Joaquín Trincado
Martes 3 de enero de 1950
Médium Hortensia - Escritura

Con cuanto placer os oímos. Cuán grande es la unión, la luz os llena de vitalidad, vuestro pensamiento forma un haz, un muro que no franquearán los hermanos obscuros.

Sois fuertes, no temáis; poneos la túnica brillante y blanca que os destina la justicia.

Tenéis la justicia de vuestra parte; no tenéis porqué perder el aplomo que en justicia merecéis y que habéis ganado con vuestra perseverancia, con vuestro estudio, con vuestra buena fe.

Sois grandes, sin que el orgullo os haga vanidosos, así que estáis bajo protección de los Maestros, tan sabios y amorosos; sois sus dignos discípulos.

No temáis, seguid adelante, que no habrá lugar a la derrota. Seguid con el amor y la sinceridad que os ha caracterizado. Tomad la bandera para que os cubráis y tengáis la victoria que habéis sabido ganar.

Unión, fe y amor será vuestra divisa. Con ella venceréis y lograréis llegar al fin.

Vuestro hermano.

Joaquín Trincado.

Joaquín Trincado
Jueves 15 de Febrero de 1950
Médium Hortensia - Escritura

Buenos días:

La simiente está echada en un terreno fructífero; hay que cuidar de ella para recoger una buena cosecha. El grano debe ser grande, sano y hermosos como hermoso es el brillo que da un espíritu luminoso.

Cada uno de vosotros sois trabajadores en la siembra. Amad vuestro trabajo y veréis el resultado de él.

No se puede decir que la siembra se perdió porque faltó algún elemento; siempre iremos colaborando con nuestros buenos deseos y con amor llegaremos a obtener lo que buscamos.

Ya sabéis que el tiempo es eterno y hay lugar para elaborar en un terreno que está abonado con el mejor abono y es siembra que no se pierde. Hoy sembráis, mañana cosecháis y después barbecháis para preparar el terreno para una nueva siembra o generación, puesto que la vida es eterna y continuada y llevando con cuidado y amor nuestra misión no habrá lugar a descalabros.

¿Que encontramos algunas veces terrenos duros, llenos de piedras? Pues hay que quitarlas y limpiar el terreno, prepararlo debidamente y así obtendréis un buen resultado.

¿Que una vida se pasó limpiando y preparando el terreno? Está bien; eso quiere decir que obráis con sabiduría y que no tiráis la semilla al viento sino que sabiamente preparáis la siembra.

¿Que se pasó toda una encarnación? ¿Y que es una encarnación comparada con la eternidad? Nada más que un día de vuestra vida y el espíritu que lo sabe no se sentirá defraudado por esa espera; ha logrado más enseñanza y ha aprendido a tener paciencia, que es una gran cualidad. El que sabe esperar es sabio, conoce la Ley de la Creación y así, un día y otro día, irá reuniendo las cualidades necesarias para saber sacar el mayor provecho en la obra grandiosa, en la siembra de la verdad y el amor.

Así, hermanos míos, perseverad en vuestro camino que nada se pierde; poned en vuestra alforja el amor, la ciencia y la paciencia para obtener el resultado deseado, que siempre habrá un nuevo camino que seguir.

Id siempre más allá, iluminados por la justicia y la bendición del Padre. Os lo desea vuestro Maestro.

Joaquín Trincado.