Párrafo II
LA RAZA ADAMICA

Lo que he visto, lo que mi razón ha comprendido, merecería un libro de grandes dimensiones para describirlo (1); pero ya se hará a su tiempo; no debo interrumpir la marcha de esta obra y recopilaré lo que aun no se ha dicho por nadie, lo que no sé cómo llega a mi razón, que sólo puede ser porque esta obra es del agrado del Dios que busco y esto me ilumina.

Después de la división causada por la prevaricación de los sacerdotes fulolenses y por cuyo hecho habían nacido castas, razas y supremacías, las guerras intestinas llevaban a la humanidad a su destrucción, se esclavizaban unos a otros y la razón era del más fuerte. Este estado de cosas, hizo retroceder a la humanidad a mayor barbarie que cuando vivía en tribus, sin templos, sin sacerdotes ni reyes, porque ahora, obraba el hombre con mayores conocimientos y mayores refinamientos, y tal era la saña de unos y otros, que las mejores ofrendas que los sacerdotes reclamaban para sus ídolos dioses, eran las víctimas humanas arrancadas a sus contrarios y, ese Dios no puede ser el padre común que creó por igual a todos y para todos hace salir el sol y no podía dejarse hundir en esos odios e hizo aparecer en un punto de la tierra una nueva humanidad (podríamos decir) mediadora entre todos los hombres y que traía en sí, la belleza, las ciencias y las artes y como bandera, el amor, la unión, la mutualidad, la igualdad y conocimientos que no tenía aun el mundo en que vivimos. Si, en Oriente, y en el punto más céntrico de las tierras ocupadas por los dos bandos divididos de la gran unidad Fúlica; en el territorio que hoy es el arca del tesoro de lnglaterra, hay una ciudad llamada Hayderabat y otras dos poblaciones muy cercanas que se llaman "Abmedaban y Kurrache"; nacieron allí hace 5671 años, dos seres (2) que el "Dios de Amor" mandaba para la unión de todos los hombres: Adán un varón blanco; y Eva una hembra blanca: Adán hijo del sacerdote, y Eva hija del guerrero, que los miraban con recelo porque no son de su color; pero ambos se unen en matrimonio y ponen paz entre el sacerdote y el guerrero y predican con sus hechos el amor y unen en paz a la ciencia y al arte, representados entonces en la religión y el guerrero; procrean y educan sus hijos conforme a su doctrina nueva , que es aceptada, porque ponen a todos los hombres bajo un solo mandato, bajo un solo lazo, el amor. Como la unión era libre, la raza nueva prevalecía por su atractivo y se multiplicaba rápidamente y, pronto, en algunos siglos, se extendieron por todos los territorios de la antigua Fúlica, llevando progreso y amor y uniendo la antigua familia, bajo una sola creencia; bajo una sola fe; bajo la religión Veda que proclamó un solo Dios; pero para el mantenimiento de la unión, no se podía abolir ni al sacerdote ni al guerrero y se le confió al sacerdote la ciencia moral y al guerrero la implantación del progreso y su defensa; pero siendo su primer arma, el progreso, la igualdad, el amor.

Durante siglos, nada estorbó a su marcha y se asentaron en todo el Asia y lo que hoy compone el Imperio Chino; pero como el programa era para toda la tierra, había llegado el momento de ir ganando territorios donde quedaba la religión Fúlica; éstos, que durante todos esos siglos habían refinado sus cultos y creado ídolos, al ver acercarse la nueva raza (pobre para ellos porque no tenían más que un Dios) y fuertes y fieros los fúlicos, (porque no era el amor su programa), pero que les satisfacía el adelanto de sus contrarios, la avaricia les picó y se apoderaban de sus progresos materiales y reducían a la esclavitud a cuantos podían y esto ocasionó la esclavitud de pueblos y el triunfo, por un momento, de los fulaicos, que dominaban el hoy Egipto; no sigo más esta narración, porque de estos acontecimientos, aunque con muchos y graves errores, nos habla la historia. Pero debo aclarar algo sobre Adán, por que éste es el primer párrafo de verdadera historia de este personaje, tan traído y llevado por todas las religiones, hasta desfigurarlo de tal modo, que resulta un mito.

El Adán bíblico, no es el primer hombre puesto sobre la tierra, ni creado en la forma que se ha hecho creer, ni Eva hecha de una costilla de aquél; lo que significa este símbolo es, que a la aparición del Adán, con sus doctrinas de progreso y amor, la tierra cambiaba la faz de sus moradores y, puede decirse, racionalmente, que nacía la humanidad progresista con él.

Mas la confusión y falsa interpretación, es debido a la pobreza del lenguaje que no tenía más que ocho o nueve sonidos; y sin ir muy lejos, lo encontramos esto comprobado, en el hebreo de hace 28 siglos, que aun no tenía más que nueve letras y es muy difícil que el intérprete, no conociendo los sonidos, los gestos y la fuerza dada a las palabras, pueda exactamente decir, lo que ellos querían decir; por esto, todo el que estudia esos escritos, debe comprender el espíritu y no leer solo la letra. El no haber hecho esto los intérpretes modernos, es causa de haber borrado la verdad de donde estaba y no la pusieron en parte alguna, llegando por esto al escepticismo en su máximo grado.

El Adán ha existido; no es un mito y he señalado donde apareció y la ciencia, con un poco de calma, sin desesperarse, lo podrá comprobar.

"El paraíso", en la forma descripta, no ha existido: pero existe un paraíso aún mejor allí donde digo el nacimiento de Adán y Eva; y paraísos existen en todas partes de la tierra y, Adán debe vivir entre los hombres y soy el primero en decir: ¡Viva Adán¡.


(1)Lo que en este momento ví y oí ya lo habéis leído en los 12 libros escritos después que éste y, ya impresos y reimpresos que los hombres seguís estudiando.

(2) Con ellos una gran emigración, pero tomo sus dos nombres solos para no involucrar más mi estudio demasiado complicado.