Párrafo VII
LA RELIGION BUDA O IGLESIA BUDA

El Brahmanismo, hemos visto su nacimiento y diríamos, que son los rezagados de la religión progresista adámica. Pero como su principio era vida fuerte y natural, dio, como todas las religiones, días de esplendor a su iglesia, y en esos días es donde, los directores, entre el humo de la vanidad, olvidan el principio de igualdad de todos los seres, y la equidad de la justicia es substituida por el orgullo y el despotismo y se produce más tarde o más temprano la escisión y se desgaja una rama del árbol general. Como estas escisiones acontecen, cuando el descontento está en el pueblo, (tierra a propósito para arraigar la semilla nueva y aun para correr una aventura con tal de creer liberarse de la opresión presente) sucedió en los Brahmanes, lo que es lógico en toda religión, pueblo, o nación, o sociedad, donde la justicia no es equitativa, y ésta, no puede existir donde existen castas, privilegios o supremacías.

El Brahmanismo, tiene una máxima que dio fundamento a uno de sus hombres para hacerse poderoso; en todas partes se veía escrito "Querer es poder" y ésta, desarrollaba la psiquis con tal intensidad y es tan halagadora, que faculta al hombre a no encontrar nada imposible. En efecto, se producen fenómenos que es casi imposible sustraerse a sus halagos, por la naturalidad con que son producidos; y no todos son efecto del magnetismo animal propio del cuerpo humano, sino que los hay de tal naturaleza espiritual, que el profano en esos arcanos, queda anonadado ante una realidad inconcebible para él, pero también incontestable para los mismos brahmanes, que sólo los explican diciendo: "Que el poder del Krisna obra en ellos para manifestar que su religión es la verdadera del Dios creador". También tienen prácticas de higiene que los europeos estamos muy lejos de alcanzar; pero es muy lógico en ellos, porque pretenden "que e! alma o el espíritu es inmortal y divino y no debe obligársele a vivir en un cuerpo sucio". Yo entiendo la limpieza y aun la pureza en la intención del corazón humano, aunque no reprocho la limpieza del cuerpo material; pero éstos tienen un grave error de su destino, desde que aseguran que, "Dios, en castigo, hace que un espíritu tome cuerpo y viva en un animal": Esto ya no es lógico y huyo de los brahmanes, pues mi razón ha concebido un Dios de Amor y no lo sería si esto hiciera; esto no es progreso y no puedo admitirlo: pero en cambio, es posible que suceda así entre los brahmanes, si los consideramos animales y aun bestias, desde que se esclaviza de modo bárbaro a la mujer, que no tiene más derecho que la bestialidad de sus hombres bestias. A esto han llegado aquellos rezagados de la raza que trajo la luz y el progreso. En esta clase de sociedad o iglesia, no encontraré ya mi Dios. ¿Se lo llevó Buda?

En el descontento, por las castas y sacerdotes del brahmanismo, uno levantó bandera de rebelión y llevó su estandarte a otros descontentos y reformó esa religión; Siddartan Zakyamuni, que predicó al Dios "Nirvana" o la vida de éxtasis, por añadidura, ya que el espíritu se le había ido cargando de vanas reflexiones y prácticas grotescas, ocasionadas por el parasitismo y sale Zakyamuni (exagerando la oración mental, sencilla, que Adán enseñara) predicando el éxtasis; seguramente no sabía Siddartan lo que cuesta ganar el pan del día; si lo supiera, no predicaría la pérdida de tanto tiempo.

No sabemos, si a este reformador lo llevó a su reforma una verdadera fe en su idea, o fué por un antagonismo o amor propio: lo que sí sabemos es, que era de la familia de los Zakyas, que era familia de la casta sacerdotal y esto implica que, "la reforma" que dió por resultado la fundación del Budismo y fué hija de alguna discordia, pues, el Budismo en casi nada difiere del brahmanismo; quizás algún tanto más liberal y por eso su existencia en una gran parte de la tierra; pero estudiando el brahmanismo y sabiendo que el budismo es un hijo díscolo y que sostiene las mismas prácticas y los mismos hechos, es tiempo perdido para mi objeto. Dios estuvo en esa religión, pero lo rechazaron con sus extravagancias y desigualdades y sólo existe hoy el Budismo, por la tiranía. Para mí, resulta una religión de hipnotos; debe desaparecer; cumplió un fin para el tiempo que fue necesaria y debe pasar a la historia, como recuerdo.