HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE COLONIA JAIME


UBICACIÓN GEOGRÁFICA Y BREVE SÍNTESIS HISTÓRICA

Colonia y Ciudad Jaime, de la Escuela Magnético Espiritual de la Comuna Universal, está ubicada en Santiago del Estero, una de las 22 provincias de la República Argentina. La ciudad de Santiago fue fundada en el año 1553 y se la llama Madre de Ciudades por haber sido la primera ciudad fundada en la Argentina. La provincia, una inmensa llanura con un suelo liso en su total extensión, está ubicada en el noroeste del país y posee 27 departamentos. En uno de ellos, el Departamento Robles, de 31.000 habitantes, se encuentra Colonia y Ciudad Jaime, sobre la Ruta Nacional Numero 34, Kilómetro 711.

Colonia y Ciudad Jaime fue fundada por el Maestro Joaquín Trincado el 25 de julio de 1932. En su inicio era un monte virgen, donde sus primeros habitantes, con mucho esfuerzo, sacrificio y convicción, lograron transformar este lugar en un inmenso campo de cultivos, edificios y sitios parquizados. Previo a su fundación, el Maestro Trincado recorrió el país, desde Bahía Blanca hasta la Quiaca en el Norte, en busca de lugares adecuados para fundar una colonia, no encontrando otras tierras mejores que las de Santiago del Estero.“He buscado, dijo, la seguridad del riego y las acequias que representan el trabajo del hombre”.

Los primeros colonos o habitantes de Colonia Jaime fueron originariamente, en su mayor parte, oriundos de la provincia de La Pampa, en la parte meridional de la Argentina, y una de las más ricas por la calidad de su suelo y la riqueza de sus recursos naturales. Componían este grupo familias de origen yugoslavo, italiano y español. Todos pertenecían a la Cátedra N° 15 “Moisés” y, ante la propuesta del Maestro Trincado de fundar una Colonia en donde se practicara efectivamente la Doctrina y se viviera y trabajara en común, decidieron abandonar su provincia de origen y trasladarse a Santiago del Estero. Aquí se unieron a otras familias nativas de esta provincia para constituir la población original que permitió el establecimiento de la Institución.
Es así como Colonia y Ciudad Jaime se constituye como el Primer Núcleo Comunal que se organiza en base a las Doctrinas del Maestro Joaquín Trincado. De esta manera comienza a materializarse el ideal de fraternidad y comunicación de la familia humana, objetivo primordial de la Escuela y del Maestro en procura de establecer la Comuna de Amor y Ley decretada ya para este mundo de expiación Tierra. Por lo tanto, con esta fundación da al mundo el primer ejemplo, con hechos concretos, de la práctica efectiva de los principios Universales, demostrando su error a quienes lo consideraban como una utopía irrealizable.

A lo largo de su historia, distintas vicisitudes jalonaron la vida y las actividades de la comunidad. Los comienzos fueron ciertamente duros. Las dificultades propias de la naturaleza del suelo, esencialmente cubierto por un monte agreste, obligaron a duros esfuerzos destinados a limpiarlo y prepararlo para el asentamiento humano y para hacer posible el objetivo de fraternidad mas las actividades agrícola, ganadera y otras que hubieran de complementar el fin perseguido. De este modo, y teniendo en cuenta las circunstancias históricas, se hizo necesario la utilización de instrumentos primitivos y rústicos para dicho fin, que demandaron un gran esfuerzo humano y de animales. Progresivamente se fueron incorporando a las labores los frutos del desarrollo de la técnica, introduciendo lentamente, y con gran esfuerzo, maquinarias adecuadas que permitieron suplir la función de los animales y multiplicar los rendimientos de la producción de alimentos.

NUESTRO PRESENTE Y LA ORGANIZACIÓN DE VIDA

Colonia y Ciudad Jaime esta asentada en un predio de 549 hectáreas, 400 de las cuales, aproximadamente, se destinan a cultivos varios y a zonas edificadas. Es atravesada por la Ruta Nacional N° 34 a la que se destinaron en donación 14 hectáreas. También cuenta con tres canales de agua de riego y de drenaje. El tendido de la red eléctrica establecido hace mas de 10 años, ha posibilitado un avance material significativo en cuanto a la evolución y progreso de Colonia Jaime en cumplimiento de los objetivos materiales e institucionales enunciados oportunamente. La infraestructura edilicia se compone de una Casa Comunal, alrededor de 20 habitaciones para vivienda, seis baños, un comedor amplio, cocina, lavadero, despensa, un salón para reuniones y otros eventos de la Escuela, y una oficina de uso administrativo. Se cuenta asimismo con varias dependencias para fabricación de productos artesanales, como el sector destinado a la producción de quesos, Chacinados (chorizos, morcillas, etc, que se extraen del procesado de la carne de cerdo y vacuno), peladero de pollos, panadería, proceso de la miel, de la leche, y galpones que se destinan a diferentes fines.

Actualmente, Colonia Jaime es una comunidad de 19 familias, con un total de 65 personas, entre niños y adultos.



ORGANIZACIÓN DOCTRINARIA

Desde 1998 Colonia Jaime es sede de la Cátedra Central y Dirección General de la Escuela. Esto posibilita la gestión adecuada de nuestro Director General, Hermano Lorenzo Bernardino Juricich, acompañado por el Consejo Asesor, integrado por los hermanos Fernando Castellani, Claudia Lazo, Raúl Castellani, Marcela Lazo y Estela Castellani, la Asamblea Comunal y los ocho ministerios. Cabe resaltar que el estudio de la Doctrina y la organización dejada por nuestro Maestro Joaquín Trincado, puesta en practica todos los días en Colonia Jaime, nos permite plasmar la grandeza de lo que ella significa y nos da la fortaleza necesaria para seguir adelante demostrando y representando esta obra la cual todos conocemos su valor y significado.

ACTIVIDADES QUE SE DESARROLLAN

AGRICULTURA: La colonia destina la mayor parte de su suelo a la agricultura, siendo el principal cultivo el de granos y forraje para animales. También existen huertas para la producción de verduras y hortalizas, y varias hectáreas destinadas a la producción de frutas cítricas (naranjas, pomelos, mandarinas, limones).

APICULTURA: Existen alrededor de 50 colmenas de abejas para la producción de miel y polen.

AVICULTURA: Se cuenta con un gran número de aves de corral tales como patos, gansos, gallinas, para la producción de carnes y huevos. Se cuenta asimismo con una máquina peladora de pollos que agiliza enormemente la actividad de producción, posibilitando mayor rendimiento y rapidez.

CARBÓN: Se produce carbón para el consumo y la venta.

CHACINADOS: Este rubro implica la producción de chorizos, morcillas, arrollado de cerdo, salamines, bondiola, que son derivados de la carne de vaca y cerdo. Este rubro, junto a la producción lechera, constituye la actividad más importante de la Colonia, ya que ambos se comercializan exitosamente y, por el prestigio que gozan, existe una gran demanda de ellos por parte de la población en general.

FLORICULTURA: Se cuenta con dos invernaderos para la producción de flores y almácigos de verduras y hortalizas.


GANADERÍA: Asimismo, la Colonia destina parte de su propiedad a la actividad ganadera, contando con una hacienda vacuna de más de 250 cabezas. De la misma se destina a la producción lechera y al consumo. Para tal fin, se cuenta con instalaciones y equipamientos que permite la producción láctea en condiciones de máxima higiene y calidad.

En adición a lo mencionado, también debe resaltarse que la Colonia Jaime cría cabras, cerdos y caballos, que se destinan a las labores de cuidado de la hacienda.

Las tareas descriptas precedentemente son desarrolladas en su mayoría por los hombres, mientras que las mujeres tienen a su cargo distintas labores que involucran las actividades del hogar, la docencia y la administración.


EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS

Los niños de Colonia Jaime reciben sin excepción educación primaria completa y secundaria. Con relación a la primera, la Colonia cuenta con una institución escolar en su propio predio, que brinda enseñanza no solamente a los niños de la Colonia sino también a menores hijos de familias vecinas. Los maestros son destinados por el Consejo de Educación de la Nación. En cuanto a la educación secundaria, los jóvenes concurren diariamente a una escuela en la ciudad de La Banda, a 15 kilómetros de distancia de la Colonia, aproximadamente. Aparte de su educación, que comprende lo más importante en su formación, los niños pueden plasmar la educación Doctrinaria- Comunal en sus momentos libres en las distintas actividades de la Colonia, especialmente en el cuidado de animales; asimismo en los juegos o actividades deportivas y culturales que se realizan.

COLONIA JAIME SOCIALMENTE

La comunicación social entre nuestra comunidad y la sociedad en general es constante y abierta. Toda persona interesada es bienvenida en su visita a Colonia. Desde el año 1997, por un proyecto aprobado por el Consejo General de Educación del Gobierno de la Provincia de Santiago del Estero, Colonia Jaime ha sido designada “Centro de Aprendizaje y Recreación”, recibiendo asiduamente la visita de numerosas escuelas de nivel primario y secundario e instituciones terciarias. En ocasión de dichas visitas, hermanos y hermanas de nuestra comunidad instruyen a los huéspedes sobre la forma de vida y actividades que se realizan. Hasta el presente, más de 7000 niños han visitado la institución.

Representantes de Colonia Jaime participan igualmente de foros y eventos sobre temáticas de asociaciones mutualistas, cooperativas y afines, haciendo conocer de esta forma al público en general el rol y organización de la Colonia y aportando la experiencia y riqueza Doctrinaria de la Escuela en los debates organizados por distintas instituciones.


SÍNTESIS FINAL Y SALUDO FRATERNO

Hemos intentado concentrar en una apretada síntesis la historia de nuestra querida Colonia. En pocas palabras se simbolizan décadas y años de esfuerzo, de grandes sacrificios y renunciamientos, de vicisitudes políticas y sociales que rodearon nuestra existencia en común y de numerosas historias personales. Pero todas estas experiencias estuvieron dominadas por un sólido objetivo común: hacer realidad una doctrina, llevar a la práctica principios filosóficos, éticos y morales, y demostrar de este modo que el verdadero poder y fuerza de una doctrina no radica sólo en su poder de convicción, sino en la capacidad de llevar a muchos seres humanos a abandonar sus existencias egoístas y unir esfuerzos en una empresa común, donde cada generación recoge el fruto de sus antecesores, lo preserva, lo mejora y lo prepara para ser disfrutado por los que vendrán de la mano del porvenir.