CAPÍTULO II
Escuelas Antiguas y Modernas

PÁRRAFO 6°
PLATÓN Y ARISTÓTELES

Platón (1): No podía pensar este discípulo de Sócrates lo rebatido que sería por el positivismo Materialista 24 siglos más tarde. Sin embargo no encierra la escuela Platónica desconocimiento y menos anulaciones de los derechos primeros de la materia; sino que los consagra en ley, en su primer base de principios de su escuela.

El primer principio de Platón dice: "Las ideas son todas una realidad; y el mundo sensible es un tránsito de lo Mutable a lo inmutable." ¿Dónde está aquí la fantasía, que a los insensatos de todos tiempos convertidos en críticos ramplones (porque no pueden ser filósofos), les ha venido en gana señalar como irrealizable? Yo, pues, en conocimiento de la metafísica Universal, realizando los hechos físicos, digo: que nada que el pensamiento puede idear es irrealizable; porque lo que no puede llegar a la realidad, no puede idearlo el espíritu, único que puede imprimir pensamientos al ser hombre.

Sí: el mundo sensible, es un tránsito de lo mutable materia a lo inmutable espíritu. Pero a Platón no le fue dado explicar el secreto de ese tránsito, porque no era para entonces, sino para ahora (2).

Sí: ese tránsito se verifica por la extracción que hace el espíritu sobre los cuerpos que se crea para ser hombre, de las esencias de la materia que agrega cada vez a su alma, en las que espiritualiza la materia; por lo que, no hay nada irrealizable de lo que es capaz de concebir (idear) el hombre. Lo que hace falta para que las ideas se conviertan en realidades, que llegue su hora: es decir, que llegue el hombre al progreso necesario.

¿Acaso no resuena aún la risa del incrédulo, sobre el idealismo de Julio Verne? Pero, ¿qué dirán a la vista de los Dirigibles, los Aeroplanos rasgando la atmósfera y los Automóviles, adelantándose al viento en su veloz carrera?

Todo; todo lo que puede idear el pensamiento, es realizable; y cuanto más idean los hombres, más nos obligamos a progresar; Idear, pues, cada día más, que ya llegará el momento de la realidad. Pero idear y tener mucho Optimismo en vuestra idea, como lo tuvo Platón, por herencia de su maestro y suya propia.

De ese optimismo, pudo Platón concordar otro segundo principio que hoy axiomatizamos. "La unidad consiste en la ley del espíritu". Y como el espíritu es el Creador único de las formas, resulta probado que las ideas son del espíritu; y por esto, también la "Multiplicidad" resulta exclusivamente de la combinación de las ideas; y la causa de todo el bien que podemos disfrutar en los efectos que palpamos materializados, hijos son de las ideas. No hay duda que estas ideas le dieran a Platón las Nociones de Psicología del alma humana. Pero que a falta de medios de comprensión, supuso que la concupiscencia del alma, radicaba en las partes genitales del ser humano (que no es un error) sino falta de comprensión; pero la idea desarrollaría el estudio fisiológico y la anatomía, buscando la causa.

También ideó Platón, que "la Irascibilidad se concentraba en el corazón y la razón en el cerebro". ¿Es esto error? Sí y no. Sí, porque todos los defectos y virtudes, sólo radican en el alma y el espíritu; y en realidad y verdad suprema, sólo en el espíritu, en su mayor o menor grado de perfección. No, porque en verdad se reflejan en esos órganos, pero que sólo son como el espejo, que retrata fiel la imagen de la persona. Todo lo que lo explicaría hoy el espiritismo, por aquella unidad consistente sólo en la ley del espíritu; pero que en la individualidad el hombre y el espíritu no puede dar más que lo que él sólo posee; pero en la solidaridad de los espíritus (que es el espiritismo), se suma la sabiduría de todos; con lo que, un solo hombre puede saber (si está en ese progreso) todo lo que saben todos los espíritus y así convertir todas las ideas en realidades tangibles y Anatómicas.

Ahí os queda el medio de materializar el espíritu, las ideas y de espiritualizar lo rústico: la materia. Es decir, que en ese principio, son correlativas la lógica de la razón, con la Metafísica de las cosas y aun de las más abstractas.

El Burdo materialismo (que se arrastra sólo en los Lodazales de Euríspides y sus corifeos supremáticos, soberbios y concupiscénicos sacerdotes de dioses materiales), el materialismo digo, abofeteado por la sabiduría del espíritu, era el único que debía Motejar a Platón, como denigran hoy al indubitable maestro de todos, Moisés, por el solo hecho de hablar del Creador y del espíritu. Pero, ¿y las Razones?, ¿la Lógica?, esa no existe para los materialistas; no saben Metafísica; no la quieren saber para verse en su realidad.

Platón sostuvo: "Las leyes políticas como las morales son derivadas de la idea del bien"; pero como hoy sentamos en verdad: Las leyes humanas, son reflejo de las leyes divinas.

Platón concebía su república dentro del panteísmo, comprendiendo un sistema moral, debiendo formar su armonía la virtud de las ideas, en razón de nuestra razón; cuyos sentimientos, debían llevarnos al supremo bien, o sea a Dios, entendiendo por Dios al Creador.

Sin embargo, he de señalar el flaco de Platón, que en verdad no es una culpa, porque no era el tiempo de la suprema verdad.

Platón veía identidad entre la política y la religión, pero en la moral que debían tener ambas; no pudo ver el significado de religión que es el sentimentalismo, que no es sentimiento; pero sí comprendió, que, "El Estado tiene por objeto la formación de hombres virtuosos", "Que las leyes del Estado, son iguales a la moral del pueblo", "Que el Estado debe estar subordinado al pueblo", y por fin, "Que la Psicología del Estado, es semejante a la de los individuos que componen el Estado". Principios todos, de los que excluye la religión, porque todos ellos tienen que apoyarse en la ciencia, la que no pueden tener las religiones, porque dejarían de ser religiones.

Platón, es, por todo lo expuesto, el crepúsculo del día de las ciencias razonadas y pone en discusión la ley de la materia, con la ley del espíritu. ¿Qué más podía ser ni hacer? Lo cierto es que, los discípulos de Platón no cayeron en el escepticismo lamentable de los de Euclides y Antístenes y esto corrobora mi afirmación codificada de que "Cada hombre alcanza sólo aquello que el progreso de su espíritu comprende".

Aristóteles, recoge y recopila en leyes científicas de los idealismos razonados de Platón.

Encuentro que, Hegel, en 1800, llama a Aristóteles "El institutor del género humano"; bueno es admirar los hechos de los hombres, pero sin caer en los extremos. No es más el segador que el sembrador y si Shet no sembrase y Abraham, Jacob y Moisés, Antulio y Sócrates no sembraran, no segaría una rica cosecha Aristóteles; como si los profetas y Juan y Jesús no sembraran la libertad del pensamiento abonándola con sus sacrificios, no habrían encontrado Jalones los hombres de hoy, para la emancipación del yugo de los plutócratas, civiles y religiosos.

Por lo tanto, le digo a Hegel que, Aristóteles, es un obrero de la humanidad, un buen segador, pero no el institutor, cuyo título nada le honra a Aristóteles, ya que no fue, porque no puede ser Dios, Creador, fundador e institutor de las humanidades; pongamos cada cosa en su justa medida, en el lugar que le corresponde y acabaremos con los excesos, porque no llegaremos a los extremos.

Platón sembró directamente para Aristóteles, como Hertz sembró para Guillermo Marconi; pero; ¿acaso no están esos principios en el sistema de Demócrito? Y éste, ¿no los recibió de Sócrates y Antulio y los comprobó en los escritos de Shet en la India?

Aquí se me va a preguntar: ¿De quién los recibió Shet? No debo contestar categóricamente; no es de los cursos populares esa filosofía Metafísica; pero os remito a las obras señaladas en la página 55 y leeréis; y cuando seáis capaces de entrañar allí, lo comprenderéis; pero sabed sí, que hasta esas obras tienen su raíz en el Sánscrito, o Leyes de Shet, "En el cual los hombres empezaron a llamarse de Jehová", Moisés, Génesis. Capítulo IV, vers. 26.

Levantado ya este cargo que molestaba a Aristóteles, hay que justificarlo en el de Delicado Maestro que supo segar y separar las diferentes clases de granos, para que los hombres supieran y pudieran luego cultivar cada ciencia por separado, pero que tendrían que servirse todas a todas', porque entre todas forman el árbol de que cada una procede, la sabiduría; y después de esto, cada hombre hará suyo el "Sólo sé, que nada sé" de Sócrates; pero llegaréis a mi aserto, nada sé, pero sé estudiar y sé; y en él, seréis sabios.

Aristóteles (3) ha dividido la sabiduría en ramas científicas y diríamos con justicia ser el primer Pedagogo Didáctico; pero esto, no dice más que el título justo que le di, Delicado Maestro, que lo confirman sus obras principales, trazadas en la filosofía que bautizó Ciencia Universal. Son sus obras "La Lógica", "La Física", "La Metafísica", "La Política", "La Retórica", "La Meteorología" y "La Zoología" de las que dedujo la consecuencia de "Las Categorías son formas del Ser y del discurso"; con lo que declara que, cada cosa sólo será comprendida por el concepto del individuo que la considera; es decir, que, si una cosa encierra 100 grados de progreso que yo le comprendo, y tú, discípulo, no alcanzas más que 50 grados, no concebirás la cosa en su máximo valor, sino en el concepto que puedes tener en tus grados de progreso. Sirvaos para todas las cosas esta regla general, que no tiene excepción.

Como Demócrito, sostuvo Aristóteles que, "El hombre adquiere los conocimientos, por la experiencia".

Acepto los axiomas, pero con ellos la deducción; de lo que, por Justicia, surgiría la lógica del silogismo.

Esto le daría pie a Bacon muchos siglos más tarde, para combatir a los escolásticos: Pero sentó Bacon una máxima falsa, materialista. "Nada hay en el intelecto, que antes no esté en el sentido". Aún ignoraba Bacon que el intelecto es antes que el sentido porque el intelecto es el espíritu. El sentido es de la materia, por el alma, eslabón de unión entre el cuerpo y el espíritu; cosa que explicaría hoy el espiritismo.

Como Aristóteles está fundado en Platón, excusamos repetir las mismas cosas dichas de aquél y compendiaremos la obra de Aristóteles en esta síntesis: la materia es dueña de una potencia y vitalidad propia le da la fuerza de su género y de sus aptitudes (yo digo instintos) que es la causa material. La vida universal, está constituida por la actividad, movimiento progresivo, o cambio de materia, que nos da las causas formales, las que se producen a causa del estímulo de otros eficientes, obedeciendo a su determinada tendencia final.

Esto, como se ve, sólo encierra la vida de las formas que lo aclaraba delante de una estatua de mármol y decía: "Esta es la causa material, señalando a la naturaleza; esa estatua la causa formal; el escultor la causa eficiente, que pudo formarla por una idea, que realizada, le da gloria (triunfo) que es la causa final".

En lo moral, Aristóteles no concibe más que una sola moral: por lo que dice, que es "El ejercicio de la actividad humana, subordinada a la razón".

Así procuró conciliar las virtudes prácticas con la verdadera moral, considerando la justicia como virtud social, que debe asegurar el respeto mutuo de todos los derechos de los individuos, los que forman el Estado por la libertad individual sujeta a la comunidad de iguales necesidades.

En el estudio del Estado, consideró las formas de gobierno clasificándolas en Monarquías, Aristocracias y Democracias, aceptando como ejemplo la última.

En política, reconoció la necesidad de la educación pública, como único medio de conservar los Estados; y comprendió, que las revoluciones son medios violentos, pero necesarios para establecer el equilibrio entre la política y la sociedad.

¿Qué más podía hacer? Si Bacon hubiera dicho, que Aristóteles fue el organizador de la ciencia social y por lo tanto de los Estados de la humanidad, habría estado en su puesto de filósofo; porque el filósofo, no debe (si es tal) sufrir una alteración de fanatismo; pero para eso es necesario no ser religioso, ni ateo, ni tener acepción de personas, al menos en el estudio; lo que deseo tengan presente los estudiantes de estos cursos.


(1) Platón vivió en los años 480 a 347 antes de Jesús. Sus doctrinas en forma dialogada retratan a su maestro.

(2) Lea "El primer rayo de Luz", "El espiritismo en su asiento", "Buscando a Dios", "Profilaxis de la vida", "Conócete a ti mismo" de esta escuela, necesarias a esa comprensión.

(3) Aristóteles, de Estagira, vivió del año 384 al 322 antes de Jesús.