Párrafo III
LA VEDANTA

Nos encontramos con dos religiones que dominan toda la parte culta entonces de la tierra; la Fulaica, conjunto de restos primitivos y de adoración externamente material, pero refinada al gusto de los sacerdotes que crearon castas y supremacías y era fuerte por su salvajismo herencia de los primitivos; en esta religión, ya sabemos que no está el "Dios Amor" que persigo; la Veda (que significa Adán y Eva), dio sus ritos y su adoración escrita y de esto hacen 57 siglos (1): su mayor culto era interno y de amor; y como Ia bondad de esa religión a nadie rechazaba, los sacerdotes de la Fulaica, sabios en la malicia y la superstición, iban pasando a la Veda y tomando las costumbres, no para imitarla, sino para desfigurarla. Pero como ya hacía 16 siglos que faltaba su primer apóstol, y por unión de fuerzas, habíanse puesto de acuerdo sacerdotes y guerreros, no todos fueron firmes en su fé, obedeciendo a la concupiscencia que reinaba en la Fulaica, empezaron a oprimir al pueblo; éste a enfriarse en su fé; y los Fulaicos (que para eso trabajaban), cayeron con su barbarie sobre los Vedas, esclavizándolos; pero quedaban algunos ancianos que salvaron la esencia de la religión y quedaron en una pequeña tribu que fue aumentando: como los esclavizados tenían por religión los cultos del Veda (aunque sólo era ya de tradición) y la tribu que se mantenía fiel y guardaba los secretos de los ancianos que era un testamento hereditario, estaban en comunicación y mantenían viva la esencia de su religión, aunque también desfigurada por las necesidades pues los egipcios la habían ya proclamado como suya, pero revistiéndola de la mayoría de los cultos Fúlicos y haciendo de la religión de amor una religión de tiranía para los mismos descendientes natos de la Veda y Brahmánica, pues a la verdad (puede llamarse de una y otra forma por ser sólo cuestión de territorio y dialecto) la religión es la misma en aquel entonces, que es el tiempo que fué esclavizado aquel pueblo, por falsía de algunos de sus hijos y por soborno de los sacerdotes de la Fulaica; y Abraham, que llamaríamos sumo sacerdote de la religión de Adán, guarda el secreto de la doctrina, en un testamento que legó a sus descendientes; cuyo testamento secreto, no es otra cosa que una evocación, por la cual se comunicaba con Dios (2). . . Respetaremos en estos momentos ese testamento secreto: si soy obligado en el curso de esta obra, lo escudriñaré.

Abraham, con los suyos, clama a su Dios (al que Ilama Helli) por la esclavitud en que ha caído aquel su pueblo, por la claudicación de sacerdotes y guerreros: se ve en Ia necesidad de dar mayor libertad dentro del amor de la ley para multiplicar su pueblo y extender lo más posible la fe de sus creencias, legado que hace a sus primogénitos en el secreto de su testamento, bajo un tribunal compuesto de doce, que parece que la justicia iluminase y dirigiese estos actos, pues se llegó a "las doce tribus". Con 12 hijos de su nieto Jacob, llamado "Israel" que en aquel idioma dice "Hombre de Fe".

Aquí hallo una incógnita, aun no descifrada al pueblo: es el nombre del "Cristo" que empieza a circular y pronunciarse. Enmarañada es la cuestión, pero hay que dar luz sobre ella y presentar claro lo que sea este personaje, emblema, símbolo o mito.

Registro escritos de las antigüedades y lo encuentro en tantos nombres, que indica, además los diferentes idiomas y dialectos que figuraban en la unidad de la religión Aria, Veda, o Brahmánica. La primera vez lo encuentro, "Cirus": más tarde "Krishna" y éste es general en los Brahmanes y Budas, y según escritos comparados, lo encuentro representado en "Agnis" que es "Ignis" latino: por donde está confirmado que el "Cirus" de los arios, es el Krishna de los vedas que pasó a ser de los brahmanes y de los budas es el Cristo confundido por los cristianos; mas no es ese el "cristo" de Jacob como ha de probarse y ya sabemos lo que es; pero en los cantos vedas se representa por "agnis" (cordero) y en el latín "ignis" que es fuego. Por lo tanto, los fulaicos lo tenían ya muchos siglos antes representado en un aparato de dos palos atornillados por el centro, que siendo de madera dura y con una manija que los hacían girar rápidamente y con fuerza, hasta hacerlos producir fuego; pero estos fulaicos eran tan materiales, que no comprendieron lo que en la vida significa el fuego y esto sí lo supo Adán y su raza y fué el secreto del testamento de Abraham y alrededor del cual, los arios, los vedas y sucesores, han hecho todas las mitologías y metamórfosis. Esta es, substancialmente, la teoría del cristo de oriente, que no es persona y ha sido aplicado a Jesús, no sé porqué combinaciones de las escrituras; pues yo, ni en las letras ni en mi razón lo veo; pero en fin, cirus o krishna, o agnis o ignis, representaba un símbolo por el cual se unía un gran pueblo por muchos siglos, hasta la ley escrita. Volvamos a nuestro curso.


(1)Véase en el “Sánscrito” las Slokas (versos) de Shet, que son las bases del Veda y Código de “Leyes de Manú”.

(2) Mi exclamación del fin del párrafo primero, la ha ocasionado la vista de ese testamento: y como esto nunca me ha sucedido, es por eso que he exclamado: la visión duró hasta copiarlo.