340301n29

AUTOFONICAS

L. U. 1. -C. S. -El Secretario L. R

Paz y Amor es el saludo y hoy, en la tierra, parece un sarcasmo. ¡Que atmósfera negro-roja atraviesa la línea del autófono!... Paz y Amor hay escrito en tofo su largo y sólo guerra, antagonismo, amenazas de perturbación vemos a través de la vibración. Mas no logra en ningún momento perturbar el comunicado y eso saca de quicio a los impotentes y se enloquecen agravando su propia situación; pero no ceden y les cae la justicia con golpes contundentes y claman a los dioses que nunca los oyeron porque no pueden oírlos. Hasta poco hace, pasaban esas falacias ya que los hombres, aun no escarmentados, creían a sus vampiros en sus terrores y los hombres les eran sumisos y esclavos, eran su tesoro. Hoy, los hombres, conocen sus debilidades de antes y se burlan de sus tiranos y los persiguen; éstos, iracundos de su impotencia promueven el odio de unos a otros hombres, de unos a otros pueblos, de unas a otras religiones y la debacle más fantástica que efectiva, agobia a todos. Mas ya, pronto ha de darse cuenta el trabajador, que sólo la fantasía del terror religioso lo detiene de dar el paso decisivo de su liberación total y ya, el roji-negro de la atmósfera, será barrido por el pensamiento benéfico de la paz y el amor con justicia de fraternidad.

Llegado ese momento, también cesarán, paulatinamente, esos rigores climatológicos, que en los dos hemisferios sentís y que en realidad no tienen parangón en la historia de la tierra, después del acto de justicia obrado en la Atlántida. Es que, ha ido aumentando desde la segunda decena del siglo presente, el libertinaje, el odio, el deseo de destrucción de los vencidos servidores del error y falacia de los dioses, que solo son, el conglomerado de las pasiones de sus creadores.

Son, esos odios, esos libertinajes, esas concupiscencias las que componen esas atmósferas cargadas al máximum de gases deletéreos, que al chocar en ellas las vibraciones magnéticas que llevan el oxígeno de vida, se convierten en esas oleadas caniculares que queman las cosechas por los dos extremos del calor; los 50 grados asfixiantes y los 50 grados paralizantes en el mismo momento. ¿Dónde están los astrónomos que se atrevan a corregir los errores escritos como ciencia, bajo la influencia del detractor común?...

Tema es este, que por LA BALANZA dejamos hoy, como llamado a los “miopes de larga vista” como están calificados en “El Espiritismo Estudiado” de lo que no deberían dejarse acusar.Las señales de los elementos y la naturaleza de la tierra, se hacen sentir, anunciando la cercanía del golpe fatal. En cambio, la ceguera de los hombres es más tupida con cada aviso y señal. Quema, por exceso de calor o por exceso de frío las cosechas y caen algunos cuerpos; pero en su explicación, los hombres de las ciencias, salen de su atolladero, cobardemente, con el descansado “Siempre han sucedido estas cosas”, pero saben que mienten y también esto se les anota en su ya grande debe.Sepan, pues, los hombres, que sus pensamientos son, con sus obras, los que hacen la atmósfera propicia a la canícula y el hielo; al pedrisco y el rayo; al huracán y el ciclón, como al hombre, las pestes y las guerras. Mas ya recontamos los que acatan y cumplen la ley de fraternidad y los que se oponían a estos mandatos supremos. Los primeros, ya son el 98%. Sólo son, esa otra ínfima minoría los que acusan el debe por entero a toda la creación y la acción de la justicia toma nota, para darles la última prueba de amor, en el rigor justiciero, dándoles los segundos que el Padre sabe en su amor, para que cumplan su existencia de prueba, luego de la cual, son retirados al mundo hospital, donde se curarán y se hartarán de sus pasiones, en lucha con otros supremáticos.

En paz y amor, así lo advierte por LA BALANZA

El Secretario.

L. R.

Nota: E. V.

Dado el momento y tus deberes donde te encuentras, no se dan las líneas del autófono a las otras estaciones. Cuida tu materia.

E. V.

MEDIANIMICAS

Daniel

Buenos Aires, Diciembre 3 de 1933.

Por la Médium del Consejo.

Buenas noches hermanos míos, que la paz y el amor sea entre vosotros.

¡Hermanos míos! Entre vosotros vengo a traeros los efluvios del amor de los hermanos espirituales del Consejo y del hermano superior Espíritu de Verdad.

Vengo entre vosotros a traeros un nuevo sentimiento de amor; si ya lo sé, que muchos dijeron que se habla mucho de amor; no es solamente el hablar; ¿son amor las palabras? No; son las obras; hay que preparar el camino en este planeta tierra, para que la sociedad que existe hoy, pueda dejar expedito el camino para las generaciones venideras; es verdad que están llenos de escollos; de prejuicios sociales; de fanatismos religiosos múltiples; de escombros productos de una educación errónea; producto de los que siempre se encargaron de negar, de entorpecer el progreso en su marcha ascendente, y… no es hermanos míos ese progreso en las ciencias positivas que habéis alcanzado; sino que es el progreso espiritual, el progreso moral e intelectual; en una palabra, sobre todo, en el orden espiritual. Y son hermanos de otros mundos de la cosmogonía, supremáticos y fanatizados que vinieron a traer luz y progreso y solamente se acordaron de las ciencias positivas, no por amor al progreso, sino por supremacía, por sentirse orgullosos de su obra.Sí, hermanos míos; es por esto que el estado de inquietud reinante en la actualidad cobra caracteres graves, por obra y gracia de los regímenes sociales que tenéis los hombres de este planeta tierra.

Si bien estuve anoche entre vosotros, os diré que es la hora de levantar vuestros pensamientos. Uníos todos en un solo pensamiento, elevándoos hacia el Creador, pedirle y hacer presente en estos días que váis buscando su amor; su calor; su protección, como hijos, como espíritus, que buscan su luz.

No se necesitan y no debemos ser nosotros los intermediarios para dirigirnos al Padre, porque entonces, seríamos igual al fanatismo religioso, creando sacerdotes y tenidos como ellos. No, entre el Padre y sus hijos no se necesitan intermediarios, y no necesitáis vosotros de ellos para dirigiros al Padre, evocándolo con el pensamiento y teniéndolo presente en vuestra mente con el verdadero sentimiento de amor; con el verdadero entusiasmo en el cumplimiento de la ley; en el verdadero afán de progreso y en el cumplimiento de la justicia.

Sí, hermanos; unidos en un solo haz, levantar vuestros pensamientos, tenerlo presente siempre todos los días, sabed haceros presentes ante el padre; sabed haceros presentes pidiendo, recordando, evocando, llamando, para estar así en verdadera comunión y comunicación con nuestro Padre, con nuestro Creador, como estamos nosotros, y como estamos siempre hacia él con el deseo, el amor y el progreso. Porque es necesario, hermanos, que conozcáis la ley de las armonías y que sepáis progresar.

Hermanos míos, no os dejáis arrastrar por los prejuicios y como el valiente que con coraje vence los obstáculos, desnudaros de esos prejuicios ya que hasta ahora supisteis vencerlos, porque supisteis dejar que dijeran y que pensaran sin tenerlos en cuenta. No necesitamos que vosotros nos relatéis todas y cada una de vuestras endechas; de vuestras querellas, de vuestras angustias y los momentos difíciles que vosotros debéis pasar, porque los supremáticos os hicieron burlar y os trataron de locos; los ilusos son ellos que presentaron al espiritualismo y lo señalaron según su concepto, según su triste alcance, según su moral corrompida, según su intelecto romo.

¡Sí, hermanos mucho habéis hecho los valientes que habéis seguido hasta aquí; ya no sois los espiritistas locos; ya no sois un fenómeno, un resabio como era hace sólo una década, ya formáis legión, ya vais a la vanguardia del progreso, porque el “Espiritismo Luz y Verdad” se empeña, por su grandeza, por su moral, sostenido por vosotros los espiritistas, y los verdaderos espiritistas deben seguir sosteniéndolo con vuestras obras, con vuestra moral, con vuestra fe, con vuestro entusiasmo y con vuestro amor.Son estos días de las pascuas, hermanos, de verdadera evocación, de verdadero recuerdo, de verdadera unción del espíritu. Sean estos días los llamados a ser de verdadera unión del pensamiento; esa unión es una verdadera fuerza potente, cuando llega el momento de marchar; de presentarse, de ejecutar, de llamar, de evocar y de invocar al unísono.

Así, hermanos, podéis recordar las premisas del progreso; que la ley se cumpla y la justicia no se vea detenida ni desviada un solo instante; éste es el amor que venimos a traer entre vosotros. Es el afán, el deseo de verdadera unión. Triste es ver la desorientación y el desequilibrio general; triste es pensar que los hombres como espíritus, todos lo saben; todos los ven y todos lo presienten; pero como la materia puede más, la aberración y el prejuicio anula todas las buenas aspiraciones.

Vosotros siempre firmes en vuestros puestos; vosotros siempre dispuestos a responder en el momento en que cada uno es llamado por la ley, por la justicia; que pueda responder vuestro espíritu ya progresado, mucho más progresado, y aun pueda presentarse llevando sus credenciales de mayor progreso, de mayor grado de amor.

Que la paz y el amor sea entre vosotros, y recordad que lleváis en el propio espíritu el mandato de sembrar luz y amor; no la amalgama de la superchería de aquellos que quisieron colocarle el sambenito del espiritualismo sobre el espiritismo, sino que sea todo progreso, todo amor, todo ciencia, todo sabiduría. Venimos entre vosotros para ser vehículos de mayor unión; venimos entre vosotros para deciros la verdad, venimos entre vosotros para recordaros la ley de verdadera solidaridad, de afinidad, a traer siempre, como hoy que venimos entre vosotros, las enseñanzas y las explicaciones de lo que vosotros llamáis y conocéis como el más allá; como vosotros vendréis en el día de mañana a traernos a nosotros, que entonces estaremos encarnados como vosotros, más luz, más progreso, más protección, porque ya seréis más progresados. El tiempo es para progresar, el tiempo es ya para dejar verdaderamente señaladas hondas huellas que conduzcan hacia el progreso, de luz y de amor.

Que el amor y la luz sea siempre entre vosotros; buenas noches.

Daniel.

Jesús de Nazaret

Comunicación Medianímica Recibida en la "Cátedra Entereza" N° 98 de palmira F. C. P. (Mendoza) el viernes 2 de febrero de 1934.

MEDIUM - JUAN ANTONIO PEREZ

El que tenga ojos que vea y el que tenga orejas que oiga, sin mirar para nada de los negadores, ya que se habla a los sanos de corazón y a los enfermos del alma, para su propia depuración espiritual y ascención en el eterno progreso.

Jamás pensé, que cumpliendo mi misión, en justa ley, hubiera causa para ser "Diosificado", pero como el Detractor a todo lo desfigura, por testarudez y aberración; siempre en pugna con la justicia divina, fué ello, la afrenta mayor que pude recibir de parte de aquellos ingratos que todo lo niegan, que todo lo desfiguran, que a todo le sacan provecho a fin de vivir parásitamente, ya que su obra es negativa, obra de desamor y detentora del progreso a que todos estamos destinados.

Grande fué el dolor que esperimenté mas no lo siento, porque más les causará a los culpables cuando empiecen su regeneración.

En mi concepto, no tuve ni remotamente ninguna santidad, ni menos fui Dios de ninguna religión, ya que solo, predicando la verdad, solo cumplía con un deber que en misión acepté para ayudar a la humanidad de la tierra a acercarse a la fraternidad por el Anor, por la afninidad y por la Justicia, ascendiendo por el eterno Siempre Más Allá.

Sirva lo que digo, en esta ocasión, para que se haga idea clara de lo nefasto que es el parasitismo religioso y cual fué la verdad de la historia del que os saluda deseándoos que siempre os una el amor de hermanos. Nada más.

Jesús de Nazaret.

José de San Martín

Comunicación Medianímica recibida en la Cátedra "Entereza" N° 98 de Palmira F. C. P. (Mendoza) el viernes 9 de febrero de 1934.

MEDIUM - JUAN ANTONIO PEREZ.

Buenas noches hermanos, que la paz y, el verdadero amor fraterno ós una.

Como ós dijera en mi comunicado anterior del 2 de enero, ós repito, que para ahondar con éxito en el progreso a que todos aspiramos, es necesario que ós guíe el deseo del análisis sano de la sabiduría, con serenidad, en contínua hilación de estudios, abrigados siempre por la abnegación, la vocación y sano amor a la sabiduría, y acorazados con la razón austera, y limpia de prejuicios de religión o de poliquitería teniendo siempre en la mente, vuestra obra a cumplir por misión, para preparar los cimientos de la santa Comuna a que vienen destinados todos los juramentados según se ós explica por la Escuela Esénica, a la que ós habéis incorporado, como limpios de corazón.

Toda vez que ós reunáis con el propósito de profundizar la Metafísica en su ley. ós veréis asistidos por hermanos de luz, que por afinidad y Amor, ós ayudarán con la intuición, con los comunicados y con la sabiduría que en sí ós dejen.

Laborad los principios de la santa Comuna de Amor y ley, que cerca está la hora en que la justicia de la creación; ponga un ALTO AHI, a los despilfarros y descabellados actos de malos gobernantes, de malos ciudadanos, y de malos educadores del pueblo, que caro, muy caro pagarán sus desasiertos.

Luchad serenos, seguid adelante con vocación por la senda de la sabiduría en vuestros estudios Doctrinarios y recibid todos, mi Amor que os dejo como guía de esta Cátedra.

José de San Martín.