Joaquín Trincado
Lunes 4 de Noviembre de 1946
Médium Margarita - Posesión

Buenos días:

Hermanos míos: No hay nada pequeño en la creación.

La Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal es la que enseña a los hombres a conocer y a obedecer las leyes del Padre.

El Padre es el creador de todo y todo es grande como Él.

Nada se lomota.

El hombre se empequeñece a sí mismo cuando no conoce ni obedece estas leyes, pero la Escuela está en todo porque la Escuela es ilimitada, como el infinito.

La Escuela no se concreta a la Cátedra Central, ni a la Cátedra Regional ni a la Cátedras subsidiarias.

La Escuela es un conglomerado, según (creen), pero de hombres que estudian, sí, pero la Escuela es todo, como el Espiritismo, como el Amor.

La Escuela está en todas partes y no nada más vosotros pertenecéis a ella. Con este nombre, sí, con el de la Escuela que yo fundé; pero hay millones de hombres en la Tierra que buscan y encuentran, porque han descubierto las leyes divinas y viven también dentro de la Escuela, porque la Escuela trae la luz a la Tierra, enseña a los hombres y los conduce y una de sus más grandes enseñanzas es la de hacerles ver su grandeza, porque son hijos del Padre.

El hombre es quien se pone sus limitaciones, pero no los tiene.

El hombre se hace mezquino y aquel que obra con mezquindad, aquel que da con mezquindad recibe con mezquindad.

No hay que temer porque todo es ilimitado.

Creéis que el cerebro humano lo descubre todo, y no; el cerebro es el que os pone limitaciones porque creéis que no sois capaces más que de lo que podéis concebir, sin acordaros de que sois hijos del Padre y que lleváis un espíritu también infinito, que lleváis un espíritu eterno y que vuestra vida es, así, eterna y continuada y nada os está limitado a vosotros más que aquello que vosotros decís: "hasta aquí llegue". Es como si al contemplar la corriente de un río dijerais: "este es el último caudal de agua que pasa"; si al veros a la orilla del mar dijerais: "esta es la última ola"; si al sentir el viento dijerais: "esta es la última ráfaga"; no, hermanos míos, el viento y el agua también son eternos y continuados, como deben ser vuestros pensamientos, como debe ser vuestra actuación.

Es la colaboración que debéis dar, no en una vida, en todas; pero el hombre se llena de mezquindad, así obra y así recibe.

Sed tolerantes, disculpando todo sabéis que todo obedece a una causa y que vosotros no veis más que los efectos, pero ¿dónde está el principio, dónde está la causa? Estudiad y la encontraréis.

Todo es grande, todo es infinito.

No os limitéis, no seáis cobardes; acordaos de quienes sois; no sois pequeños puesto que sois hijos del Padre, sois obra de Él, sois parte de Él y sois creadores también, porque a eso habéis venido a la Tierra, a crear ayuda, a crear acción, a crear obras, a dar amor.

No creáis que la Escuela se reduce a vosotros ni a vuestras Cátedras. Ya os dije que la Escuela está en todo, la Escuela es todo, como es el infinito, como es nuestro Padre.

La Escuela es la que enseña, la Escuela es la que descubre al hombre sus posibilidades.

La Escuela es la antorcha que ilumina vuestra Tierra y la que ilumina a todos los mundos de progreso.

Os quiero valientes, os quiero resueltos, os quiero arrogantes. No os importe el vendaval que ahora os azota; ya pasará. Pruebas muy duras estáis pasando, pero ya sabéis: es mi barca, que vosotros sostenéis, no naufragará, pero ¿cómo lograrlo? con vuestro valor, con vuestra fe, con vuestra confianza y con vuestra actuación. Siempre una obra nueva, siempre una idea nueva. No os preocupen los detalles ni las bellas palabras; ya veis que hermoso hablan los hombres y qué pocas veces expresan las ideas grandes, que pocas veces lo hacen con verdad; encubren la verdad porque tienen miedo descubrirla.

La verdad es desnuda, las palabras deben ser claras, sencillas, precisas, no rodeadas de metáforas ni de figuras elegantes; vosotros sed francos, sed claros y que sean verdaderas, reales y la verdad desnuda reinará entre vosotros y así, con esa actuación, con esa fuerza, con esa fe, salvaréis la Escuela, que es el Universo entero.

Joaquín Trincado.