CAPITULO DECIMOSÉPTIMO
CONFIRMACIONES

Diciembre 3 de 1911. Médium P. Portillo.

Razón tenéis, venid pues, rodeadme y oíd mi voz (1).

"Amor, Amor os una hermanos amados.

Yo os he comprendido y mi espíritu se agranda en oír vuestras argumentaciones que son la aspiración de los dos mundos, del material y del espiritual; no se necesita mover ni promover la pelea de las armas; al hombre de razón, le bastan los sanos principios, cuando como ahora inspiramos y hablamos los espíritus de verdad; en consorcio con nosotros, bien podéis exponer las creencias y el progreso de la causa del Dios Amor que os hemos encomendado".

"He leído en el pensamiento de mi instrumento; ha querido reivindicar a este, (2) al maestro, que en otra existencia tocaron las consecuencias de lo que acabáis de leer; es su compromiso en el lugar que hoy ocupan y que antes de ahora contrajeron".

"El, el Maestro, al reivindicarme, lo hace por el conocimiento de su espíritu; él en materia, aun conoce sólo de mi historia un algo mistificado que no está conforme, porque su espíritu conoce otra historia que es la verdad; me conoce y conoce y ama al Maestro Jesús, porque esta en la afinidad; conviene decirlo y que el mundo lo sepa para sacarlo del caos; para que las humanidades le rindan honores de amor, por el que él tiene a la humanidad, aunque la ley humana lo ha hecho en su código que significa amor y no lo comprenden, por que desconocen su procedencia; por que no ahonda en las leyes de la cosmogonía y porque ignora la grandeza de la ley de los afines".

"Me conoce y es él, el designado por el Consejo de Sión, para terminar con todas las tendencias equívocas; con todas las leyes de opresión, con todos los prejuicios y con todas las religiones y con cuanto tiende a perturbar la ley que trae de amor".

"Una salutación me llega; ella dice el agrado de los espíritus del padre al hacer estas declaraciones".

"Me conocía y conocía al Maestro Jesús, y ellos depositaron sus derechos y cargos en el hoy Xavier, en el humilde Xavier, y cuando me presentaron su instrumento, junto con Jesús, formamos la trinidad de amor. Hemos seguido nuestros trabajos, dando en épocas, los grados de luz, ciencia y civilización y llegamos hasta las instituciones con nuestra inspiración, hasta hoy que llegó el tiempo de escribir el "Código de Amor", del cual todos beberán el agua cristalina: todos han de beber el dulce néctar de la ley de amor; esa agua pura y cristalina, libre de arenas y arcillas cenagosas, las cuales, aun reinan en las leyes del mundo tierra, oponiendo turbia resistencia al entendimiento humano para conocer la esencia de las leyes que os rigen, que están salpicadas de saludables artículos que hemos podido inspirar; pero que los prejuicios y la arena y arcillas que aun arrastran del terreno donde brotan, abre camino a las concupiscencias. Pero el "Código de Amor" que se les dará a las humanidades desde esta generación, es la ley de la cosmogonía, que es unidad, que es trabajo, que es Amor".

"La Cosmogonía, es el jardín universal donde todos, en su estudio tienen una página y una flor que cultivar y cuyo jardinero, no podría ser otro ser, que el ser Universal, el Padre amoroso, el Dios de Amor".

"El misionero, hijo predilecto, pero sin parcialidad del Padre, por ser práctico obrero de ese jardín, ha recogido las mejores flores las ha impregnado de sus aromas, las que a los que quieran estudiar, les dará aliento con esas fragancias pero con las mismas, anestesiará la malicia de los parásitos, porque todas esas aromas, son elaborados con la virtud de todo el jardín".

"El misionero quiere implantar la ley de Amor y a eso venimos nosotros para ayudarlo y defenderlo, porque la serpiente quiere aplastarlo, y con la astucia, esa misma ley, quieren convertirla en foco de concupiscencia y, niegan por sistema nuestras manifestaciones, a lo que ya no hacemos lugar".

"Y como él no se hace invulnerable, sino que presenta un cuerpo material, como todo hombre, venimos y damos testimonio de nuestros movimientos, de la vida de los espíritus y él dirá lo que nosotros decimos validos de los médium que en todas partes están ya y más vendrán".

"El quiere llevar la luz y el desengaño, cuando dirá: El área solar nos pertenece sólo por un período de la vida; cuando probará, que los rayos siderales de todos los mundos nos son solidarios y nos iluminan para hacer de todos la sola unidad y que en virtud de la Ley de Amor, no hay destrucción.

"Cuando dirá y afirmará; los destinos de la aun naciente astronomía es ser el A. B. C. de los conocimientos humanos y que esta ciencia está destinada a ser la afirmación real y axiomática de mundos habitados como la tierra; y que hay muchos mundos de la categoría de vuestro planeta que ya viven de su propia luz, y que hay otros más opacos que el que os sirve de pedestal".

"Y si os presenta estos principios que en mundos tierra son elementales, no podréis dudar que él va en acción común con el progreso de esos mundos de los cuales conoce vida y leyes que en la tierra quiere implantar. El va a ellos como Maestro de los Consejos de luz y lleva mandatarios afines de los Maestros que vigilamos y recordamos a sus materias, lo que por la imperfección natural a ellas opaquiza al espíritu y por las naturales luchas del obrero y del trabajo, aunque esto lo ejerza con el principio de libertad e independencia a que todo hombre que está en la ley aspira; pero que la imperfección de los que aun no conocen más ley que la material del trabajo, lo conducen a luchas duras por la existencia y esto, el mundo lo verá y valorizará más su acción".

"Busca más, y en las cosas y las leyes, sale de la letra y entra en la Cosmogonía, porque comprende que "La letra mata al espíritu"; Sí tú (3) lo dijiste Jesús, "La letra mata al espíritu"; pero el espíritu vivifica a la letra. Por eso, él se fija en la planta, en las avecillas y en sí mismo y del efecto se eleva a la causa, en el cumplimiento de la Ley de Amor".

"La madre vela la cuna del infante, por que ama; y "donde amas esta tu corazón". El reptil se arrastra, porque esa es su ley y no otra cosa puede hacer; la madre, que solícita vela los movimientos del niño, representa al misionero que lleno de amor quiere el bien de la humanidad; el reptil que se arrastra, son los hombres de la concupiscencia, que astutamente quieren sorprender a la madre y tomarle el pecho, dándole el veneno al niño por la cola".

"¡Humanidad!" porque tú no sientes esa ley, sostienes los falsos principios y te obstinas en no conocerte; pero el misionero te dirá de donde vienes, porqué estas aquí y a dónde vas; entonces veráste grande y te revolverás contra las serpientes que te han aprisionado y querrás tomar la justicia por tus manos. Pero entonces, el misionero te dirá que, esos también son hermanos tuyos y que el amor los regenerará".

"¡Hombres de la concupiscencia!... No tenéis derecho a llamaros sabios y ni aun civilizados, y mientras tengáis sin solucionar principios que son la A. de la ley de Amor, no concedemos ese rubro".

"¿Qué habéis de hacer? Oíd al mandatario de los Consejos de Sión que hoy hace letra de la Ley para una generación, porque la siguiente no tiene necesidad de la letra; pero ya, ésta, no mata al espíritu y se da en letra la Ley de Amor, para saludar el progreso de vuestra imprenta, que se ha dado a la tierra para que sea la lengua de acero del Maestro; pero si reducís la ley: ¡el espíritu de la ley, a la letra; os oponéis al progreso del espíritu y seréis aplastados por las ruedas triunfantes del verdadera progreso. Estudiad, ahondar, buscar el alma de las cosas desechando los prejuicios y falsos principios de las religiones y sociedades retrógradas que son la rémora del espíritu y llenaréis el gran vacío que dejáis en vuestras ciencias".

"El busca más; busca la unidad del espíritu y la letra en la ley, por el escarmiento de las interpretaciones en la ley escrita por Moisés y en la ley predicada por Jesús, y ahora, quiere que la letra misma sea el espíritu de la ley, para que no sea interpretada; y al efecto, estudia en los mundos de la Cosmogonía, para que no tenga vacíos la Ley de Amor".

"Queréis vosotros desarrollaros y llenar los vacíos que sentís con los medios materialistas y no podéis, porque os faltan medios ópticos que la materia tiene y no habéis encontrado, para llegar a puntos donde deberíais encontrar el secreto de los vacíos; pero esto es propiedad del espíritu y con él podéis llegar y vivir la vida de esos mundos de dicha".

"Queréis conoceros por la ley escrita en letra con tinta del polvo sobre el polvo y ésta no puede suministraros lo que necesitáis para llenar los vacíos, porque, la letra sin espíritu mata al espíritu de la ley cuando se materializa todo y se prejuicia todo; y aun la ciencia materialista más refinada, es más admisible y más progresista que la imposición y prejuicio del dogma de esa iglesia pequeña y de nombre apócrifo".

"Desnudaos del prejuicio; oíd la voz de los que vienen acompañando al Maestro; los médiums, que ellos traen el depósito que se les ha confiado para llenar los vacíos que sentís; los médiums, que están en todas partes y más vendrán y serán utilizados por los espíritus en verdad, que harán una imposición mental y verbal los unos y los otros, como ahora lo hace el Espíritu de Verdad anunciado".

"Amáos los unos a los otros" os dijo Jesús; amáos los unos a los otros os dice Xavier, jefe superior de los espacios; amáos los unos a los otros os dijo y os dirá el misionero, porque en este principio vemos nosotros el material para llenar los vacíos que tenéis".

"Por esto, en la hora cercana que se hará oír la voz del misionero, para lo cual, Jesús, trabaja sin descanso como es su deber, multiplicándose en todas las naciones y lenguas de la tierra y yo le acompaño hasta justificarlo, entonces será oída la voz de paz, de justicia y de amor, dada por el misionero en un nuevo código que unificará la humanidad, porque es la obra decretada y a él encomendada en los Consejos de Sión".

"No lucharéis con las armas de acero y plomo; lucharéis con las armas de los santos principios; y cuando al enemigo, en su derrota, querrá el pueblo acorralarlo, el amor del misionero lo librará del furor que en justicia de sus errores creerán los desengañados hacer y ese ejemplo les dará la luz y confesarán su malicia. Este caso llegará y mostraros amorosos, porque nada tendréis que temer ya que prohíba vuestra libertad de pensamiento. Entonces desaparecerán las injusticias detalladas en la comunicación que di y oísteis, bajo mi firma de Che Auffer, dada como jurisconsulto que fue el mismo que os habla en existencia anterior a la de Xavier y que os la puse con ejemplos precisos, por lo que, este instrumento que ocupo ha querido reivindicarme".

"Ahora bien; la luz nace en el punto donde era de justicia que naciera y en el tiempo señalado se hace la obra, por que ya es hora. El prólogo, lo dimos hace cincuenta años y hoy toca saber los artículos culminantes, que aunque los dictamos nosotros, quedamos en la incógnita porque no nos comprenden en muchas partes; allí sólo decimos veladamente las cosas para preparar el camino y que sea conocido el Maestro al dar la voz, y será reconocido, porque comulga en la verdad de los mundos. Nosotros descubrimos al mundo esta verdad y me congratulo de decirlo ante vosotros, para que seáis testigos, como testigo es todo el gobierno del Plano que aquí está y me oye y Jesús el más interesado que a mi lado está; recordarlo bien".

"Porque los hombres de las religiones dicen "si los espíritus están en paz ¿porqué vienen a traernos la guerra, recordándonos obligaciones que no queremos cumplir?" Venimos, y a vuestro pesar, en cumplimiento de una ley de progreso dispuesta por el Padre para unificar familias y pueblos y naciones y que se amen. Venimos a matar la improducción impuesta por una familia que no la cumplen ellos y que no pueden cumplirla, porque es contra la ley impuesta de la naturaleza".

"Lo veis que es así, pero vuestra concupiscencia desoye las voces del espíritu y seguís usando la fórmula, pero dáis a la carne, no sólo lo que de derecho pide, sino lo que como vicio y degeneración quiere la concupiscencia y usáis medios antinaturales y matáis los derechos de la naturaleza; la naturaleza os da derechos de su ley y vosotros os salís de la ley por una fórmula absurda, para burlar las obligaciones y la carga que el cumplimento de la procreación impone al padre y, mil y miles de veces la naturaleza impone sus derechos a vuestros medios de burlarlos, pero vosotros cargáis el fardo a la parte débil; pero esto, que es vituperable y no propio del hombre, es lo mejor que hacéis, pues, millones de veces matáis el feto y la criatura y deshonráis ante la opinión a la mujer",

"Yo soy el Maestro de los Maestros de los espacios y en la tierra trabajé en los Códigos civiles y religiosos, y a pesar de los prejuicios, el espíritu que dejé en los códigos, por el y la evolución progresista que he seguido inspirando, he de triunfar y para eso he preparado esta piqueta que no dejará piedra sobre piedra del edificio de las religiones".

"La batalla se avecina y no iréis a ella con las armas de acero: son esas las que venís a combatir. Hemos tomado el tiempo necesario para esperar que los hombres de la concupiscencia tomaran un átomo siquiera de la luz que esparcimos sobre la tierra; no lo han querido tomar, y hoy que se ha abierto la brecha por donde entrar al castillo de la concupiscencia, la aprovechamos y os damos la orden de batalla en cumplimiento de la Ley del Padre"

"Os querrán pedir pruebas, por que aun creerán tener derecho de fiscalización sobre las conciencias y el pensamiento; vosotros responderéis como delegados del Padre; la luz de nuestros principios es nuestra credencial. Antes y hasta ahora, se les dió tiempo de volver por sus propios pasos y encontrar el camino de la luz. Han desoído nuestra voz y aun aprovechan las enseñanzas de los misioneros para revivir más y como último esfuerzo, los odios, las guerras y el desenfreno de la concupiscencia y por más tiempo no se les permite. "Justicia sin misericordia al que no supo usar de misericordia", predicabas en lejanos siglos, hermano mío. Hoy llega su cumplimiento, pero dulcificado por el amor".

"La luz viene de Sión y tan fuerte, que sólo la resistirán los hombres que oyen la voz del Padre".

"Los espacios enteros me oyen la orden que acabo de cumplimentar; orden que se pondrá en ejecución y ya la comunicamos en todas partes y me duele, por la lucha de la casta sacerdotal que no perdona; y ya que de cara no puede defender su concupiscencia descubierta, querrá usar de la traición que siempre fue su último recurso hasta con los que llevaron a la hoguera; pero nada temáis, porque nosotros salvaremos este su último recurso. No más opresión; no más hogueras; no más traición. Los hombres, hasta hoy, eran conducidos como párvulos, porque las leyes civiles habían permitido la intromisión de los traidores. Estos párvulos, hoy son hombres que han comprendido al enemigo y llaman a sus puertas con voces destempladas y en todas partes, la queja y el menosprecio cunde y, es el trueno y el relámpago anunciadores de la tempestad. La tempestad viene imponente e irresistible; no temáis sus efectos, hombres de razón; después de ella veréis apacentar el rebaño sobre sabroso pasto y cristalinas aguas: ya no escatimará el pastor el pasto ni coartará la libertad del pensamiento, porque habrá puesto en la cumbre, un mastín que a todos llamará y que todos oirán su voz, por que todos guardarán su nombre y acariciarán a este mastín que se llama Amor".

"Entonces, los vacíos que hoy no podéis serán llenados y habrán cesado los antagonismos. Mi constitución de gobierno que os doy es ésta: "Unidad. Toda la tierra una sola familia y en una sola creencia; no hay diferencias ni supremacías entre blancos, negros, amarillos o cobrizos: todos sois flores del variado jardín del Padre y su conjunto, una flor del jardín Universal solidarizado".

"Ha llegado el aroma del jardín del universo; y los hombres de la tierra, como un solo hombre han oído la voz del misionero, porque en toda la redondez del planeta hay médiums que nos prestan su materia a los espíritus del Padre para anunciar la llegada y la proclamación de la ley de Amor. Hacemos conocer al Maestro y sus mandatarios, para que seáis reconocidos y les anunciamos la gran ley de los afines".

"Los que han obstaculizado el progreso; los padres de las iglesias pequeñas, tiemblan, porque no les ha quedado más que la sota de bastos que es el último palo de su juego; todas las demás figuras, las han perdido".

"El progreso empieza y la rémora acaba; hombres de negra sotana y otros colores, no os queda más que una figura; pero el Padre siempre está dispuesto al amor y recibir en su seno a sus hijos pródigos. No quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva; convertiros y entraréis en la comunión universal; en esa comulga el misionero que os dará en vuestra derrota el ósculo de paz, muestra de su amor. No temáis que os pulvericen como vosotros habéis hecho, de cuyo polvo y cenizas de los mártires de sus ideas están impregnados los espacios. El misionero lleva la ley de amor, pero con todos los atributos de la justicia y en vano intentaréis fracasarlo, porque lleva material para llenar todos los vacíos".

"Vosotros, hermanos míos, hijos amados del Padre que me oís; vuestra parte tenéis en la lucha y prestar vuestro concurso al Maestro y sed testigos, como lo es todo el espacio y el Maestro Jesús que a mi lado está y formamos el triunvirato".

"La bendición del Padre y mi amor y un ósculo por todo el Gobierno del Universo os da el Espíritu de Verdad, que en la tierra fue.

Francisco Xavier


(1) Se dirigió al espacio y el vidente vió la llegada de legiones de espíritus, con el Espíritu de Verdad, que tomó posesión.

(2) Se dirigió a mí, señalándome.

(3) Se dirigió a un punto, donde Jesús estaba con los suyos, como lo aseguró el vidente.