330215n04

AUTOFÓNICAS

L. U. 1. -C. S. El Secretario L. R.

Espanta, hermano, tener que mirar la tierra. Cuando ésta estaba envuelta en su bruma como mundo de expiación, sabíamos que bajo su negra atmósfera se desarrollaban dramas de fieras, naturales de la fuerza de la materia que estaba en su reinado, que aunque demasiado largo, era de su ley y no escandalizaban al universo. Hoy, cada gramo de sangre equivale, en valor de delito, más que las toneladas de antes; y aún no escandalizó la llamada Guerra Europea de 1914, por cuanto era el resultado del almacenaje supremático que terminaría en el juicio de mayoría.

La impotencia a que se redujeron entonces las naciones conflagradas, debía ser el escarmiento de todos y el repudio de la guerra para siempre en la tierra. No solo no ha sido así, sino que esa impotencia se ha convertido en la fobia más desesperada que ni aún alcanza el Superlativo a valuarla. ¿Qué hacer?... se pregunta el Consejo. -Hermano Secretario, di que, si les parece bien, sigan aún prestando amor; pero que estén seguros que no lo cobrarán en la tierra; -es por ello que el Consejo se pregunta ante los terribles preparativos que en estos momentos se ven tan difíciles de evitar, como inconveniente en evitarlos porque ello no satisfacerla las pasiones encendidas en los supremáticos que quieren, si les fuera posible, acabar con la humanidad antes de su total derrota, que la presienten muy cercana y por lo cual se desesperan trayendo estos resultados; traiciones, persecuciones, cuartelazos, asaltos al poder, revoluciones, guerras civiles vergonzosas y guerras internacionales y mundiales. Sólo esto se ve. Mas la Justicia Suprema tomará la parte que le corresponde y la mayoría del trabajador tendrá su recompensa, no en el mentido cielo, sino en el Edén de la Comuna de Amor y Ley. Sea este el lenitivo que los hombres de razón, los que acataron la ley y especialmente los que mantienen enhiesta la bandera de nuestra Escuela reciban, para mantenerse firmes, constantes en el estudio y celosos en el cumplimiento del deber prometido.

El Secretario.

L. R.

L. U. 3. -M. N. Amor.

Aun amor invoca ¿pero acaso no es el mejor y más grande amor la justicia?... Yo no me cansaré de esperar, pero seré muy satisfecho al oír la orden de “ejecútese” que ya hace tiempo espero. Estoy presente en todo lo que los hombres preparan y penetro sus negros pensamientos, y me duele que el libre albedrío lo convirtieron en un libertinaje, que como a dicho el hno. Secretario ya el Superlativo no alcanza a valorarlo.

Entiendo que este es el máximum de locura al que los hombres pueden alcanzar, y ello hará la crisis que marcará el punto en LA BALANZA, al que amor espera.

Amor

L. U. 4.-M. E. Dicha

¡Cuándo será la hora de descansar!... Siquiera, los hombres, aunque con malos resultado, algunas veces hacen huelga: y huelga decir que se preparan tan mal que, aunque ganen, pierden, ¡Oh, si pudiera yo algunas veces obrar en libertad!... ¿Qué me costaría ahora hacer explotar todos los explosivos, gases de todas clases y cuanto elemento se elaboran para ese juegos que llaman guerra?… Pero los hombres tienen el libre albedrío, para su desdicha, y en él han de justificar la justicia que con los elementos obrará.

Dicha.

L. U. 2. -Tier. Simón Bolívar.

El dolor nos trae a depositarlo en LA BALANZA hermano Maestro. ¿Qué han aprovechado nuestros sacrificios y qué mérito han tenido nuestros sueños de unión y libertad? ¿Acaso dejamos en nuestro haber ninguno de los libertadores ejemplos de avaricia?... ¡Victorias!... ¿Sobre quién?... Si bien es verdad que luchamos y vencimos al despotismo, no eran ni aún los reyes a quienes vencimos los déspotas. El déspota estaba oculto aunque descubierto en el hábito de fraile patriota, que con su presencia acaso nos cohibió de llevar nuestra acción contra el altar y habría sido completa nuestra obra. Nuestro sentimiento nos engañó. Hoy todo es dolor. El déspota oculto bajo el sayal del fraile patriota, doble patriota, y por tanto antipatriota de su patria, ya que debajo del hábito llevaba al déspota del Vaticano, causante siempre de cuanto ocurre hoy en Hispano-América. Y tratará y trata de sacar gran partido de su negra y estudiada sugestión sobre los hombres ambiciosos de poder y riquezas que hoy, en general, gobiernan estos países que sólo debieron ser un solo país, confederados sus estados, cuyo patrón habría sido la confederación provincial de la madre patria con su Fuero Juzgo, y no la de Norte América, que no puede encuadrar al etnicismo Hispano-Americano, y con esos dos equívocos se almacenó todo lo que hoy nos da dolor. Perú y Colombia ¿con un arreglo diplomático se acabarían las ambiciones y los odios? ¿Se habrían acabado por ese medio esos mismos vicios entre paraguay y Bolivia? No. Fue preciso ese triste desfogue. ¿Mas quién los enseño a ambicionar y odiar?... Sólo el déspota oculto bajo el hábito del fraile, doble patriota.

Mas hay una aurora que anuncia un bello sol de justicia bajo un Iris divino ideado por el hombre. Ahí está Sandino, cubierto en la Luz de ese Iris que lo llevó a la victoria singular. Ahí está la bandera dos veces sagrada en sus dos sietes, siete bandas, siete colores que forman el Iris de la fraternidad humana y de la solidaridad del universo. El canta al sueño de Bolívar. Sandino no sueña; obró la realidad con la enseña universal. Su ejemplo, su cumplimiento fiel al juramento prestado al Maestro y su Escuela al recibir el iris invencible, nos anima a los libertadores de América Hispana. Que el Padre común colme de satisfacciones al denodado cumplidor del deber, y que otros en cada pueblo, como él, oigan la voz que él dejó para la paz de América primero y de todo el mundo luego, es hoy como fue antes el sueño de

Simón Bolívar.