360830n89

De la “Filosofía Enciclopédica Universal”

( Páginas inéditas del Tribunal y Consejo)

Paz y Amor: estáis reunidos y estamos presentes, oís porque lo percibís por los órganos auditivos y nosotros inspiramos al espíritu; pero hay diferencias entre el hombre (espíritu encarnado) y el espíritu libre (desencarnado) y sin embargo uno solo es el actor y por eso nos comprendemos porque la diferencia está en el hombre, duo o prejuiciado, y por esto habéis venido vosotros para comprenderlo porque ya sois trinos y siendo así sois misioneros, nosotros inspiramos a todos pero al transmitir la materia puede adulterar la inspiración o somos tomados con reservas y de aquí la necesidad de venir los misioneros para recibir directa la palabra de la inspiración de Maestro a Maestro, les dirigís la palabra recordándoles a los hombres los prejuicios pasados y es en el tiempo que llegó el que el Maestro Jesús anunció, en la venida del Espíritu de Verdad que los hombres recibirían, es decir, los misioneros, y vosotros como hombres lo habéis recibido.

No puede aceptarlo por el prejuicio, pero vosotros le recibís porque debe darle al hombre la Ley en un Código, las verdades y el juicio que sentenció y justifica a los que llaman al Padre y para el mundo habéis recibido a los Maestros de la Cosmogonía. El Espíritu de Verdad descubriendo al Maestro los secretos del Universo que los hombres de un mundo regenerado deben saber en su séptimo día.

Todo ha sido dado para llevar el conocimiento a los hombres que por el prejuicio se opaquizan y al recibir la inspiración, si la atienden la adulteran al escribirla, por la ley de la materia (que es ley y no vituperamos). Pero ¡Ay¡ que hoy hay luz que no se puede anublar y vais a recibir luz de la luz y para recibirla debéis oír la inspiración que recibe vuestro propio espíritu.

Hubo un reinado de la carne, pero desde el día de los misioneros, de los ángeles caídos, que habéis dicho, ese reinado debió de ceder al reinado del espíritu, y aún luchamos para equilibrar a nuestros hermanos de la Tierra que aun en el último segundo nos reciben con reservas.

Mas han venido los misioneros y los de hoy son los mismos de ayer en el espíritu; les recordamos que la materia en su ley opaquiza, porque la carne se impone, pero en el misionero esta cede y se sujeta a su alma que late al unísono con su espíritu, el que vive su ley en el cosmos al par que carne pudiera oponer con su ley de materia, pero en la Tierra rige los actos de sus dos entidades que están en la acción, y así la luz del espíritu llega al hombre para dársela al hombre.

Hemos luchado, más llegáis a la mayoría y son llamados los hombres todos por afinidad o por justicia porque el hombre está en su acción para recibir su credencial y ellos están en el silencio pero han sido iluminados por la luz del cosmos y se les ha dado la eterna verdad; por la justicia irán a otros mundos los que faltaron a la Ley, y por lo que el Maestro debe de estar oculto hasta el día de la llegada de su credencial que a todos en su hora justifica. Serán eliminados de la Tierra como espíritus los que no quieren aceptar la Ley porque es negarse a recibir la luz en las conciencias y la luz de la razón que os convencerá pero el espíritu es la primera entidad de las tres entidades del hombre y el mayor en el cosmos sobre el cual solo está Eloí cuya Ley escribe y sostiene el Misionero y nada hay que estorbar pueda su acción, pero queréis retardarla. Porque el espíritu domina y reina, fueron ya eliminados los que enturbiaron el espacio y están en las moradas de su afinidad donde os llaman a los que os oponéis a la llegada de la credencial del misionero, pero la Ley se cumple y solo esperamos el momento del designio que el Padre tiene señalado y todo se habrá cumplido.

Pero los hombres esperan y en su incertidumbre sufren y nosotros los dirigimos y les hablamos; sufrimos también porque vemos con dolor a todos los que evocan al Padre aunque sea bajo los nombres de dioses condicionales, nombres que se les dio por grados hasta poder hoy darles el universal y eterno nombre de Eloí. Por esto os inspiramos a todos los que esperan confiados porque queremos darles su denario en la luz, credencial del misionero, por los que han trabajado y les pertenece, por los que han comprendido, visto y aceptado su trinidad.

Es que el mundo está entre dos luces (1) pero se rasga ya el crepúsculo y puede el hombre entones mirar facie a faciem la claridad de la luz y esto es lo que venimos a hacer hoy los misioneros para lo que estamos todos en el bloque, vosotros en la acción como hombres y nosotros como espíritus libres y consejeros para rasgar las tinieblas que la carne pidiera oponer con su ley de materia, pero el Maestro recibe del Maestro y los Consejeros velamos y ratificamos porque la acción es común y quedará la obra. La causa del sufrimiento de los misioneros ya la ha escrito el Maestro porque se le ha explicado, y conociendo la causa se busca el medio de quitarla porque desapareciendo las causas desaparecen los efectos.

Los hombres esperan ese algo desconocido y están ansiosos y parecen dispuestos a recibirlo. ¡Ay¡ de aquellos que os oponéis. Oirlo bien una vez más: estos son los mismos de ayer, los que negarán al anunciado por Jesús, lo mismo que le negaron a él; y estos son los misioneros que vienen a rasgar el crepúsculo y como hombre entre los hombres están en la acción y han recibido al Espíritu de Verdad por lo que el Maestro os dará un Código de Ley Universal; nada quedará del crepúsculo que envuelve a las materias y la luz se complementará para la armonía y la unión fraternales, porque ella son la verdad eterna que al fin se os puede dar, y quedando en la armonía y unidad los mundos, los hombres y el espíritu, el Padre os dará la credencial que os habréis conquistado. Recibid la inspiración, unid vuestros pensamientos, amaos en verdad como un solo ser y rasgado será vuestro crepúsculo.

Nosotros inspiramos y hablamos, pero se nos recibe con reserva y es necesario llegar a todas partes. ¿Qué medio hay para llegar al hombre en toda la tierra? El Código de la Ley Universal que debe de ser dado como advertencia antes de que empiece el cataclismo moral de la penúltima etapa. Esta será la advertencia máxima. A eso han venido los misioneros y el Maestro; la ley ha de dar la voz estridente porque se os dijo: “que una voz de trompeta os anunciaría su llegada” (2) y para los espíritus sonó la nota última y en la Tierra como hombres han oído el toque de atención (3) y esperamos que al toque final os detengáis hermanos y evitéis así el cumplimiento de vuestra ley (la de los supremáticos): devastación, guerras fraticidas, odio de ideas, guerra de religión en el fondo, en cuyo momento solo debéis esperar ansiosos oír la voz del Padre en la inspiración para inclinaros a la verdadera fraternidad huyendo así de las supremacías. Porque se dio y ha sido oído el toque de atención, la teocracia hace esfuerzos y procura retrasar el momento de la llamada definitiva, pero la Ley camina sin obstáculos y al marcar su punto la trompeta sonará.

Ellos quieren detener ese momento pero los seres trinos piden luz a la luz y la Luz del Espíritu llega a ellos y les advierte que el momento llega, que estén preparados y unidos para anular las consecuencias que la teocracia que arreciará en el combate pero el Ejecutor no puede se vencido porque es la primera entidad, pero no hay que tener vacilaciones porque demoren la victoria. Llegará un momento de confusión; parecerá que el triunfo es de los perversos y la perversidad incitará a cometer actos terribles tal será la confusión que no se sabrá cuál es el malo ni cuál es el bueno, donde se impone el despotismo o empieza la Justicia. Un momento habrá en que temblarán los hombres conscientes porque parecerá que la fuerza se impondrá, por lo que de antemano el Tribunal ha juzgado en Ley de Justicia y afinidad. La desunión sembrada por la teocracia desde largos tiempos, es la que presentará ya debilitada a la Causa de la Justicia y de la Verdad; nos hacéis sufrir porque vosotros mismos os creáis sufrimientos y los misioneros no pueden dudar tampoco de la acción sino afrontarla con mayor valor cuanto más recio sea el ataque y lo exigimos porque habéis venido a recibir las advertencias, porque dimos leyes y anunciamos nuestra venida y hoy al Maestro se le dicta la última Ley, preliminar de la que se le dará y os quedará en definitiva.

Estáis inficionados por esos prejuicios pero sois los misioneros y sois los Maestros para mundos que regenerarse, deben y nosotros como misioneros y Maestros del espacio en esta hora debemos ayudaros a vencer vuestros propios prejuicios y pasiones a costa del sacrificio propio en cada uno porque no podéis eliminaros. Conocemos las causas de vuestros males y redoblamos nuestro trabajo para ayudaros a eliminarlas, porque todo lo anunciado se cumplirá; solo esperamos el aviso definitivo y os lo advertimos una vez más para que seais los misioneros que como tales os podáis mostrar y como tales y como hombres lleguéis a aquellos que no pueden ver la luz, y aunque inspiración podemos darles no la aceptan; he ahí la superioridad del Misionero encarnado que recibe la inspiración de los Consejeros y del Espíritu de Verdad y como hombres podéis hablar y es entonces que nosotros inspiramos con provecho, por lo que se os pide rechacéis al mal y estéis unidos como uno solo porque para esto tenéis al Maestro como nosotros tenemos al Espíritu de Verdad que a todos nos inspira y a vosotros os habla por el médium (único medio de comunicación material entre los seres espirituales ya estén como hombres ya en el espacio, ya habitando en otros mundos). ¿Cuál es la causa delas nieblas en vosotros? Ya lo sabemos: los prejuicios impuestos por el temor o mantenidos por el halago de las pasiones para mantener la autocracia, pero repito, unidos los Misioneros tendréis Luz y Fuerza; hay que parapetarse en ellas y hay que ajustarse al cargo de misioneros aun ahogando los derechos de la materia y necesidades de la carne, porque el misionero viene a sacrificarse por sus hermanos.

Hoy tenéis los medios ya señalados sin que se puede alegar desconocimiento porque están escritos; conoceos a vosotros mismos, ahondar en vuestras conciencias, oíd los sentimientos de vuestra alma y atended a vuestro espíritu, y unidas en la acción esas tres potencias en el hombre os hace en el misionero que la Ley reconoció. Los hombres que esperan su luz presienten pero son duos que esperan el momento de mostrarse cuando les rasguéis el crepúsculo como a vosotros os ha sido rasgado; mas los hombres son los mismos y los tiempos son los que cambian.

Hermanos míos, la luz de lo alto desciende y sabéis que es de Sión para el espíritu; estad recogidos para recibirla. ¿A cual llegará primero? Sabed que no es efecto de la distancia; es por justicia que llega sin miramientos a donde la Ley señala y no es para categorías si no para cargos y responsabilidades porque al ser trino el misionero puede oír la voz de la conciencia porque antes oyó la voz de la razón y puede ajustarse a la Ley que lo reconoce. Podréis conocer lo que antes no han conocido. Recibid al Espíritu de Verdad cuyo amor está entre vosotros. Os quisieron eliminar del Tribunal y no nos han eliminado. ¿Por qué no pueden si la acción es de hombres? Es que conocéis lo que no han querido estudiar aquellos; os conocéis a vosotros mismos y podéis recibir la inspiración, y podéis sentar los principios y discutir razones; se os enseña a acortar distancias para lo que se os pide que estéis unidos en verdadera fraternidad como un solo ser, porque vosotros no debéis ignorar el valor de los hechos individuales ni el alcance de los sucesos colectivos: todos ellos son factores que se suman al pensamiento de un Todo e influyendo van para el cumplimiento de los hechos universales. Para eso recopilar deben las advertencias de los misioneros, por eso el Maestro inspira al Maestro y os digo en autoridad y verdad, para que solo haya un pensamiento: el de la unidad.

(Continuará).

(1) Al decir entre dos luces, se refiere a la semi oscuridad, entre la noche y el día.

(2) La llegada de la hora.

(3) Se refiere a la actual conflagración.

 

Medianímicas

Leon T.
Febrero 28 de 1936
Por la Médium L.D.

 

Buenas noches. Hermanos míos, que la Paz y el Amor sea con vosotros.

Es verdad, la lectura se presta a meditaciones y comentarios. Cierto es que el trece es el número que tomó la superstición para figurarlo en número de mal augurio o tomarlo de talismán contra la mala suerte. Pero no olvidar que la superstición ha nacido de la maldad de los capaces de hacer daño desde la sombra y de la cobardía de los fanáticos; pero del engaño hizo un pedestal el sabio en el mal e ignorante en el bien. Materia dispuesta es el ignorante de las causas de la creación.

La “mala estrella” no es más que nuestro propio hecho a nuestro dictamen en el juicio espiritual celebrado por nuestra conciencia y pedido a la justicia el cumplir, misiones que muchas veces no tenemos valor ni se está preparado para cumplir, de ahí tantos desvíos y prevaricaciones.

Otro ocurre con los maestros que no piden su misión y se les manda a cumplirla, siempre con enormes y dolorosos sacrificios unas veces impuestos por la fuerza de la circunstancia en que le fuera necesario imponerse a si mismos el sacrificio para poder cumplir la misión señalada; tales muchos de los que luego han consagrado como santos milagrosos penitentes; otros perseguidos y sacrificados por la perversidad ambiente como lo sabemos de los sabios de siempre de los que cumplen su misión en todas las tendencias del progreso ya sea en lo intelectual, en las artes, en la literatura, en fin en todo lo que haya señalado nuevos rumbos saliéndose de la rutina o que hayan transgredido los dictámenes de la reserva y acaparamiento de los conocimientos. Pero desde el centro vibratorio de donde emana la luz surgirá en el momento señalado lo que descubra a los hombres la sabiduría de las sabidurías, más antes de cumplirse la Ley; ya lo véis, la Justicia está en acción. Luego que ello se haya cumplido entonces veréis como no hacen falta mártires de las ideas ni perseguidos por ser sabios. Estáis aquí reunidos por obra de un mutuo convenio espiritual, él es tácito; sostener fuerte la bandera hasta que llegue el momento señalado en que la ley por fuerza de la razón señale el final de esta etapa para empezar la nueva en verdadero Amor. Ya veréis como no estáis aquí reunidos por mera casualidad, lo estáis por obra del cumplimiento de una misión que no es la común de la generalidad de los seres. Cumplidla pues ya que tenéis conocimiento de causas y procurad hacerla consciente que vuestro será el galardón. Adelante pues y firmes en vuestros puestos.

Leon T.

Bismarck
Agosto 15 de 1936
Por la Médium L.D.

Hermanos míos, buenas noches...quien las tenga...porque no las tienen todos...porque la gran Babilonia en su inevitable caída, mientras amanece lanza fuertes bramidos...es la caída de la gran Babilonia, es el entierro de la bestia y el dragón, sí, la bestia. Os estoy viendo, os estoy observando a todos; veo poca unión de pensamiento, quiero más unión, quiero más pureza, quiero que en esta Pascua de purificación, sepáis lo que representa en estos momentos, de amargos recuerdos, de agonía. Hace aproximadamente 71 años en el Consejo de Sión, se reunían los Maestros del Universo; se designa a uno para venir a juzgar al mundo Tierra. Ese uno sabía la tremenda lucha que tendría que sostener, pero no titubea, obedece. Van rasgando los espíritus desalojando los espacios. Tienen su tribunal y porque los tiempos eran llegados, empiezan las persecuciones y antes del misionero nacer; son lanzadas las falsas profecías, porque tiemblan, porque temen a la Justicia; y temen a la Justicia porque han demostrado como hacen la obra, como triunfan sin recursos materiales habiéndoseles negado a la gran Causa. El Maestro tiene la confianza completa, porque se le han ofrecido las fuerzas todas del Universo, cuya fuerza no es posible que puedan dominar ni vencer, aún cuando todos los detractores del mundo Tierra se opusieran. Llegado el Juicio de Mayoría, como debía ser, acuden como debían ante la Justicia y con la sentencia son arrastrados todos los perversos; pero, hermanos míos, sigue la lucha, siguen las persecuciones a los misioneros encarnados, mas no desmayan y la obra sigue adelante porque había que trazar los planes para la implantación de la Comuna de amor y Ley. Habéis de rociar las conciencias del ser humano con el beneficio recibido de la doctrina del misionero. No le importan al misionero las persecuciones materiales, las persecuciones espirituales, pronto se vencen, porque el que posee las fuerzas del Universo entero, triunfa aún contra todos los enemigos, pero las persecuciones materiales, las inmensas calumnias son las que hacen al misionero empinar de lleno la copa del dolor, pero no importa, la obra sigue adelante. Es día de Santiago, la Justicia fue provocada y no se puede menos que acudir a la Tierra, al sentir los clamores de los que piden justicia. El pueblo ha sido provocado, la Justicia Suprema ha sido provocada, y la Gran Babilonia será aplastada, y con ello el entierro de la Bestia y el Dragón; y después de esto, ya no les queda que comer, y saben todos los detractores del mundo Tierra, que después de esta Gran Babilonia, a la Comuna de Amor y Ley hay solo un paso. Les tendría que doler esta satisfacción a los dioses que no han ganado, el sudor del hombre, del trabajador, que es a quien ha costado producir. Hermanos míos, que hablen los hechos, los hechos son los que han de hablar a los hombres. Ya bastantes perlas se han regalado a cuantos no moran en la Justicia, y esta está en acción, y no dejará piedra sobre piedra, hasta hundir por completo el edificio ya carcomido. Si, cada uno quisiera triunfar, pero solo por el amor puede se el triunfo que es cuando tendréis derecho a disfrutar de las fuerzas del Universo; entonces triunfaréis, sí; triunfar pero tendréis que luchar con las armas del Amor. Aún no son muchos los que luchan con esas armas; por desgracia poco les ha aprovechado la doctrina, y entonces ¿para qué tanto sacrificio? La obra está hecha a fuerza de lucha, la obra esta hecha a fuerza de lucha y sacrificio, y no se derrumbará ni quedará estancada, porque es Ley que siga caminando a pasos gigantescos, y todo lo que no esté con la Ley no triunfará, No basta ser de la Escuela, porque a la Escuela no se la engaña. Cuantos recuerdos amargos...hace un año teníais el Maestro en la Sesión, y la Maestra enferma. Ha sido agobiado el Maestro; ahora en espíritu podrá hacer mucho más, la partida del Maestro se ha debido al llamado de la justicia, porque el Maestro se debía tomar un verdadero descanso para luego luchar como luchando está en este momento. Hago un llamado a todos los niños Juramentados; porque estos han encarnado voluntarios, y en la Ley hago un llamado a todos ellos porque la Justicia ha sido provocada, y los hechos no dejarán de ser. No se dejará de accionar un momento hasta allanarlo todo, porque en un breve plazo ya lo será. Muchos deseos tienen algunos de saber lo que no se puede decir. Mas os digo que no perdáis el tiempo leyendo algunos diarios, pues en muchos de ellos habla la conveniencia, el odio y la impotencia; solamente os digo que el León está enfurecido y que el caballo blanco tiene las narices hinchadas. Me retiro hermanos.

Buenas noches. Firmadme:

El Brazo ejecutor de la Justicia.

BISMARCK

Versión taquigráfica de: Samuel Campillo.