360115n74

Autofónicas

L.R.

L. R.- ¿Llamaste hermana?

M.- ¡Qué se yo si llamé¡ Llamo tanto a la Justicia, que si por ser justicia empezó por mí cumpliendo esa Ley que es igual para todos, no sintiera en estos momentos más que ese dolor que no necesito describiros, ya que lo véis, pero el que a pesar de lacerar todo en mi alma, en mi ser, en mi espíritu, me siento bastante fuerte para estrujarlo y seguir cumpliendo con el deber que me habéis impuesto, el amado ausente (¿) y vosotros.

L.R.- Tú lo aceptaste como espíritu y lo firmaste más tarde en materia.

M.-Sí, ya sé lo que me recordáis; yo lo firmé en aquel inolvidable día 8 de Septiembre de 1916...Yo sé que me comprometía en mi ardua tarea, que mis obligaciones eran grandes y que mi deber es cumplir, pero no contaba que el ser tan iguales en la lucha, en el trabajo, en la tarea, en el sacrificio, en fin, no creí nunca que tanto aprendizaje fuese preparándome para un día dejarme sola frente a la lucha, sola en ...

L.R.- ¿Quién dijo que estás sola? ¿Son esas las enseñanzas del ...?

M.- Perdona, hermano Sº ; me he referido a la lucha, ¿cómo diré?...a la lucha de la vida material aún en la Escuela, por la Causa, aún dentro de la misma Causa.

L.R.- ¿Y qué? ¿No hay muchos hermanos buenos?

M.- Sí, pero algunos de los que vosotros habéis dicho: “No son todos los que están”, sobre todo, alguno en alguna Colonia.

L.R.- Es donde mejor se conoce a los hombres, donde hay que sacrificarse algo en el trabajo y en el orden sin pensar que ello es indispensable, ya que ahora y siempre y en todos los mundos el trabajo es y será Ley. Y deben de recordar que en este mundo están en el pago de deudas grandes; por eso los antagonismos ancestrales...tantas causas que en el fondo son insignificantes, pero que la hacen raíz para un montón de intrigas, bajezas y hasta odios. Creo que conociendo el por qué, lejos de ser motivo de continuar en donde han dejado, ello debía de serlo de acercamiento y acción conjunta, así terminarían de una vez con las viejas deudas.

M.- Me alegra mucho que vosotros lo hayáis visto y me entendáis a que me refiero. Yo tengo una ventaja menos que el Maestro J.; él era optimista en todo. Creía en la sinceridad de todos, y en un fondo de nobleza aún en los malos. Su confianza en todos y su excesiva fe le dieron y me dieron grandes disgustos.

L.R.- No se sacrifica en vano; no ha partido sin poderoso motivos, no habría permitido que se vertiesen lágrimas inútilmente. Os amaba demasiado, (imperfección de la materia, afinidad del espíritu) para dejaros sumidos en el dolor y según pensáis en algunos momentos (también por imperfección de la materia) solos en la lucha. Ha sido mandato supremo, que acató de inmediato, como acató siempre, a pesar de rebeldías aparentes. No han sido motivos fútiles, para tal resolución. Son demasiado poderosas, demasiado importantes; pronto tendréis la prueba. Descansa...¡Sí, descansa ahora, pero no sin antes haber expuesto claro, no sin antes haber puntualizado ante los Consejos de Sion, el estado actual de...todo. No sin antes haber llamado a la Justicia con voz que ha sonado en la Cosmogonía como clamor, como rugido, como retumbar de truenos en las montañas...pidiéndola por y para sus hermanos de la Tierra...Muchas cosas que no son para deciros ahora; son para otro momento, para otro lugar. Pero no pasará mucho tiempo sin que os lo comprueben y lo confirmen los acontecimientos.

M.- ¡Oh, hermano Sº¡ ¿Me...?

L.R.- He dicho ya demasiado para aquí. Por lo de Colonias no te aflijas tanto, se arreglará lo que no marcha bien. Recordad que también se dijo: “Y todo lo que estorbe será quitado”

Medianímicas

Xavier

Diciembre 3 de 1935

Hosanna a Eloí

Paz, heme aquí. Urbis et orbis...oid.

Sonó la voz del Misionero del Padre y yo llevé su eco al estrado del Ser Supremo y traigo su aprobación.

En los largos días de su soledad, en los años de su ímprobo trabajo,¿Quién lo tildará de malversor? ¿Quién lo delatará de inconsecuente? ¿Quién levantará la mano que no esté el manchado de la culpa que acusa?

El Padre lo reconoció y lo confesó en público y solemnemente lo confesó la cosmogonía y lo confirmé yo en autoridad y hoy de nuevo Urbis et Orbis reclamo su reconocimiento y me habéis de escuchar, oid, pues.

Pasarán los cielos y la Tierra más no pasarán mis palabras que traigo del Padre común que es todo amor.

Han de cumplirse las promesas hechas antes y ahora repetidas y el retraso sólo consiste en los hombres, a los que se les toleró, más no los consentimos por lo que las faltas son vuestras y no del Maestro que en Justicia obra y sostiene la causa de los mayores que hoy es de la solidaridad.

Hago mías sus endechas y pedidos obrando ya en Ley para la ejecución, como en Ley hemos obrado para tolerar digo...Recoger la bandera de la discordia o terminar por vuestro aniquilamiento en un muy breve plazo y llegando a donde la Ley marcó.

No siento en la desobediencia y ordeno a los ejecutores no descuidar los hechos que cada uno tiene marcado en su rol y al cumplido sea ejecutado, al que no cumple obligarlo a cumplir la Ley o lo sentenciado, esta es la orden que os doy.

Corred a los llamados, contestad a nuestras voces o saber que todo lo que estorbe será quitado. Hoy es día de Amor, es por lo mismo día de Justicia.

No descendí a la Tierra al olor del incienso.

Acudí sólo a enseñar a mi legatario lo que ya sabía pero mi amor corresponde a su amor y a la cueva del Japón llegué con él acompañado y heme aquí a sentenciar y ordenar la Justicia y a decidirte: Sí, Maestro y hermano, no sólo es hora, sino hora pasada y es Ley que contesten todos cada uno en su esfera o la Justicia obrará; esto digo a todos, hoy nada más.

Ahora, jóvenes recién llegados, Labor y Amor se os pide y evocar a los guías hasta que sepáis llamar al Maestro Superior, para llamar al Padre, y sed diligentes, obedientes y amorosos.

Sí, hermano Maestro, me cargué en los mundos de los efluvios que pides y quiero depositarlos en esas flores y cuyas esencias sean para los que piden si en ello hay Justicia y fe. Sea pues.

Mi amor y la bendición del Padre, único adorado, os doy en alegría de la fecha que conmemoráis. Yo.

Xavier

Del libro inédito “Renovación de la faz de la Tierra”, Tomo I