Joaquín Trincado
Lunes 6 de Enero de 1947
Médium Margarita - Posesión

Buenos días:

Todos vivís dentro de la Ley Universal.

El más pequeño ser viviente de la creación vive dentro de ella porque esa Ley emana del Padre Creador y la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal os la ha hecho conocer y vosotros, hombres trinos, hombres conscientes, sabéis que vivís dentro de ella y la acatáis en amor.

Felices vosotros que en este grado de progreso habéis conocido ya la hermosa nueva: "dentro de la Ley".

Esa Ley se emana y, llegando el tiempo, no hay valladares para ella; esa Ley que va arrostrándolo todo, quitando todo lo que estorbe para la implantación de la luz, de la fraternidad y del amor universal.

Todos estáis empeñados en esa misión, pero hermanos míos, necesitáis más acción.

Mi tiempo fue breve; yo no podía irme sin dejar la pauta escrita; esa pauta que ya se había dado de muchos siglos atrás. Cuántas veces se ha intentado por diversos misioneros y ahora yo, como Maestro fundador de esta Escuela amada mía, de esta Escuela fundada en esta Tierra de Promisión, la América nueva, os vengo a invitar a que os unáis y forméis un frente, mis soldados valientes y, como siempre, en pie de lucha, y luchéis, luchéis para triunfar.

La Tierra se debate en la obscuridad; todas las pasiones parece que están exacerbadas. Los hombres, como veis, como locos caminan sin encontrar una puerta salvadora. Es un caos vuestro mundo. ¿Por qué? porque los espíritus no pueden ya resistir la obscuridad que los envuelve; porque los espíritus buscan la luz y van de aquí para allá y, locos, engañados, buscan, como ya digo, la puerta salvadora; pues la puerta salvadora, la fuente de aguas cristalinas es la Escuela; llevadla vosotros como divisa, llevadla en vuestro propio ser, en vuestro propio interno. Vivid dentro de ella porque todos vivís dentro de la Ley Universal.

¡Adelante, pues, con valor!

Es cierto que la vida, difícil y dura, os doblega, os aniquila, hace de vosotros guiñapos humanos; pero acordaos que lleváis un espíritu redentor, un espíritu de luz bravo, valiente, que ha reconocido la Ley y que reconoce también la responsabilidad.

¡Adelante hermanos! Fuera las barreras. Derrumbad vosotros mismos todos los estorbos para que brille ya sobre este Mundo Tierra la luz verdadera, infinita del Padre.

Joaquín Trincado.