Párrafo V
VERDADES AMARGAS Y ACUSADORAS

Amado hermano:

"Cortos son los días; contadas son las horas: la batalla se avecina; ya el clarín se oye y es necesario aprestarse a las armas".

"El lobo no puede usar armas nobles porque no las posee a querrá torcer la marcha de las cosas; pero la verdad se mostrará clara y ésta abrirá los ojos a los ciegos soldados, que desertarán del campo de la mentira, provocando la ira de sus impostores jefes".

"Habrá un momento de confusión, de duda; pero la luz demasiado clara se verá por todas partes y su magnificencia atraerá a los hombres como el imán al hierro y correrán a abrazar la doctrina verdadera".

"La confusión nacerá, del brusco choque de la luz con las tinieblas; de la verdad con la mentira; de la fuerza de la razón contra la razón de la fuerza; motivo de confusión será la presentación del "Dios Amor" frente al monstruoso Dios de las venganzas, ídolo asqueroso, del aun más asqueroso comercio de los pretendidos ministros de Dios".

"En mi última existencia, yo, fui un Jesuita, sí. ¿Porqué no son todos como lo fuí yo?...

Yo fuí un Jesuita, como los vió Ignacio en sus visiones reales de la cueva de Manresa. Ignacio copió en sus primeros compañeros, la verdad de lo que vió, como Moisés copió la verdad que le fue manifestada en aquellas dos tablas fluídicas que cubrían toda la tierra; Ignacio dijo a sus hijos, lo que Jesús a sus apóstoles: "Os doy el mundo que habéis de conquistar con el trabajo y la ciencia". Yo lo cumplí".

"Yo no fuí jesuita para buscar honores y riquezas; unos y otras me sobraban en el mundo y las renuncié por amor al verdadero Dios; por amor a la humanidad".

"Luché solo y sin las ventajas que hoy tenéis por el progreso y me hospedaba con más gusto durante mi peregrinación por la India, en las chozas de los indios pobres, que en las tiendas de los caciques".

"¿Y qué queda de mí? ¿Qué se ha escrito de mi historia? un misticismo que me avergüenza y que no tuve, porque el apóstol, no es, no puede ser místico; tú, hermano mío, tienes ventajas en las luchas, por el progreso, mas las da igual también a los apóstoles de la mentira; pero no te importe; sigue mi ejemplo; a mí, el amor me llevó al amor y el amor todo lo vence".

"La iglesia católica y sus sociedades todas, se han materializado y olvidado de su principio y no pueden ya llegar al fin que el principio les impone y se encuentran en un caos indescifrable para ellos y no comprenden, como la humanidad puede llegar a Dios sin templos, ministros, ni Papas... ¡Infelices ! Sóis la negación del Dios Amor. Y no os empeñéis, porque es la justicia del Creador, la justicia de la Ley que se cumple y el espiritismo es el juez de la Verdad. La verdad tiene su Pontífice, el único Pontífice, el verdadero, el Dios Amor".

"El Dios del Espiritismo, el Dios de Amor (cuyo nombre universal luego se dirá) agotó los medios de bondad y quiso enderezar los errores de la iglesia católica; y en su mayor apuro, cuando ya no tenía salida del callejón en que se había encerrado y estaba próxima a caer, le da la última prueba de que "no quiere la muerte del pecador" y hace descender su providencia en Ignacio que y la sostiene para darle tregua, e Ignacio le sirve de puntal y le ofrece materiales para reedificar e! corrompido edificio y salvarse. Pero esta iglesia, en su orgullo y ambición, cuando ha visto apuntaladas sus columnas, aprovechó el puntal, no para reedificar, sino para su dominio mayor que el que tuvo y, hasta los hijos de Loyola, identificados con la iglesia de los papas, no cumplen su constitución de amor y el malestar religioso cunde por todas partes, porque el puntal se ha carcomido por un fanatismo muy especial y muy... jesuita, como el mundo lo llama; pero el progreso avanza, y avanza con tal empuje que, ¡ay de aquél que intentase detener su marcha! Sucumbiría aplastado".

"La justicia de la ley es tan justa, que se ciñe para el premio y el castigo del mismo medio y por eso está decretado en los Consejos de Sión que, "un español apuntaló la iglesia católica y otro español será el demoledor de ella". El que dirá con la misma arrogancia que los tiranos de la humanidad, pero con la oración inversa; Dios es todo misericordia y amor y no necesita templos de piedra ni altares de oro; Dios quiere ser adorado en el templo sin fin del universo; no quiere hombres parásitos por sacerdotes; quiere hombres de acción para el bien común y de conciencia recta y tranquila; quiere hombres de justicia que den a cada uno lo que le pertenece; quiere, en fin, hombres que quieran, porque queriendo podrán".

"¡Hermanó mío! La batalla será ruda y larga; en ella serán muchos contra pocos; pero el triunfo es de la verdad, porque es ya hora de romper el antifaz de la hipocresía: pero ten presente, que aunque estás ayudado por todos los espíritus superiores, esto, sin embargo, no te librará de las grandes fatigas que consigo lleva una obra tan grande y recta como la que te encomendamos; mas como sabes la ayuda que tienes de los invisibles, cuando veas que te quieran acorralar, hecha mano en nombre del Dios que has señalado su verdadero asiento, del gran general "No importa" que éste te llevará a la victoria.

"Soldados, no te han de faltar; prepara armas racionales, que ya sabes que empiezan a descender los grandes artilleros que han de prender fuego a las mechas de los cañones que son las salvadoras doctrinas. Y en la lucha, y en la victoria, sea vuestro el grito el que yo ahora doy: ¡Viva el Amor universal, ¡Viva el espiritismo, que es ley y gobierno del Dios Amor."

Francisco Xavier E. V.

11 Junio de 1911.

Quedando hecho el testimonio de la verdad de la doctrina y pruebas denunciadas en este libro, resta presentar la justificación y confirmación del mal entendido Anticristo, lo que haré en este nuevo capitulo.