340401n31

AUTOFONICAS

L. U. 1. -C. S. -E. V.

Las vibraciones que del mundo Tierra se reciben, son como música donde no hay instrumentos de canto. Todo es ruidos horrísonos, notas destempladas, sin medida, desarmónicas, que apagan las notas del sentimiento de los más justos, que aún por sus propios enemigos y verdugos piden amor; mas no apagan esos ruidos las voces de justicia. Estas vibran por sobre de los estentóreos ruidos de los tiranos, de los dictadores, de los plutócratas, de los vampiros, y... la justicia, se hace ver y oír.

No se acaba la paciencia del Padre, mas sí se acabó las treguas que su amor dio a los perversos. Se acabó también el amor gratuito de los buenos: gratuito, porque se prodigaba con el piadoso fin de que hicieran conciencia los verdugos, ante el perdón de sus víctimas y, aún más se ingreyeron y el tribunal de justicia hubo de oír de los plutócratas, palabras que nos revelaron lo no imaginado, de la perversidad y de la concupiscencia. "Nosotros hemos hecho leyes que nos convenían, y las vidas que quitamos de los que nos desobedecían estaba justificado. Hoy, aquellos a quienes quitamos una vida miserable, están vestidos de luz y aun son desagradecidos y nos acusan y nos quieren desalojar del mundo que hemos conquistado por nuestra sabiduría, por nuestro poder; protestamos de la sentencia y reclamamos nuestro derecho de gobernar el mundo conforme a nuestros cánones, a nuestras leyes y no abandonamos nuestra supremacía conquistada".

He ahí vuestras palabras pronunciadas en juicio que otra vez no se repetirá. Las oyó la universalidad y las copió el hombre que hoy reclama el cumplimiento de la sentencia de "archivar el amor y que solo la justicia tenga acción sin la traba de la presencia del amor, pues éste, (al fin madre de todas las leyes) aun hace detenerse a su hija la justicia, donde el amor se deja ver". Se nos expone.

Ante todo esto, y para abreviar los sufrimientos de los trabajadores, de los defensores de la verdad, que por la justicia que encierran las palabras transcriptas copiadas de los autos del juicio de mayoría; sin faltar al amor del Padre; oyendo las justas quejas y peticiones de la inmensa mayoría de los habitantes del planeta tierra y de los espíritus libres pertenecientes a ella; el Alto Tribunal de los Consejos Superiores del Plano a que la tierra pertenece como familia, se previene; que no se prodigará el amor por misericordia, por nadie que haya acatado la ley, a los que no la han acatado, pues las treguas terminaron y la justicia reclama vía libre en su marcha y acción, pues se ve muchas veces cohibida en su acción; que sí, la cumple; pero con piedad, en vez del duro rigor, porque el amor pone su manto dulcificador entre el golpe justiciero y el que lo recibe, produciendo, en la mayoría de los casos un efecto contrario; ya que, por prejuicios y aun por aberración más que por ignorancia, atribuye aquel consuelo, a lo que es la cauda de sus sufrimientos y de los sufrimientos de todos. Queda pues, advertido, para los hombres, por letras, como para los espíritus por la palabra y vibración del alto Tribunal de Justicia, que ha cesado para todos la prodigación por piedad o misericordia, del amor, basada esta resolución de justicia, en las palabras dichas al mundo por quien tenía el encargo de darlas como sentencia que hoy se os recuerdan. "Justicia será hecha sin misericordia al que no usó de misericordia; pero la misericordia, se gloria contra el juicio".

Entiéndase, que en la segunda parte de la sentencia de Santiago, "pero la misericordia se gloria contra el juicio", quiere decir, que no se niega el amor a quien merezca, que es en verdad de verdad, el sentido de esta prohibición de prodigar el amor, con perjuicio de la justicia. Esta está en acción, con encargo riguroso de quitar todos los estorbos, cual se prometió a Jacob en justicia también, y es hora del estricto cumplimiento y cúmplase.

¡Hombres hermanos de la tierra!... Tened este "cúmplase" como el toque del séptimo angel de que figuradamente, pero en la realidad del sentido de la verdad, habla el Apocalipsis de Juan el Vidente. Todo llega a su término.

E. V.

L. U. 2. -S. -Schuwit.

Sólo se me da el autófono para dar fe, de que vibró la voz del Espíritu de Verdad y que ella representa el toque del séptimo ángel que vimos figurarle a Juan llamado el Vidente. Vibró y Habló y hasta los más aberrados y perversos lo han oído, y por sus fundamentos, queda justificada la postrera medida. Guardad, pues, los buenos, el amor en buen archivo, para darlo, sólo a los que saben usar el amor, que es la "misericordia" de que habla el Apóstol de España en su sabia sentencia. Confirmo, como Padre en la materia del mundo tierra, que ha sido pronunciada la palabra postrera, por la que la justicia no será más estorbada o detenida por el amor dado gratuito, en contra de los que "justicia" piden con derecho . Justicia también que, este máximo rigor, es el más extremado del Padre, para llevar a cada uno de sus hijos al ambiente de su afinidad. Cumplido este deber, os deseo Paz.

Schuwit.

MEDIANIMICAS

Strossmayer.

"COLONIA JAIME", MARZO 11 DE 1934

Comunicación por el Médium Antonio Yuricich

Buenas tardes hermanos: salud, paz y amor.

No vengo a vengarme sobre ninguna especie; no, no vengo a traer al mundo palabras de venganza. Vengo a traer, palabras de Justicia y amor para los hombres que los quieran aprovechar, porque diré a la humanidad entera lo que fue el primer rayo de todo el egoísmo y supremacía que reina en este planeta; pues si bien los comprenden todos los hombres, aun todos tienen sus instintos enviciados; pero todos ya buscan la causa y no la buscan por los efectos; pero si todos los hombres buscaran primeramente los efectos, más luego encontrarían la causa. Pero la causa es tan supremática y tan rebelde, que cuando cayó su primer cuerno, removió tanto, que hizo turbar todas las aguas; todas las naciones. Pero de momento en momento caen todos los cuernos de la bestia apocalíptica, porque demasiada supremacía ha sembrado, que ahora, aunque hay muchos obreros en las ciencias, mucho trabajo cuesta para quitarla; pero se quitará porque estorba. Ya no se precisa en el mundo ese patronato apócrifo y ficticio, porque llegó en ley y justicia, la Comuna. Hablo en la Comuna, donde sólo entran hombres de fraternidad que es de todo el planeta entero, y esta Colonia donde hablo, no es para un hombre solo y desde ella hablo a toda la humanidad.

¡Hermanos!... La mayor causa del mal mundial, del odio, del antagonismo, y supersticiones es de la bestia 666 y dragón apocalíptico que como fiera inexorable nada perdonó; pero veréis caerse los muros de los palacios y se destronará de una vez para siempre, porque ya la pesó LA BALANZA de la Justicia como a todas las conciencias de los hombre, y encuentra a ese... infalible... ante el que hablé y que quiso ser Dios en nombre de la bestia más inmunda, que no creó en todo el planeta más guerra, odio, ira y venganza ¡Hermanos! ¡Hasta qué punto tan trascendente hizo injusticia! ¡y aún no basta! ¿En qué punto dejó sin envenenar a la humanidad entera diciendo como única en el mundo, "mantened y sostened a la Iglesia a costa de la sangre de toda la humanidad"? ¡Oh! ¡Horror da, hermanos míos! ¿Cual de sus secuaces hizo un bienestar? Siempre su voz fue cual una endecha tan melodiosa, que llama a derramar sangre. Causa espanto y dolor, ver aún vestir un traje que sólo habla de retraso; que creen que no lo ve nadie; pero la Justicia lo ve, lo lee y lo pesa. ¿Y de cuál lado vence LA BALANZA? ¡Oh hermanos! no vencerá de verdad a donde está la inmunda bestia; a donde está la conservación de la glorificación de la concupiscencia en la carne y se aprisiona la conciencia en aquel "inmundo buzón de crímenes", que lágrimas y dolor causa penetrar allí; pero penetro y obro como ante la ley prometí cumplir hasta derrotarla, porque fui el que desvestí las vergüenzas de toda esa inmunda pléyade de verdaderos herejes de la verdad y como hereje me trató a mi; pero no miraron que hasta en mi materia amor respiraba para ellos mismos. No quisieron seguir como les indiqué la huella del amor, del progreso y de la verdad; no quisieron seguirme porque quisieron seguir en su desoladora labor de injusticias.

Mas ¡Oh dragón! Ya encadenado estás. ¿Quién te salvará? Nadie. pero a topos "habéis de pagar hasta el último cornado". ¡Hermanos! ¡cuanto y cuanto habéis de sufrir por un descalabro tan inmenso como a la humanidad se le hizo, por una familia de vampiros que fue arraigándose hasta abarcar por sus falacias los dominios de las conciencias inocentes! Pero llegaron los labradores del amor y los hachadores que empezarán a cortar todos esos espinos y abrojos que han querido ahogar todas las plantas bellas. Sí, llegaron y ya pasan los hombres de amor por el mundo y van quitando y amontonando esas malezas a donde no estorban. Allí formaréis otra lucha para saciar vuestras pasiones, porque aquí, ya no hay lugar. ¡Hermanos! Mirad siempre y marchar hacia adelante sin cesar; porque, al caer el último cuerno de la bestia, que caerá pronto, muy pronto, para que nazca esa bendita paz que todos llamáis y por la que todos anheláis. Pero, sufrir para gozar, llorar para reír, como os han enseñado y porque esa justicia se llama y justicia llaman los hombres continuamente por todos lados, para que despierten pronto, porque ya llegó el mundo al séptimo día; día de la Comuna; día de descanso; y llegó el mandato de la ley, de implantarla por justicia. La Comuna fraternal es para todos y de todos, como lo es en todos los mundos de Luz. No desmayéis, porque pronto, muy pronto tendrá que cumplir el mayor de los mayores acontecimientos que ha de venir y ha de clasificar las semillas buenas por un lado y las malas por el otro lado. Estad pues, hermanos, alerta y tener valor; nada más os diré por hoy, pero si como por justicia traje este mensaje que os descifro, LA BALANZA de la Justicia lo siembre para todos igual, para que lo sepan y lo estudien todos los hombres, y mis Consejos de Amor y Justicia sean para los hermanos que anhelan paz y amor para este jardín del Padre. LA BALANZA de la Justicia pesó mis palabras que para la humanidad y el mundo pronuncié ante el representante de la bestia y el Dragón. Y aunque de hereje, cobarde y traidor me trataron, llevo la luz encendida y las conciencias libres me justifican.

Nada más os diré. Buenas tardes.

Vuestro hermano

Strossmayer.

Nota: El médium es aun pariente cercano del comunicante; que fue, aquel valiente obispo Strossmayer que negó ante el concilio la infalibilidad del Papa, que estaba presente. Esto, para los que ahora dicen que "el Obispo Strossmayer no existió".

LA BALANZA.