Joaquín Trincado
Domingo 10 de Octubre de 1948
Médium Virginia-Escritura

Vengo a vosotros en este día que los espíritus celebran con grande alegría.

Y vosotros, ¿por qué no tenéis ese ambiente de fiesta?

Tibios estáis, hermanos míos, y ese no es el camino que yo os he señalado.

Todos los hombres han sabido que el tiempo de la fraternidad ha llegado; sólo faltan los capitanes valerosos que sepan conducir las naves al puerto seguro, ¿y de dónde saldrán esos valientes capitanes? Ya están prestos, hermanos míos, ya ocupan su sitio y en la hora decisiva sabrán desempeñar dignamente la misión que se les ha confiado; ya las naciones han tenido que obedecer la Ley, solo que no siempre por las buenas. La justicia aprovecha los medios que están a su alcance y nadie puede detenerla; si las naciones no aceptan quitar sus fronteras por medio de la comprensión de la fraternidad universal, la justicia tendrá que derribarlas valiéndose de los medios que encuentra; no importa que caigan miles y miles, las barreras caerán, mas parece que no será la razón del amor sino por la fuerza de la justicia.

Los hombres de la Tierra se estrecharán las manos llamándose hermanos, aun cuando sea después de haber quitado todo lo que ahora estorba.

Los hombres supremáticos no quieren aceptar su derrota y quieren que prevalezca todavía el error de dividir a los hombres para dominar el mundo, mas ya no es tiempo y de grado o por la fuerza tendrán que acatar el amor universal.

Joaquín Trincado.