340515n34

AUTOFONICAS

L. U. 1. -C. S. -EL SECRETARIO D.

Llaman al Autófono. Delibera el Consejo Superior. Delicados puntos hay al frente. Más trabajo da el mundo Tierra que todo un sistema planetario. Pero debe terminar en breve, pues ha llegado ya a señalar el punto, del que la justicia no deja pasar una línea de un mil millonésimo más. En ese punto tiene que resolverse todo lo que en la mente de los perversos se ha incrustado como el cargazón en una caldera que ni la soda cáustica puede diluirlo y se hace necesario la piqueta para desincrustarlo. No es el estudio de un instante: ha de pesarse en rigor lo que es forzoso ordenar, cuyas órdenes recibirán los maestros de la naturaleza y de los elementos. Es la disposición definitiva con tiempos y puntos marcados que ellos cumplirán, sin advertir a los hombres de los tiempos y los puntos de su acción. El Maestro recibirá lo que no debe ignorar para prevenir y obrar en consecuencia. Es cuanto por el momento puedo adelantar. Paso la línea al que hoy corresponde, no sin mandar al Maestro un saludo del Consejo en pleno, el que en esta forma no había sido llamado desde aquel en que se decretó el juicio pedido por la mayoría. Es que ahora, también hay mayoría que pide el cúmplase la sentencia.

El Secretario D.

L. U. 2. -M. -S. D.

El Consejo me da el Autófono a mi, que los insaciables de sangre me hicieron “Dios de la Guerra”. ¿Porqué? ¿Quién pudo imbuirles de su perversidad, que Marte representaba la guerra ni los guerreros?... ¡Si será locura de los mitólogos!... Hace tantos siglos eran los martianos guerreros y promotores de las guerras en la tierra y ahora, los otros, que dícense sabios, dudan que en Marte haya habitantes hombres!... Y nos reímos en Marte, cuando nos caricaturizan, a veces como pingüinos; otras veces con un ojo y una trompa de elefante; otras una cabeza descomunal… Digo, ¡si tuviera ese otro sabio… diseccionador de cerebros, uno del tamaño que deberíamos tener en una cabezota tan fenomenal… seguramente dijera que en semejante sesera, cabía toda la sabiduría; pero sobre todo, podría hacer una gran canasta de sándwiches para reforzar el cerebro de los “énticos” que se llaman ellos mismos científicos!...

El hno. Amor que aquí está, dice que, “esto es muy divertido”. Es verdad, es divertido. Pero lo que vemos ahora!... No va a ser tan divertido. ¡Guerra, guerra, guerra!... Es la única vibración que de la tierra sale y llega a toda la cosmogonía. ¿Y qué hacer sino darles gusto?... Guerra pues, y que ya no acabe hasta que la guerra mate a la guerra. Mas no es Marte que la enciende. Marte recibe efectos de la guerra de los perversos terrenales convertidos en Dioses de iras, de venganzas viles, contra los progresos del espíritu; pero ahora no podrán, ni volverse atrás, ni dejar sin terminar su obra de odio religioso; y la naturaleza y los elementos, en justicia los ayudarán, para que de una sola vez acabe el malestar y el cuidado y trabajo de los Altos Consejos, que en definitiva dice: “Basta de Cruz y de Espada”. Si: y porque en las aguas, la tierra y la atmósfera se impuso e impera en estos momentos la espada y la cruz, la guerra será en la atmósfera, la tierra y las aguas. Y lo advierte Marte, que disfruta entera paz.

S. D.

MEDIANIMICAS

Saulo.

CATEDRA “ENTEREZA” N° 98

Viernes 13 de Abril de 1934.

Médium: Juan Antonio Pérez.

Paz y amor os una, hermanos míos.

Hora aciaga es la que atraviesa la humanidad de la tierra, por la confusión a que la llevó la ley de justicia, en castigo a los malversares.

Hora aciaga atraviesa la mayoría humana en el curso del pago de sus deudas contraídas en su pasado equivocado que vivió, valga decir; en su larga noche espiritual; hora cruel que sembró la supremacía en el deseo de avasallar a los débiles, a los que aman, a los que producen lo útil a la vida.

Hora penosa pasáis vosotros hermanos míos, al debatiros en las miserias que sembraron las guerras provocadas por el parasitismo religioso, que se encastilla en las mentes de los fanáticos; en las mentes de conquistadores de poderíos y en las mentes de los hombres ebrios de deseos de gobernar, para prevaricar y violar la ley de las armonías, de la paz, y del progreso humano, y más aun; anteponiéndose a la ley de amor universal, que a todos cubre con su hermoso manto de la calma de verdadera fraternidad, al abrigo de la paternidad del gran ELOÍ, nuestro Padre común.

Hora de hambre atraviesa la clase trabajadora, que de todo está escasa, siendo que es quien produce todo lo útil a la vida, acrecentando la creación y la vida misma, ¡Hombre trabajador! El fruto de tu trabajo, fue acaparado por el astuto vividor; por el poderoso, por el que nada produce sino es injusticia y ruindades; en una palabra, por el DETRACTOR, que lo constituyen los hombres que se hacen sordos a la voz de sus propias conciencias; desalmados que sólo cultivan las iniquidades y el sufrimiento entre la familia terrena, alejando el feliz momento de la paz fraternal que anhela los justos.

Hora de abatimiento y depresión moral, flagela a buenos y malos, por la ley de los reflejos, justificando también, que todos tenéis culpas y deudas que pagar en mayor o menor grado, lo que hacéis en esta hora de liquidación de cuentas, a que os somete la justicia.

Mas… pronto, muy pronto veréis cumplirse la sentencia de “Todo lo que estorbe será quitado”, para que reine la paz fraternal en la santa Comuna de amor y ley; os digo… y cerca… muy cerca está el instante en que caiga por la fatalidad el peso de la justicia divina que nivelará el sistema de vida social y hará que la familia terrena sea feliz, sabia en el amor y grande en el eterno progreso.

Mientras tanto, busque cada uno en los actos de todos, la causa del mal y adopte la actitud que necesario sea para sobrellevar con conocimiento de causa, el cumplimiento del fallo que se os ha anunciado, para que sea menos penoso el trance que a todos prepara la fatalidad: os advierte éste, para que nadie alegue ignorancia. Buenas noches.

Saulo.

José de San Martín.

CATEDRA “ENTEREZA” N° 98

Viernes 20 de Abril de 1934

Médium Juan Antonio Pérez.

Paz… mucha paz os una, hermanos amados…

Vengo en ayuda de vosotros, a traeros efluvios de luz, a traeros una dosis más de amor; a traeros un abrazo de fraternidad, a traeros vida y aliento, para que con ahínco y abnegación sigáis avanzando en el siempre más allá; en el eterno estudio que a todos os conducirá por recto sendero, hacia el eterno progreso a que todos aspiramos.

Sí, hermanos amados; donde impera la paz, donde existe respeto y disciplina, donde hay vocación, donde se tiene en sí un verdadero apostolado al estudio, se triunfa por la fraternidad, por la pureza y comunión de sentimientos, de pensamientos y de amores.

Sí, hermanos amados; donde hay paz, donde hay fraternidad, donde hay disciplina vocación; en una palabra; donde se tiene verdadera conciencia del amor a la comunión de hermanos, a la comunión de familias en la sana aspiración al estudio, por amor al progreso se refleja toda una hermosa virtud, que os deseo, que os auguro, que os aconsejo, como GUIA de esta CATEDRA, os indico, como buena norma de conducta, y por vosotros me dirijo en mis palabras a todas las Cátedras de la ESCUELA MAGNÉTICO ESPIRITUAL DE LA COMUNA UNIVERSAL.

Sí, hermanos amados; como podéis ver por el caos desastroso en todos los órdenes de la vida terrenal a que llegó la familia, por obra de espíritu de la supremacía; por el parasitismo, por la degradación moral a que se arribó por la inmoralidad, por el desliz, por el desamor, y por último, por la poliquitería y nefasta obra de las religiones, anestesio de los sentidos, y tapadera de los que se reconocen delincuentes ante la Ley. Espero que si vosotros colegís los efectos de esas causas, buscaréis la manera mejor de deshacer esos entuertos, en lo que a cada uno de vosotros os sea posible por el amor, y por el deseo de la purificación de vuestro “YO” personal, tirando de vosotros esos lastres que en algo os haga pesados, tirando al abismo las manchas que en algo oscurezcan vuestras almas y enloden la pureza y grandeza de vosotros todos, como espíritus.

Tal os aconseja quien tanto os ama y que os saluda, dejándoos el abrazo de vuestros GUIAS Y AFINES presentes en esta sesión. Buenas noches para todos.

José de San Martín.

Xavier.

CATEDRA “ENTEREZA” N° 98

Viernes 20 de Abril de 1934

Médium Juan Antonio Pérez.

Paz y amor os una en amor al Creador, hermanos míos.

Veo sí que cumplís en amor con la ley que os obliga a progresar y conoceros, conociendo la obra del Padre. Veo que seguís por el sendero que la Escuela os indica por norma y os digo: ¿Os amáis y amáis la sabiduría?... Felices de vosotros mis amados hermanos que seguís rectos el mandato, sondando el saber, ahondando el infinito de la luz escalando peldaños y siguiendo en la VANGUARDIA por el progreso, y haciendo el bien preciado a los hermanos que como espíritus libres los unos, y en desdoblamiento los otros, os acompañan y aprenden de vosotros a unirse, a amarse, y ya unidos por la abnegación y amor al progreso; ir adelante en la comunidad fraternal, por ese “SIEMPRE MAS ALLA” que nos incita a vivir.

Paz y amor para todos os dejo y augurios de la luz de ELOI.

Xavier.

María de Nazaret

CÁTEDRA “ENTEREZA” N° 98

Martes 24 de Abril de 1934

Médium Juan Antonio Pérez.

Buenas noches hermanos amados, paz fraternal os una.

Vengo a vosotros como madre amorosa a visitar a sus hijos y hermanos, vengo a visitar a esta CÁTEDRA, que dentro de su humildad muestra a la cosmogonía su grandeza, en afinidad y amor, y por su homogeneidad y afinidad, me atrae llena de amor por vuestra fraternidad y como madre os bendigo, y por vosotros a la tierra toda; y a las madres todas de la tierra digo: benditas madres que con vuestros frutos de procreación acrecentáis en todo tiempo la creación y el progreso, cumpliendo las leyes de la naturaleza, y dando vuestros benditos frutos de la maternidad, dando un ósculo de amor, dando un remanente de vida, dando en ese sublime acto de la maternidad, un hálito de vuestro amor, de vuestra vida, y de vuestra carne, con lo que se perpetúa la especie; con lo que se propaga y acrecienta la creación y la vida; con lo que se cumple la ley y el mandato del Padre, para todas sus hijas madres.

Benditas las Madres, que saben cumplir con sus deberes inherentes a la maternidad, porque llenan por completo los marcos de la ley; benditas seáis hermanas mías madres todas de la tierra, que celosas veláis por el progreso y felicidad de vuestros hijos; felices de vosotras las madres que abogáis porque los hijos de todas las madres se fraternicen en la santa comuna que se os sindica por la fatalidad y el progreso; benditas las madres que vean en sus hijos el fruto preciado de la bondad, del amor, del estudio y del trabajo productivo y útil a la vida; felices vosotras las madres que supisteis guiar a vuestros hijos en la fraternidad, enseñándoles a amarse los hijos de una madre con los hijos de otra madre; felices de aquellas de mis hermanas madres terrenales que en vuestras conciencias estáis en el fiel de LA BALANZA, por haber sabido cumplir con vuestro deber; felices de vosotras madres, que como yo, os pongáis en toda hora en los platillos de “LA BALANZA DE LA JUSTICIA” y que sepan justificarse en el cumplimiento del deber.

Felices madres, hermanas mías muy amadas, que resignadas esperan y trabajan por el pronto advenimiento de la santa comuna de amor y ley, donde todos se guiarán por el “CÓDIGO DE AMOR UNIVERSAL”, “ÚNICA LEY POR LA QUE TODOS LOS HIJOS DE LA TIERRA SE GUIARÁN”, el cual les enseñará a amarse unos a otros, por lo que todos los hijos de madre serán felices.

Venid a mí madres que sufrís injusticias; venid a mi ¡Oh, madres afligidas y en mi grande amor de madre, vosotras hallaréis consuelo y esperanza!...

Llevad vuestra abnegación de buenas madres a LA BALANZA, y probad que cumplís con la ley del progreso y de la justicia, inculcando amor en vuestros hijos y disipando odios y antagonismos para bien de todos.

Estad alerta ¡OH MADRES!, que pronto tendrán fin las injusticias que os provocan tantas lágrimas por vuestros tránsitos dolorosos al ver que vuestros hijos sirven de carne de cañón, y de esclavos de los verdugos supremáticos y parásitos de todo orden… ¡Estad alerta Oh Madres! Que cerca está la hora en que la justicia divina llegará en vuestro auxilio y en amor os librará de tan grandes agobios y aflicciones quitando de la tierra a todo hijo ingrato que avasalle el amor de la madre, que avasalle el amor del hermano y que ahogue a la voz de la conciencia, por simple aberración y desamor.

Llegue mi amor de MADRE MÁRTIR, afrentada y desfigurada por las religiones ante todas las madres de la tierra, a las que pido que no descuiden sus tiernos almácigos humanos, a quienes en toda hora deberéis, como buenas madres, despertarles el afecto a la fraternidad en el quinto amor, con lo que se borrarán para siempre las fronteras de la tierra, y será todo un mundo de felicidad para todos los hombres, que vivirán en el amor y la luz del Creador nuestro Padre ELOÍ. Mi amor os dejo, para las buenas madres y para los buenos hijos. Buenas noches.

María de Nazaret.