CAPÍTULO CUARTO
FENÓMENO DEL DESDOBLAMIENTO

Hemos sido abundantes en el capítulo primero en casos notables de desdoblamiento, porque es casi imposible la videncia sin el desdoblamiento; por lo que aquí sólo tendríamos que anotar la mecánica del desdoblamiento, lo que también está ya extensamente definida en muchos puntos de este libro.

En todas formas como se estudie el desdoblamiento, es un acto de la potencia del espíritu, que puede obedecer a muchos motivos, pero en especial a dos: al deber y misión, en cuyo caso ha de ser un espíritu misionero, un encargado y miembro del gobierno del espiritismo, y al amor, al progreso y a los suyos, en afinidad.

Esto se explicará mejor, retratando desdoblamientos anotados en nuestro archivo.

Refiriéndonos al primer caso de un espíritu misionero, diremos uno que es muy elocuente. Ha sido durante el sueño.

El actor está cumpliendo una alta misión como hombre y es forzoso que corresponda la potencia y facultades del espíritu.

El desdoblamiento es así:

Ocurre un hecho psicológico en un pueblo situado en la Mesopotamia. Este hecho es ocasionado por epidemia y hambre, debido a una grande sequía.

Nadie negará, ni siquiera dudará que cada pueblo en la tierra y cada sociedad se hace y se crea un protector: se lo han hecho hasta los anarquistas, que llaman a Ferrer y otros.

Pues bien: ese pueblo llamaba esa vez (y es reciente) al protector, que creen que fue uno de los grandes patriarcas, el que tiene precisamente en sí mismo, con eso pueblo, los dos casos de amor y deber.

Cuando llama cada hombre individualmente, acuden su guía, su protector, o sus afines; pero cuando por una necesidad se reune todo el pueblo en un solo querer psíquico, entonces, por ley del espiritismo, aquel que se evoca (si no lo fuera en ley y derecho que casi siempre lo es) el evocado, adquiere de hecho la representación del pueblo o pueblos, que lo autorizan ante los consejos superiores del Padre, con su pedido general.

El espíritu llamado en esa forma, aunque se encuentre encarnado, por ley, está obligado a acudir y llevar el mensaje y ayudar a quitar o aminorar la aflicción. Son disposiciones del gobierno del espiritismo.

No importa que se encuentren presentes y en ayuda todos los guías y protectores individuales y que los haya mayores entre ellos, que el evocado; éste, por la voluntad mayoritaria que evoca para el caso, es el mayor y primero, porque así es ley.

Pues bien; en el caso que relatamos, ese espíritu evocado, está encarnado y como hombre vive en esos momentos en Buenos Aires, y su cuerpo descansa de las faenas diarias cuando aquel pueblo, unido en un solo querer, lo llama para su ayuda.

El espíritu evocado se desdobla, oye el pedido, que recoge y lleva al consejo superior del plano, que tiene su sede en Sión ( Sirio), y oye lo que la justicia ha decretado y vuelve al pueblo (al que no ha abandonado) e inspira a quienes deben remediar la aflicción, hombres y espíritus.

El Espíritu desdoblado, al acudir al llamado, encontró en su camino y sentados sobre un ribazo de hierba medio seca, dos grandes espíritus, que tienen también afinidades profundas en aquel pueblo, y estaban casi a sus puertas. Pero cosa bien rara y significativa; hacían que conversaban muy tranquilos, lo que lo figuraban, teniendo un mate en la mano. Son esos dos espíritus el Abuelo y el Nieto, Joaquín y Jesús.

El viajero desdoblado se acerca y les dice: ¿ No oís que llaman? Jesús recibe el mate, que ceba el viejo abuelo, y éste, sin inmutarse y con el puño cerrado y el pulgar anunciando, hace un movimiento significativo de fastídiate. « A ti te llaman», dice Jesús. Y el viejo agrega: Corre, corre que a ti es la fiesta. Nosotros ... ja... ja... ja... tomemos mate. —¡Pero si ese mate es mío!... —< Por eso sabe mejor; lo usamos cuando tú trabajas ».

He aquí ahora lo grande. El espíritu está en Sión (Sirio ) y desde allí ve la faja que forma su alma (periespíritu), no directamente de Buenos Aires a Sión, sino de Buenos Aires a Mesopotamia, donde es llamado, y ahí está también como otra personalidad, instruyendo e inspirando a todos, mientras el espíritu que ha recibido autorización para dar la lluvia que piden, está situado en un punto de la atmósfera, donde ha convocado al Maestro Jefe de los espíritus elementales, que empezaron a formar nube y pronto anuncióse la lluvia.

Cuando ha despertado la materia de este espíritu, ha recordado todo y estaba bastante más cansada que cuando se acostó.

Algunos días mas tarde, se ha repetido el desdoblamiento; ha encontrado en el mismo punto a los dos que antes tomaban mate, pero ahora están de pie y todo el territorio se ve verde y prometedor y en el pueblo se están celebrando fiestas; lo cual es confirmar la realidad del hecho.

Hechos de esta naturaleza, los hay a millones. Las religiones, especialmente la fatídica cristiano-católica, los ha cantado milagros y premios y castigos de Dios, siendo hechos obrados por el espiritismo, que destruye las religiones.

Un caso presenciado por mí en mi niñez, en mi pueblo natal, sobre la lluvia obtenida en una rogativa, lo describí en mi libro «El Magnetismo en su Origen», y sé que tiene la misma causa y explicación que éste. Pero de aquél hay crónica y viven aún muchos que lo presenciaron.

Otra cosa que debéis los espiritistas colegir de estos desdoblamientos; es «la elasticidad del alma» que, en una distancia tan tremendamente grande como de la Tierra a Sión, el espíritu la veía aún, como una faja de luz de unos treinta centímetros de diámetro, en un trayecto de más de 36 billones de leguas, o sea 22 años de marcha de la luz, a razón de 77 mil leguas por segundo.

¡ Qué estudio más bello el del Espiritismo ! Y... ¡ qué potencia y sabiduría la del espíritu, aun encontrándose encarnado !

Como ya describimos atrás otros casos de desdoblamiento, por el estudio de estos grandes, haced el estudio de los pequeños, y tened en cuenta que, generalmente, son más complicados los pequeños que los grandes; pero tomad la lección en «El Magnetismo en su Origen » y en la «Filosofía Austera Racional», además de todas las obras de la Escuela.

El desdoblamiento consciente, al médium bien desarrollado, le es sumamente fácil y puede sorprender y sorprende con la videncia los secretos y los pensamientos de aquellos a quienes visita por su propio querer, y no necesita más que querer en justicia: que si no es justicia que veáis, ni vayáis donde queréis, no os valdrá el capricho de hombres, porque vuestro propio espíritu verá que en todas partes se encuentra en acción la justicia del espiritismo.

Nuestro espíritu tiene muchos deberes, amistades y afinidades que nuestra materia ignora, y las visita en desdoblamiento, y aun alguna vez le participa algo a su materia, que ve gentes que no conoce; pero esto sólo es cuando el cuerpo duerme.

Sin embargo, todo espíritu encarnado ahora, está casi siempre desdoblado, por amor y deber unos, por odio y venganza otros. De aquí la Babilonia en que vivimos y las catástrofes que tenemos.