencidos jamás, por los más falaces materialistas, a la vez que el estudio os será mucho más fácil y atrayente, porque en todo os haréis luz; la que seais capaces de soportar.

Comte mismo, opuso serias objeciones al sistema Psicológico de los escolásticos, para lo que adujo: "La observación interna es deficiente; pues se reduce al caudal de experiencia de cada individuo en primer lugar".

"En segundo lugar, la conciencia no es instrumento de investigación general, porque sólo es susceptible de utilizarse por los hombres adultos y sanos".

"Y en tercer lugar, el estudio exclusivo del estado consciente del hombre, excluye el examen de las manifestaciones Psicológicas de los animales, llamados irracionales".

Locke había señalado los estados de conciencia "como cosa digna de la observación científica y aun de someterlos al método inductivo", lo que es muy razonable.

Hume ha desconocido toda realidad, "fuera de los fenómenos internos y de las leyes que los rigen", con lo que no estamos conformes, porque vemos muchas realidades externas, operadas efectivamente primero internas,pero inconscientes al operador; por lo que, sostenemos nuestro principio de estudiar las causas, por los efectos; es decir, (dicho vulgarmente), entrar de afuera adentro: que cuando somos en verdad conscientes, entonces vemos las dos cosas a la vez, somos sabios. Pero mientras usamos ciencia para encontrar la conciencia, comprendamos primero el efecto, y encontraremos como premio a nuestro trabajo, la causa.

La escuela escocesa de Reid y Stewart, abrió los cimientos más razonables de la ciencia Psicológica sosteniendo que: "El alma humana debe ser estudiada, no solamente como una sucesión de estados conexos entre sí, sino también conexos con el mundo exterior, o fenómenos externos, capaces de modificar u originar dichos estados o derivados de esos estados".

Ese principio es el que sirvió a Spencer al considerar la Psicología, como "La ciencia de las funciones externas del individuo", o como dijeron los idealistas, "Ciencia de las conexiones entre la del Yo y la del No-Yo".

Ahora bien: esas conexiones de conexiones, por las cuales podemos determinar la naturaleza de las leyes del alma humana, aun no han llegado a su desarrollo, por cuanto no hemos dicho de que es constituída nuestra alma, lo que haremos en su capítulo correspondiente; por lo cual aquí vamos a considerar exponiendo, las dos clases o sea conexiones de conexiones, que la ciencia ha señalado.

1ª clase; Conexiones Endosmáticas: (endósmosis significa, corriente de fuera adentro, que se establece, cuando dos líquidos de diferente densidad, están separados por una membrana).

Las conexiones endosmáticas, pues, son aquellas en que la conexión externa, (cosa, fenómeno o flúido), origina o modifica a las conexiones internas (sensación, percepción o impresión).

2ª clase; Conexiones Exosmáticas (corriente de adentro afuera en las mismas orientaciones). En las que las conexiones internas, señalan, determinan o modifican, conexiones internas (actos humanos).

Estas son buenas bases para el estudio de la Psicología, utilizadas como medio.

Debemos hacer notar, que la Psicología y la Biología, es como la alborada del día, en que no es posible ver la línea divisoria del crepúsculo de la noche que termina y el alba de día que empieza, porque una tinta baña a la otra. Así son la Biología y la Psicología; y así lo han entendido las escuelas modernas contemporáneas.

Sin embargo, por el orden científico, comprendemos la Biología en el estudio de la vida orgánica, que para mejor auxiliarse, los hombres de esa ciencia la dividen en cuatro partes; dando dos a la estructura y dos a las funciones.

Así la Embriología y la Morfología estudian el organismo y la Psicología con la Fisiología, están como ciencias funcionales.

Bajo este prisma, han nacido varias escuelas Psicofísicas, fundándose en la estrechísima correlación que existe entre los fenómenos Psíquicos y los Fisiológicos, cuyas escuelas especialmente las alemanas buscaron la explicación de las manifestaciones conscientes, por un detenido estudio de conciencia de los hechos fisiológicos, lo que ha dado fundamento a la "fisiología psicológica", mental o del espíritu.

Además se ha aceptado la ley de Psiquiatría (patología mental) que presta grandes servicios, en el conocimiento de los fenómenos y leyes de la Psicología humana.

Asentemos aun la palabra más reciente del profesor Sergi, que ha expuesto bastante claro los respectivos oficios de la Fisiología y de la Psicología, sobre las funciones Biológicas y dice: "En todo organismo vivo, reside una doble actividad que tiende a la conservación del individuo y de la especie y a la protección del mismo individuo y de su especie, contra el medio físico y el orgánico, que le sirve de ambiente". Lo que está bien explicado por Schopenhauer en su libro "El amor, las mujeres y la muerte".

Los fenómenos internos del hombre son infinitos como infinitos son sus instintos: lo que nos da la idea del inacabable estudio de la vida y de lo infinito de las matemáticas, que en su C. G. S. representa el universo completo, cuyo fin, no vemos. Aquí vamos a exponer seis órdenes de fenómenos, de cuyas bases hemos de partir para todos los demás.

Primer orden

Los primeros fenómenos que observamos en todo ser, son: la nutrición, respiración, circulación y segregación, necesarios a la conservación del individuo, porque renuevan en cada instante la materia integral de su organismo, funciones que empiezan inexorablemente, en el mismo acto de la concepción y que no cesan un instante hasta la desencarnación, llamada muerte.

Segundo orden

Los fenómenos de la reproducción destinados a la conservación de la especie, por medio de las relaciones sexuales entre el ser macho y el ser hembra. Aquí hay un punto de la más alta sabiduría, ignorado por los hombres, porque fue encerrado en el símbolo del arca de Noé porque así convenía a la sabiduría del creador. Pero en el libro, "Conócete a ti mismo" que esta escuela publicará a su tiempo, está explicado y se romperá el misterio de muchas cosas, por lo que aquí digo sencillamente que cada hombre, es la verdadera Arca de Noé.

Tercer orden

Los fenómenos de la protección interior, que velan por la integridad y el ejercicio de los órganos de la nutrición y de la reproducción señalándose por sensaciones y movimientos naturales que llevan a término, o detienen los fenómenos de conservación, según la mayor o menor educación en un sentido moral, pero que son rigurosamente innatas e ineludibles.

Cuarto orden

Los fenómenos de protección exterior, por los cuales el individuo se defiende (aun contra propósitos contrarios) de los peligros del ambiente físico y orgánico que lo rodea, lo que es misión de los sentidos, por los centros sensorios y motores.

Quinto orden

Los fenómenos de la protección a la prole, que son dirigidos por los sentimientos innatos, los que, resguardan por su ley el primer desarrollo de la especie, cuya protección se prolonga por la educación del sentimiento hasta más allá de la muerte.

Sexto orden

Por fin, los fenómenos de Protección social que son estimulados por los sentimientos conservadores de la armonía necesaria, para la existencia de la sociedad y el desarrollo y las agrupaciones de la especie en familias, en las que se da nacimiento a la vida comunal.

De estos seis órdenes expuestos se deduce que los fenómenos Psíquicos son los correlativos a las necesidades o condiciones de la evolución orgánica y super-orgánica de los individuos y a proteger esa doble evolución.