360415n80

Autofónicas

R

M.- ¿Hasta cuándo¡ Oh¡ Catalina, abusarás de nuestra paciencia?

R.- ¿Por quién lo dices?

M.- Bien lo sabéis hermano. Bien lo saben ustedes como saben que no es posible resistir esto por mucho tiempo.

El trabajo y las atenciones son agobiantes, pero comparado con todo lo demás es una insignificancia; sin embargo es necesario que se tomen medidas para evitar trastornos e inútiles desgastes de energía.

Es preciso que termine de una vez por todas esta atmósfera depresiva. Ya los seres necesitan no vivir de esperanzas y promesas. Urge una solución satisfactoria, nuestros hermanos de lucha deben ver una acción positiva capaz de fundamentar eficazmente para el porvenir. Bastante han luchado y sufrido los misioneros aquí, para irse como han venido.

R.- Si hacéis obra se lo tiene en cuenta, tanta cuanta habéis hecho.

M.- ¿Y la que se dejó de hacer por las complacencias con nuestros hermanitos díscolos y

traviesos no quedará en débito para otra ocasión?

R.- No, cada uno carga con su culpa, cada cual paga lo suyo en Ley de justicia, de otro modo es pensar de egoísta.

M.- Preciso, hermano, que vosotros penséis como todos los hermanos mayores, después de soportar todas las travesuras de los menores, pagar los vidrios rotos y luego llevarles y compadecerles cuando se les ve en desgracia o en la cárcel.

R.- No tanto; y de otro modo ¿dónde estaría el amor?

M.- Tengo entendido que, según habéis dicho, justicia es amor, pero quizás lo es cuando se trate de los que nos esforzamos para no salirnos de la Ley. Bueno está pasarse en la Tierra luchando afanosamente ilusionados en hacer obras, para ir después a clamar justicia o seguir en la lucha hasta que a los malitos les venga en gana ceder.

R.- Tú, que te precias de observar, ¿no te has fijado cómo la balanza va insensiblemente colocándose en su fiel? No comprendéis que el mensajero que ha venido ha puntualizado tan bien, ha hablado tan alto, ha expuesto tan claramente la situación; ha tenido tal acento, tal eco que todo se ha conmovido.

M.- Poca es la que han tenido los Maestros, a tanto dolor; no habría necesidad a tanto sacrificio, bastante es ya con lo que se hizo sufrir a Jesús; se ha permitido demasiado que se le vapulee vergonzosamente.

Aún siguen haciendo falta los Cristos. Los vampiros de hoy como los de ayer, necesitan sangre, mucha sangre, la diferencia está en el modo de obtenerla; el medio es siempre el mismo.

R.- Recordad muy bien que se ha dicho que las pasiones sólo se curan por el hartazgo. Cuando la medida se haya rebalsado, recién empezará el verdadero momento definitivo, arreglo de todo, y ése no está tan lejos.

Medianímicas

José Echegaray

De la Cátedra Central

Médium L. D.

Abril 4 de 1936

Buenas noches; que la paz y el amor sea con vosotros. Es nuestro entusiasmo, sí hermanos; grandes profundos y bellos son los puntos que se os dan en esta grande Escuela. Son las Universidades que el Padre prepara a sus hijos, en el día de la Ley, en el día que llega el reinado del Amor, en el día que llega la Paz y la Fraternidad, en el día en que llega el grado de sabiduría, en que los hombres llegan a conocerse a sí mismos, en sus tres entidades; de cuerpo, alma y Espíritu que hasta ahora, por la maldad, estaba velado; hoy la comunicación del espíritu de los hombres, cosa por ellos ignorada por tantos siglos, porque durante ese tiempo os fue ocultado como toda verdad, que los indicadores, los torcedores del destino del hombre, pero el tiempo que debía de llegar llegó y la perversidad tocó sus límites; ella ha tocado ya en el punto en que se rebalsa la medida. Sí, hermanos míos, pero las fragantes flores del bello jardín del Padre que en su tiempo han de dar sus flores de amor que ya dan capullo, y a tiempo llegado han de dar sus sabrosos frutos. Esos son los puntos que han dicho algunos hermanos, no es lo que se puede llamar injusticia a la justicia, y la misión es necesaria para aquellos desgraciados que han tenido temor con tan grande aberración; la medicina es necesaria porque necesaria es la curación; para cada clase de enfermedad, su clase de medicina, por eso no se puede llamar injusticia a la justicia del Padre Creador, pero sí se le puede llamar injusticia a la que cometen los perversos. Aún quedan los espíritus de los mesías y para la fraternidad del Mundo Tierra. Mas ninguno se puede quejar que en su conciencia no haya oído la voz de la justicia todos los que estaban encarnados en misión; pero están los sordos y siguen porque no hay mejor sordo que el que no quiere oír. Estos días, en estas reuniones, debéis de tener un gran recogimiento; son días en que debéis de tener un buen pensamiento, porque a ellos llega, para esos hermanos equivocados que están pagando sus delitos contra la Ley; son días en que debéis de estar reunidos y reconcentrados, porque son días en que los espíritus del Padre han de venir a tomar materia y no son momentos en que ha de llegar a protegerse el círculo. Hay quien duda de sus comunicaciones y es que muchas veces hay corrientes que destruyen, que perturban, que estorban y mortifican a la materia, y es ello la causa, éstos son los días de grandes acontecimientos para los hermanos Espirituales y ya que están también como encarnados, en ellos se hacen las recordatorias y todo se hace presente y es necesario para que no puedan alegar ignorancia y luego no puedan decir injusticia, ya que, como la claman todos, con el tiempo han de ser Espíritus regenerados por los misioneros del Padre que al mundo Tierra han venido a traer la Luz y la Verdad, también con el tiempo comprenderán que el Padre sólo quiere el progreso de cada uno, porque así únicamente le comprenderemos con matemática, que todos habéis de dominar sin dejaros dominar e influenciar por los espíritus del mal que tienen la obligación de depurarse y paulatinamente aproximarse al bien. Aquellos más perversos llegarán al bien a pesar de ellos, porque sabéis que el mal tiene límites; vosotros sabéis que la perversidad tiene un límite en la Justicia Divina, pero le pone su freno y solamente entonces ven que se han dado el gusto de su supremacía sin medir las consecuencias.

Los que ya en un día han sido torcidos hacia el mal, no pueden alegar ignorancia ni engaño, porque al lado del mal se asoma un momento el bien. Y la perversidad ya no cabe en la Tierra. Es necesario que oigan en estos días la voz de la Justicia que los Espíritus del Padre traen a sus hijos, por eso se rememora la historia de los que fueron los libertadores y es necesario que en su potencia vean que nada pueden contra la Ley Suprema; es necesario que ellos vean que EL es todo Amor y que ama a todos por igual. Los espíritus que están ofuscados por el odio, no pueden comprenderlo; por eso se les enseña que se apuren a emprender firmemente otro sendero más limpio, más noble, cumpliendo la teoría primera de construir la obra que han destruido y edificar sobre cimientos más firmes; pues no han de escapar a las leyes de las compensaciones, los que sólo destruyen, los que entronizan, los que sembraron males y odios, los que mistificaron retardando así la obra Verdadera y la Verdad bien dirigida. Ella ha de perdurar por los siglos de los siglos en la eternidad. Que la Paz y el Amor sea con todos vosotros, vuestro hermano que os ama.

José Echegaray

Versión taquigráfica del niño juramentado Samuel Campillo.

María de Nazareth

Marzo 22 de 1936

Comunicación de la Cátedra Ciud. Nº 150 “Verdad Clara” Ceres F.C.C.A.

Buenas tardes, amados hermanos.

Paz y Amor tengáis siempre en la eterna ley del Amor del Padre ELOÍ.

Lazos de unión florecen hoy entre vosotros, Grande es nuestra alegría porque vemos que hay entre vosotros la sana intención de seguir emancipándoos guiados siempre por la sana, sabia y pura cuan grande y benéfica causa donde trabajan mis hijos con lema insuperable, tanto en lo moral, espiritual, científico y material. Fuerza ,hermanos, hijos del amor del Padre que adoráis cumpliendo su mandato: Ama a tu hermano, y todos venimos a confirmar que , el Padre cuida a sus hijos como cuidamos nosotros, los que nos manda en su amor a recordar a sus hijos, nuestros hermanos, el sagrado deber de seguir siempre unidos, fuertes; y seremos centinelas en el cuidado de velar eternamente las llaves de las grandes puertas de la sabiduría; ella emana a torrentes y es la fuerza que os vivifica y fortalece, porque es el zumo y jugo de lo más grande que podéis recibir en Amor.

¡Oh hijos¡...Todo es amor...y esto os lo prueba que hoy, aunque restringidos en vuestras necesidades, no podéis decir que algo os haga falta para vuestras necesidades para la vida; es que ante todo tenéis educada la moral y no existe en vosotros la desmedida ambición. Gracias dar al Padre, porque sus espíritus mayores, vuestros hermanos, os traen los efluvios mayores de su Amor. Gracias en eterna unión. Para todas las madres os dejo mi Amor y deseo que siempre estéis unidos para dar cada vez más vida, más belleza del árbol que da el fruto del amor, néctar que a todos vivifica.

Por todos y para todos el abrazo fraternal de vuestra Madre.

María de Nazaret