Joaquín Trincado
Martes 5 de Abril de 1949
Médium Margarita - Posesión

Buenos días:

Héme aquí ente vosotros, participando en esta fiesta espiritual.

El Maestro Juez de la Tierra que viene a recordaros la promesa hecha.

Vuestro Maestro, tan amado, que os dice que veáis para abajo el océano de tinieblas en que se debate la humanidad presente.

Ved ese faro luminoso que es la Escuela iluminándolo todo; pero ese faro salvador y su luz omnipotente debe alimentarse con la esencia de vosotros mismos, con las lágrimas de los que sufren, con los dolores físicos y morales de todos los presentes, es esta existencia, con los dolores de las madres al dar materia a sus hijos, con los sacrificios, con los esfuerzos, con los pensamientos claros, con las ideas luminosas, con todo el dolor de la humanidad y todo el deseo de los hombres trinos, que son el aceite con que se alimenta esta luz que será la que salve y redima a la humanidad actual.

Bendita sea la Escuela y loor a todos aquellos que dentro de ella colaboran en la obra del Padre, de amor y paz.

Así, iluminando a todos con la luz de vuestro propio ser, iremos, todo unidos.

Siempre más allá.

Joaquín Trincado,.

Tasen-Timón
Viernes 25 de Marzo de 1949
Médium Margarita - Posesión

Decís que hay cinco sentidos corporales;: ver, oír, oler, gustar y tocar; pero eso es para la mayoría de las materias gruesas; son los sentidos que os hacen percibir y sentir, con rudeza, los olores fuertes... pero cuántos sentidos tiene el cuerpo humano que ni siquiera se pueden precisar.

Qué poco sabe el hombre de las ondas y las vibraciones.

Cómo podéis explicaros las sensaciones de un niño que duerme profundamente a quien se acerque la madre, de puntillas, y el niño, dentro de su sueño, la presiente y se sonríe.

Cómo podéis precisar la finura de un oído que escucha ruidos que ni los aparatos más sensitivos pueden captar.

Cómo se desarrollan esos sentidos cuando se necesitan, cuando hay que refinarlos. Cómo un ciego sabe, por las vibraciones  de sus pies, lo que a vosotros no os llega, a vuestros oídos ni a vuestra vista. Cómo se desarrollan.

Pero, ¿son cinco los sentidos corporales los sentidos físicos? No; ni idea tenéis de cuántos son; mientras más refinada es la materia, mientras más elevado es el espíritu, se percibe mejor, se siente más y entonces viene la sorpresa de los otros; "este adivina, éste sueña, éste miente"... y ni miente, ni adivina, ni sueña, su materia se ha sutilizado y se presta para transmitir las sensaciones del espíritu, las vibraciones que recibe; por eso el médium tiene que ser más sensitivo que los demás; tiene que lograr dominar su materia, purificarla, refinarla; sus sentidos se agudizan, pero los otros, los que da el espíritu, qué cuidado debe tener para estar siempre en guardia, para estar siempre recibiendo también, porque todo su cuerpo es una antena receptora, a él llegan las vibraciones; pero podrías decir: "¿en qué momento se hace?" naturalmente que son más claras y sensibles cuando él esta dispuesto, cuando está preparado y cuando está ayudado por la fuerza que dan los que le rodean; pero es un momento de peligro, la Ley es tan sabia que, fuera de su pensamiento y de su voluntad, puede recibir una intuición y puede, también, servir como instrumento de posesión para salvar, para aconsejar, para curar.

Por eso estos estudios son tan hermosos y estas sesiones vuestras tan trascendentales, porque el médium se sutiliza, el médium se eleva y se refina, se purifica y ayudado por vuestra fuerza, le es posible recibir las más sutiles vibraciones.

Ya pasó el tiempo de los fenómenos vulgares, de los fenómenos gruesos. Hay advertencias y según el progreso de cada quién se le hacen; pero aquel que estudia puede definir claramente sus sensaciones, sus intuiciones; puede definir y conocer las vibraciones que le llegan y no hay necesidad de que el guía o el protector le hablen a gritos, ni le tiren una silla, ni le toquen una pared.

Aquí está el adelanto que se ha logrado con vuestros estudios.

Aquí está palpable la labor de las doctrinas de vuestra Escuela, porque todos creéis lo que veis, lo que consta, la posesión de un médium, que se transforma y se convierte en instrumento de aquellos espíritus altos a quienes la Ley os envía para daros su mensaje de fuerza, de amor, de belleza, de alegría, de ciencia, y vosotros los recibís e insensiblemente vais normando vuestra vida dentro de esas hermosas doctrinas y vosotros también os vais purificando y vais recibiendo, no sólo aquellos que están ya definidos como médiums de trabajo, sino a todos, recibís, todos sentís, todos podéis interpretar las llamadas que se os hacen, las advertencias, los consejos, porque no necesitáis que se os digan ya de viva voz.

Todo es digno de estudio, todo lo merece y si vosotros os concentráis, al hecho más insignificante que ocurra en vuestra vida le dais una significación benéfica para vosotros.

No esperéis ya vosotros el fenomenismo grueso; no esperéis apariciones ni las demostraciones físicas que se dan a aquellos que no pueden entender todavía, que están dentro de los cinco sentidos que marca la ciencia.

Ahora, con los nuevos descubrimientos, ya veis cuanto han adelantado todos los hombres, pero lo creen hijo de la ciencia y no saben que la verdadera ciencia es el Padre, que la verdadera ciencia está dentro del espiritismo, porque espiritismo es todo y el espiritismo os demuestra que no son cinco los sentidos y vosotros, los estudiantes de esta Escuela, los concurrentes a las sesiones de esta amada Cátedra, lo comprobáis en cada sesión porque vuestros médiums os dan la prueba de las radiaciones, de las vibraciones de los desencarnados y encarnados, y ya veis con qué facilidad, ¿por qué? porque vosotros estáis adelantados, porque vosotros tenéis ya educado vuestro pensamiento, vuestra voluntad, vuestro deseo y vuestro anhelo y colaboráis y se os premia recibiendo estas comunicaciones tan llenas de belleza, tan llenas de enseñanza, tan llenas de bondad para todos los que las escuchan, encarnados y desencarnados.

Grande y hermoso es el cuerpo del hombre; esa materia se sutiliza... ¿pero las vuestras que están ya sometidas al estudio...?

Pobrecitos de tantos millones de hermanos que sólo se sirven de su cuerpo para saciarse ¿de qué les sirve esa maravilla de cuerpo que se les ha dado como instrumento de su espíritu? únicamente para desempeñar y llenar las necesidades fisiológicas y para usar su cerebro en cálculos mercantiles, en pensamientos innobles, para llenarse de pasiones y de pensamientos bajos.

Qué diferencia con vosotros, hermanos míos, que ya os habéis librado de tantos prejuicios, que entre vosotros no reinan los vicios, que entre vosotros las ambiciones son nobles, sí las ambiciones del saber, las ambiciones del amor, las ambiciones del bien para todos vuestros hermanos.

Así está ya vuestro cuerpo, así están ya vuestros sentidos corporales.

Estudiad, siempre alertas y con vuestras antenas dispuestas a recibir lo bueno y a rechazar lo malo.

Dignificaos, elevaos, estudiad. El estudio trae el progreso; el dolor os purifica, pero el estudio os da la razón de todo lo que no entendéis.

Que vuestros guías y protectores os ayuden a seguir el camino emprendido.

Vais adelante, vais subiendo; no retrocedáis, no os estanquéis y el Padre, que es la verdadera ciencia, que es sabiduría absoluta, que es el amor perfecto, os bendiga.

Soy

Tasen-Timón.