340615n36

AUTOFONICAS.

L. U. 1. -C. S. -El Secretario L. R.

Paz y Salud, digo hoy para saludar. Hace rato que la línea está abierta y vibrando y el Maestro recibe, pero fuera de la mesa de trabajo, por lo que digo, salud, pues veo que a ella estaba atendiendo; y oí cuando habéis dicho: "Las enfermedades hay que prevenirlas y evitarlas antes de que vengan; pues cuando agarran ya, siempre algo quedan". Es así cierto y así queremos que prevengáis. ¡Y dirán los hombres que no oyen los espíritus, y recogemos, no ya sólo las palabras, sino los pensamientos también!... No; no estáis nunca solos, y esto deben tener presente todos los hombres, pero especialmente los de nuestra escuela, para abstenerse de toda obra y pensamiento malos, o menos buenos que lo que deberían obrar y pensar, y a la vez, oír la inspiración e intuiciones, que siempre son saludables y en bien de cada uno; lo que, al practicarlo, es un bien para todos. Nadie, pues, está solo y todo lo vemos. Si esto es lo que asusta a los enemigos del bien y de nuestra Escuela, no tiene remedio; porque la ley nos obliga y siempre vemos y sabemos todo, de buenos y malos. Por ello, los perversos, pueden ser descubiertos y acusados en cualquier momento a la Justicia Suprema; que ahora, como véis, obra al momento sobre el hombre, pueblo o nación que mal intenta. Vamos a puntos.

"La Liga de las Naciones es una comedia sin argumento" has escrito. Así es, salvo que tomemos por argumento "El miedo". Miedo, sí, de sus propios pensamientos; miedo, sí, de sus propias impotencias; miedo, sí, de su obra sin obras de beneficio para nadie; pues aun las llamadas grandes potencias no pueden llevar el agua de la Liga a sus molinos, porque, a cada paso, los que forman el agua, los tenidos por pequeños estados, se paran o se separan, sin querer entrar en los cangilones de la rueda Pelton y, sin ese peso, el molino no muele.

Es que tampoco están solos esos pueblos, porque cada uno tiene espíritus que tienen deberes de ayudarlos; amores y afinidades que están en ley de ser defendidos y en justicia los sostienen, los defienden y los paran o separan, desviándolos del cauce, que los tenidos por grandes habían preparado para que sirvieran de fuerza motora a sus fines de explotación para conservar su supremacía, y a la vez, hacerlos pagar esos favores de servirse de ellos; que quiere decir, lo que en la "Pesada" has escrito. "Déjese azotar y pague, amigo".

Pruebo con esto que estamos en todo; que lo vemos todo; que lo anotamos todo, y ese es el miedo a los... ¡FANTASMAS!...  Al Espiritismo. Pero si se les ha dicho que "El Espiritismo Luz y Verdad es el gobierno del Creador para todo el Universo", ¿cómo siguen hablando de fantasmas?... Aquí se confirma el gran apotegma de la "Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal". "Nadie piensa de otro sino lo que él es". Los fantasiosos, los fantasmagóricos, los que sirven como esclavos a los dioses fantasmas porque no existen, ¿de qué pueden hablar ni pensar del Creador y su gobierno, sino es de fantasma, aun cuando vean que no es fantasía el cumplimiento de cuanto anunciamos y que deshacemos, en alta justicia y potencia, sus criminales fantasías?... No es mal consejero el miedo, y es lo último que la sabia política del Creador aprovecha por medio de su Gobierno, el Espiritismo, en el último reducto donde la supremacía civil y religiosa se encastilla. Es por eso que se ha consentido en que, ayer se le diera a esa fantasía que se llama "Conferencia del desarme" cien veces fracasada, una inyección que llamamos "inyección del miedo"; para que mientras dura el calor de una espera fantástica, todos desesperen y cada uno se vaya por su lado corridos de su impotencia y acepten uno de estos dos extremos que el Balance del caos mundial prefijó, para llegar al resultado que LA BALANZA definió en justo peso y medida, por los juicios presentados para la tierra por el "Espiritismo Luz y Verdad", cuyo expediente es, las obras de la "Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal",  recopilado para este acto y caso, en el libro resumen "Los Extremos se Tocan" que en sus subtítulos "p Los Dos Polos" y "La Guerra mata a la Guerra", ha de cumplirse. Por esto se ha consentido en esa inyección del miedo; para que en tanto dura, repito, ese calor de la agonía de muerte, en la desesperación de su impotencia, cada cual se vaya por su lado y se acepte uno de los dos Extremos. O la guerra mundial que mate a la guerra, o la revolución social que matará a la guerra y las supremacías, con violencia, de lo que el pueblo no será culpable. No hay términos medios. Se ha puesto el "cúmplase" a las sentencias y se cumplirán hasta el último punto. Hablaron de su "superproducción" y el 60% de la humanidad, que son los trabajadores del campo, agonizan de hambre y de agobios para mantener la fantástica y fracasada Sociedad o Liga de Naciones, y... en pocos días, los encargados de los Elementos, ejecutores de la Suprema Justicia, liquidaran el 60 por ciento de las cosechas, además de tantos otros hechos sísmicos y atmosféricos. Y a cada desatinado acuerdo de los fantásticos del poder de los grandes estados y los dioses pigmeos, se responderá con hechos como los que os abruman en los órdenes económico-financieros, cívico-religiosos y sociales, porque ya la justicia no tolera ser detenida ni coartada.

Cuando esto no sea cumplido, llámennos fantasmas. En su cumplimiento, confesar, si os place, al Gobierno del Creador. De todos modos, la fraternidad que esta Escuela trajo encomendada, será; y no hablamos para siglos, ni aun para lustros. De orden del Superior Tribunal.

El Secretario L. R.

Dado lo que el tema encierra, no se pasa el Autófono a ninguna otra línea. Que cuides la salud se me encarga se me encarga y yo te lo pido.

Paz y salud.

MEDIANIMICAS

Joaquín (El pastor de Jericó)
CÁTEDRA PROVINCIAL DE DURANGO
Durango, México. 1° de Abril de 1934
Por el Médium Hno. Pedro Solano.
 

Como los esplendorosos rayos del sol despuntan entre la niebla, rompiéndola poco a poco para llegar con toda su intensidad a dar calor y vida a los seres del Planeta tierra, así, mis queridos hermanos, deseo que mis palabras lleguen hasta vosotros para confortaros. Al igual que el Sol llega, de la misma manera venimos también nosotros, los desencarnados, a tomar los aparatos transmisores que son los mediums, para fortaleceros con nuestros consejos, para que así podáis tener un hogar dulce y tranquilo en este planeta.

Vosotros sabéis, mis caros hermanos, que la profilaxis de la vida se encuentra en la sabiduría del Creador, y que la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal la estudia en el infinito universo, que es donde se encuentra su acción constante, en lucha eterna de átomos y moléculas; nosotros somos los clarines expertos de la E. M. E. de la C. U., que venimos a deciros lo que existe más allá de la pluralidad de mundos habitados, que vosotros, en nuestra pequeñez, ignoráis, negando la acción de la vida eterna y continuada, sin fundamento de causa.

No durmáis, mis queridos hermanos, como el mancebo de la fábula, a pierna suelta en el brocal del pozo y por vuestra ignorancia, con el más insignificante movimiento, vayáis al abismo. Estad siempre alertas; ved que, en ciento veintitrés millones de siglos, que necesitó la tierra para su gestación, sólo ha actuado sobre sus tres reinos y la vida es eterna y continuada, de millones de organismos que existen sobre ella.

Los sabios de la Tierra, esto no lo saben; lo ignoran desde el punto de vista de la razón humana. Han querido hacer un psíquico análisis y han fracasado. Quieren saber más de lo que les corresponde, por medios que no son lícitos, y no lo han conseguido.

Abrid un Diccionario de la Lengua Castellana y en él buscad la palabra "Vida"; la forman una vocal i en medio de dos consonantes; traducida a signos cabalísticos, con el quíntuplo formado por la V y el de la letra D, mas la i, serían 6 y 5, once espíritus que son los que intervienen durante la reencarnación de un ser humano.

Hermano Director; consultad en "El Profilaxis de la Vida" esto, al anciano que le corresponde y él os lo dirá. Los once espíritus son: el niño que nace, el padre que lo engendra, la madre que lo pare, mas los espíritus guías y protectores de cada uno de ellos, que se congregan para la encarnación, con los que llevan el libro de la vida en los altos consejos que anota esa vida.

Nada existe al acaso, ni por casualidad; todo es Causalidad y efecto de causa; haced la luz en vosotros mismos con los postulados de la Escuela magnético-Espiritual de la Comuna Universal. El Espiritismo no es la hermosa leyenda las Mil y una Noches que los literatos urdieron para divertir a la humanidad. Sabed que todo está perfeccionándose y que esa perfección existe dentro de la misma Naturaleza. Sabed, vosotros que me escucháis y que os hacéis luz con el eco de mis palabras, que muchas veces habéis doblado la cerviz, y yo deseo que levantéis vuestra frente al infinito, para que recibáis la luz; que estudiéis las leyes de la vida; las leyes en que todo se unifica y se hermana, con un engranaje que poco conocéis matemáticamente y sólo de una manera intangible. Los hechos os vienen demostrando en poco tiempo la verdad, y si con sincero optimismo obráis, serán para vosotros tangibles. Mejor dicho, no habéis llegado a casos concretos y plenos, porque encontráis la resistencia en vuestra propias almas, careciendo así de la inteligencia para comprenderla, porque negáis vuestro espíritu.

¿Pudisteis sentar parte de los principios que la Naturaleza os presentó y que están dentro y fuera de vosotros mismos, hasta el infinito?

Los astros recorren sus órbitas en ese infinito sin llegar jamás a encontrarse, formando con su atracción y repulsión atmósferas positivas y negativas, siguiendo siempre adelante y siendo esas las causas de las altas y bajas mareas de vuestros océanos, que podéis medir su grandeza con la ayuda de vuestros telescopios. Pero se ofuscan los sentidos ante la inmensa grandeza del Infinito Universo, en cuyas ondas atmosféricas  vemos como se estrellan vuestros conocimientos, al igual que los buques en los arrecifes del mar. (Pero es preciso que veáis con vuestro espíritu, "lo que el telescopio no ve").

En vosotros mismos lleváis una fuerza; esa fuerza es la inteligencia que dimana del Creador, y cuando es posada en la palma de vuestra mano, ocultáis la enseñanza que se os da para que la compenetréis, conforme vais anulando los escollos de vuestra inteligencia, que es el mar de vuestra ignorancia; vosotros mismos segregáis la sabiduría del Creador, y no teniendo medios de descifrarla y coger el fruto, vais estudiando primero las raíces del árbol de la sabiduría; después estudiáis la corteza, para encontrar luego el número de pistillos, el número de pétalos y el polen; y de ese conjunto de principios de vuestra sabiduría humana, vais encontrando el Teorema, para sentar en conjunto el axioma, desde los infinitos mundos de pequeñeces, hasta el infinito mundo de la grandeza de la Ciencia. Y si vosotros tenéis libre albedrío, ¿por qué negáis, necios, la Sabiduría del Creador y la humanidad a que pertenecéis?

Bien que venimos alumbrándoos el camino de la Tierra; más surge el buque de vuestra inteligencia en el mar de la sabiduría, y del choque de vuestra resistencia se produce la luz en el acervo de vuestras conciencias. Entonces, ¿por qué dudáis?...

Venid, hermanos míos, al redil, que ya la primavera se acerca; la blanca oveja del Pastor de Jericó produce bellón abundante con que poder cubrir la desnudez de vuestros cuerpos; los clarines que aclaran el misterio de vuestra ignorancia, llegan con su voz estridente hasta vosotros, para despertaros del error en que habéis vivido; seguid siempre más allá, hasta que vuestro espíritu encuentre la dicha y el descanso por medio de la sabiduría, la moral y el amor, para llegar a la casa paterna lugar de donde partió.

Vuestro hermano.

JOAQUÍN. (El Pastor de Jericó).

Versión tomada por el profesor José Telles Fernández.