CAPÍTULO OCTAVO
LA ELECTRICIDAD Y EL ESPIRITISMO

He aquí una gran cuestión que hará que muchos frunzan el cejo: y no será más que por ignorancia.

En cambio, los enamorados de la bella y omnipotente electricidad, madre de todo lo creado, darán un respiro de satisfacción de servir a su propia madre.

Éter, Alma y Electricidad son la misma cosa y la única substancia existente, de la cual la electricidad, en todas sus demostraciones, es la materialización de las ondas etéreas, que llevadas a la matemática, podemos decir que pesamos y medimos el alma universal, de la que el espíritu se nutre para darse forma y la domina, llevándola a una ley científica para la comprensión del hombre; con cuya comprensión puede dar camino nuevo a todas las artes y las ciencias, a las que la ciencia eléctrica sirve de corona.

Si habríamos de catalogar los errores emitidos sobre la electricidad en su comprensión y procedencia, seria ímproba tarea e inútil: por lo cual nosotros, sólo nos hemos de concretar a hacerla comprender en su procedencia, lo que hará presentir su esencia: pues cuantos esfuerzos se harán para apurar su materialidad molecular, sufrirán la misma, derrota que si se quiere acotar la esencialidad del espíritu, porque ambos tienen la misma procedencia; siendo la una el eterno pensamiento vibrante de la creación y el otro la voluntad ejecutora de la creación; por lo cual hemos dicho en el epígrafe: “La Electricidad y el Espiritismo.”

Todos cuantos nombres los hombres ideen, llamando a la electricidad fluido, corriente, etc., no serán más que denominaciones convenientes a entendernos. Sin embargo, la veremos en calort éste se convertirá en movimiento, el movimiento en fuerza, ésta en potencia y su todo, convertido en la bella luz, y al final el espiritista ( que tiene que ser metafísico), comprenderá que todo ello es sólo Éter, que todo lo llena, que a todo le da alma para sus formas, las que la misma electricidad no puede dárselas, porque no tiene inteligencia: no es voluntad.

Como la inteligencia y la voluntad son sólo del espíritu y las formas (como cualquiera otra de las demostraciones de la vida) no es posible verlas, ni existen sino cargadas de electricidad y bañadas, sostenidas y compuestas de Éter, material o substancia única que el espirita encuentra para crear las formas que demuestren la vida, Electricidad y Espíritu son inseparables; y eso es lo que manejan todos los hombres, sin serles posible obrar nada sin ese todo.

¡Qué triste papel hacen aquí los materialistas, usando un efecto y negando su causa!... ¿ Qué podrán decir aquí del Electrón los Chinos? ¿ Contrarreplicarían Hom, Volta, Ampere, Fraday y Joulé, autores de las principales leyes de mi única querida la electricidad, en cuyas leyes yo vi lo que sus autores envolvieron sin verlo, la fuerza omnipotente y madre de todo lo creado y su único obrero el espíritu, que sin esa inseparable coyunda, la una pensamiento y el otro voluntad, nada de lo que existe existiría?.....

Dejadme, dejadme respirar un momento, ¡ oh hermanos sabios que me inspiráis! porque mi espíritu sí, puede penetrar y lo ve, ese infinito de grandeza suprema que encierra ese interrogante, pero mi materia esta jadeante, emborrachada de tanta vida y emoción............................................

Ya descansé y vuelvo sobre el tema y pregunto: ¿Contradirán los grandes autores de Electrotecnia, P. Marcolain S. Juan, Agacino, Yesares Blanco, Graffini, con centenares más?

Contrarreplicarán los Marconi, los Tesla, los Edison, los Thompson, los Thury, los Ramos y los Torres Quevedo, con miles más de mis contemporáneos? ¡ Oh no! Estoy seguro que les satisfará esta cuestión y capaces como son cada uno, en una cosa de la electricidad, darán un nuevo vuelo para llegar al límite posible de la electricidad dinámica (que es la que ellos ven) y seguro estoy también que, sino antes, de seguro, cuando lleguen a ese límite posible, verán que, también la dínamo, sólo por su contacto con el Éter, es capaz de generar las líneas de fuerza, propulsoras de una corriente materializada y sujeta a la voluntad del hombre, encontrándose en el caso de confirmar que, Electricidad y Espíritu, tienen la misma procedencia y que son el pensamiento y la voluntad del Creador.

gCuando llegarán al límite posible de la electricidad dinámicah he dicho. ¿ He dicho bien? ¿ Tendrá su límite máximo la dínamo? El límite de una cosa se encuentra en el aprovechamiento de otra que substituye con ventaja a la anterior. ¿ Es posible destituir a la electricidad dinámica? , y con un 90 % de economía en su recolección, un 90 % en su explotación y un 99 % en su aplicación y entretenimiento. Pero, este Electro - Magno no puede tener precio; no se puede vender: es el galardón del Padre Creador a sus hijos de cada mundo, en su casamiento con la solidaridad del gobierno del espiritismo, declarando a esa humanidad, regenerada y mayor de edad: es el Maná inacabable: es el mismo Éter; es la misma vida utilizada directamente, de lo que esta Escuela tiene el principio y... no debo decir más.

Cuando los hombres quieran este maná se les dará: y sólo pueden declarar que lo quieren, viviendo el gobierno del espiritismo, en la comuna de amor y ley. Hasta entonces el premio por el estudio de la materia y el trabajo experimental, junto con todos los progresos, será la electricidad dinámica, ton costoso, pero insubstituible en el régimen de la supremacía y en la aberración contra el espiritismo.

Cuando el hombre posea el Electro-Magno podrá mandar ( )sus mensajes a los mundos qué estén en su alrededor y en su mismo grado de densidad atmosférica y también recibirá los de aquellos.

En la atmósfera que envuelve a cada mundo, no hay otra cosa que lo que tienen la materia y el hombre que lo habita.

Por esto, cuantas tentativas han hecho y hagan los hombres para aprovechar la «electricidad atmosférica» fracasaron y fracasarán, porque no es ya Éter puro, sino rarificado por los torvos pensamientos y emanaciones pútridas que la misma rotación del globo expulsa, en fuerzas centrífugas.

Debieran los hombres haber entendido aquel sabio apotegma de Jesús y de otros misioneros: «El que siembra tempestades, no espere recoger más que rayos, truenos y granizo. Eso es lo que hay en la atmósfera de la tierra, porque los hombres son todavía una tormenta y un tormento.

El Electro-Magno no se recoge en la atmósfera: se extrae de planos más altos: se toma solamente en la fuente de la vida, en el propio centro vibratorio, donde el Padre respira la vida universal.

La línea está tendida y ha funcionado para renovar las fuerzas centrales de este mundo, que ya caminaba en 1913 como un beodo; y el gobierno del espiritismo, tuvo que pedir al Padre un adelanto para que, renovándole en parte las tuerzas vitales, pudiera resistir el tiempo necesario hasta la cancelación de la humanidad sentenciada.

Concedido ese adelanto, se instalaron los instrumentos necesarios y se inyectó a la tierra nueva savia en corrientes vitales, anunciándose luego una infinidad de terremotos, ocasionados por el desalojo de los gases pútridos, y en tal forma, que en un año, (septiembre de 1914 al mismo mes de 1915) hubo más de una demostración geológica por día, llegando a sentirse con gran intensidad varias veces en los dos hemisferios a la vez.

A pesar de las repeticiones, para Geólogos y Astrónomos, no pasó de la natural; pero, para el espiritismo, era, tío sobrenatural, pero sí extraordinario; y además sabemos que ese desalojo de fuerzas corrompidas fue aprovechado paro marrar los puntos matemáticos por donde, en día demasiado cercano, los obreros, espíritus naturales, cortarán las escorias que desequilibran al globo terrestre y con ellas formarán un nuevo Satélite que

sea la firma de fe del gobierno del espiritismo, o mayoría, y desposorios de la tierra con los mundos solidarizados de la Cosmogonía, ¿ Será, bastante, esto, para que los hombres hagan conciencia y le quiten al espiritismo el sambenito que sus enemigos la vistieron de: « El espiritismo es patrimonio de ilusos, místicos e ignorantes»?

Si no es bastante, esperad que el espiritismo se lo quite por sí propio; pero entonces, el dolor que os causará el rigor de la justicia, sin venganza del espiritismo, os anulará en toda acción y suplicaréis perdón; y os aseguramos que esto lo verán las dos generaciones jóvenes que hoy viven, en la tierra por. Entero; y muchos de la tercera o viejos, que viven; tan cercano está. Mas precisar año, mes, día ni hora nadie puede. Pero la hora de la justicia ya sonó.

Y será «la Electricidad y el Espíritu» los que lo obrarán por mandato del gobierno del espiritismo, porque así es la política invencible del Creador.

¿ Habrá que decir que el Electro-Magno será la fuerza potente que empleará hasta para la locomoción y calefacción o cocina, el gobierno del espiritismo en su régimen de amor? Obvio es decirlo, pero lo aseguramos.

Entre tanto, colegas y hermanos electricistas, seguid dando aplicaciones de la electricidad dinámica a todo, en todas las formas, que todo eso es trabajo adelantado; v sólo debéis procurar hacer las cosas (si os es dado) bajo un solo sistema, puesto que luego echaremos mano de todo lo más homogéneo y progresado.

*

Ahondar en la fórmula raíz I-E/R de la gran ley de Ohm, que me llevó al C. G. S., que lo encontré inacabable y comprendí que su raíz era infinita, y buscándola, me encontré dentro del espiritismo; y mejor dicho en verdad, el espiritismo por entero estaba dentro de mí, puesto que formo parte de todo: y yo no soy una excepción; soy de la regla general, en la que todos os encontráis: si acaso he de admitir algo excepcional es que, aunque hubo colegas que se me rieron por su incompetencia en comprender la electricidad, aunque, me vi solo, como palmera en un desierto,( ) no desmayé y vi y palpé y creí en el espiritismo al que me, condujo el I-E/R, llevando a nuestra pobre tierra al m( )undo central del universo o centro vibratorio, con lo que dimos nueva vida a la enferma tierra.

Mas comprended que, si hubiera más electricistas que comerciantes de electricidad, habría también más espiritistas que detractores. Estad, pues, preparados, porque el espiritismo as ha de llamar y contestad entonces y mejor desde ahora: pero, por lo menos, comprended que, al decir electricidad, decís pensamiento del Creador, fuerza omnipotente y madre de todo lo creado: y al decir espiritismo, decís: gobierno del universo bajo la política del Creador.

Ya sabéis, pues, ahora, que esa corriente que manejabais con desconocimiento de su ser, es nada menos que la vibración eterna del Padre Creador. Vibración permanente que es nuestra propia vida, puesto que es dirigida al tópico de la demostración por nuestros propios espíritus; por lo que, esa vibración constante, es el Éter, pensamiento de la creación, llevada a cabo por el espíritu, que es la voluntad del Creador.

Mas, me empeño en que comprendáis la causa, por los efectos.

Cualesquiera de las fuerzas conocidas, gas( ) y vapor, consienten imperfecciones y que las manejen hombres un tanto atolondrados y descuidados; pero cuando alcanzan al maltratante, lo castigan brutalmente, cruelmente, con larga agonía en la asfixia, o la quema, lo que debe probar su procedencia, o sea de la materia rústica, extraídas por combustiones y combinaciones de materias tóxicas rústicas.

La electricidad, si se ve obligada a matar, lo hace de un golpe seco, como de gracia, sin sufrimiento; y jamás daña al experto, al prevenido, al que la manda bien, que lo obedece como un manso corderillo, haciende las más grandes hazañas, basta dar la vida y descubrir las causas de las enfermedades y convertir la noche en día.

( )

Es que la electricidad es la luz de todo y la que 10 anima todo, y es el todo de todo en esencia y procedencia, como su inseparable modelador de todas las formas, el espíritu. .

Venid vosotros ahora, los que sois por buena fe espiritistas: y vosotros también, espiritualistas, que por vuestra causa, el espiritismo se ha visto ultrajado y con el sambenito de los científicos, teniendo el espiritismo por utópico, iluso y patrimonio de ignorantes, debido solamente a vuestros prejuicios religiosos y a vuestro misticismo, sistematicismo y dogmatismo, con más vuestras supercherías y milagrerías. Decidme: ¿ Podéis ser espiritistas, ignorando esta coyunda inseparable del espíritu, a la que sirven todas las artes, oficios, ciencias é inteligencias? Si la electricidades la corona de todas las ciencias, es por la causa dicha: porque es la coyunda inseparable del espíritu: y si éste es la acción del Creador, aquélla

es el aliento, el pensamiento del Padre de los espíritus.

Yo no os acuso: que os acuse vuestra conciencia si lográis hacerla; pero desde ahora, quien se atreva a llamarse espiritista, le exigiremos por nuestro derecho de defensa del Espiritismo Luz y, Verdad, que todos seáis a la vez estudiantes y estudiosos de las ciencias; y declaramos: que quien no sea así y no observe por lo menos estas instrucciones y las de « El Espiritismo en su Asiento >, para una sola práctica unificada, queda comprendido como detractor, mixtificador, miserable superchero, prevaricador y enemigo del espiritismo, al que habíais puesto tísico y acabamos de curarlo, como habíamos prometido.

Os dejamos señalados a la justicia, que es lo que no podemos evitar, ni queremos que se nos acuse de encubridores.

Hace 12 años que os escandalizaron, nuestras palabras. «Abrimos una escuela, os dijimos en la que podéis aprender espiritismo; pero entended, que empezamos donde terminó Jesús». Aun resuenan en nuestros oídos vuestras imprecaciones; aun no se han borrado de nuestros ojos vuestros extraños gestos y miradas de furia y hasta de odio, manifestado en viles calumnias que, si nos hicieron sufrir por la causa que defendíamos, ésta, hoy triunfante y señalando rumbos a las ciencias, nos paga con la satisfacción de ver a los hombres que las estudian, rodeamos muchos y todos abocándose al estudio del espiritismo, aunque les cuesta, por los mil absurdos de espiritualismo y los millones de supercherías creadas y en lo» sinnúmero absurdos dichos en conferencias sacristanescas y en el embuste de las milagrerías, ,

Todo eso nos habéis hecho tener qué arrancar de los espíritus y arrancado queda en todos, menos en los espiritualistas, demostrado en un simulacro de Congreso, del que sólo un periódico se ocupó para pifiarse, porque cuanto se trataba, lo tenían las ciencias y sobre todo la conciencia universal, desechado, condenado o admitido.

No; el Espiritismo es un punto más que todas las ciencias y un punto menos que la sabiduría del Creador. Sólo en este conocimiento podréis llamaros espiritistas y comprender la coyunda «Electricidad y Espiritismo», que, a pesar vuestro, habéis de encontrar siempre inseparables para desmentiros en vuestro sostenido falaz de que « La ciencia y la Religión se hermanan por el espiritismo.». Lo que son los espiritualistas, lo pone de manifiesto el siguiente dato que me suministra el fundador de un centro (omito el nombre), fundado con ideas liberales y amalgamado luego, siendo uno más de los espiritualistas.

Me dice este hermano: « En el Congreso Espiritista Argentino, un delegado propuso que el congreso se manifestara y pidiera la abolición de la pena de muerte y la derogación de la Ley de Residencia. Puesto a votación, fue rechazada la moción. » Lo que declara a la mayoría en favor del mantenimiento de esas leyes inhumanas, necesarias sólo a la supremacía religiosa.

¿ En qué siglo viven, señores espiritualistas? ¿ No estarán entre vosotros Arbués y Torquemada?

No queremos comentar; pero anotamos ese hecho en confirmación de nuestra condena al espiritualismo a ser expulsado de la

tierra y a que no encuentre asilo en ningún mundo.

( )

Vosotros sus sostenedores, ¡ temblad por vuestra segunda muerte!... Pero estad seguros, que si no pudisteis estorbar la curación del Espiritismo, no conseguiréis tampoco separar la gran coyunda «Electricidad y Espiritismo», que, como fecundo matrimonio, engendró sus bellas hijas las ciencias, que anulan la religión. ( )

Es hora, espiritualistas, de que os declaréis de qué os alimentáis; y si es que fuisteis engañados, enterrad al espiritualismo y confesad y comulgad en el espiritismo Luz y Verdad que sostiene esta Escuela. Si tío podéis aceptar el racionalismo, si no entendéis que el espiritismo es completamente antirreligioso, ¿ por qué no militáis francamente en la religión y no le pondréis al espiritismo un sambenito vergonzoso?

Vosotros alejasteis a los hombres de las ciencias del espiritismo y nosotros declaramos las ciencias, hijas del espiritismo; con lo cual los hombres científicos entran en el espiritismo, porque fuera de él no pueden ser científicos, y dentro de él son escientíficos y se encuentran al. umbral de la sabiduría, donde todo es luz, con la que se presiente la Patria del (Espiritismo)